Los 10 pueblos más bonitos de Colombia

Para los que estén planeando viajar a Colombia y son amantes de los pueblos como nosotros, armamos esta lista con los que consideramos los 10 pueblos más bonitos de Colombia.

Colombia es un país con muchísimos atractivos. Tiene grandes ciudades, algunas modernas, otras coloniales, tiene playas espectaculares, montañas imponentes, selva amazónica, pero lo que más nos gustó de Colombia fueron sus pueblos. Tiene una variedad y cantidad de pueblos que nos fascinaron. Por algo cuenta con 17 pueblos patrimoniales. Nosotros disfrutamos recorrer muchos de estos pueblos, algunos muy famosos y otros no tanto. Y también recorrimos pueblos que no integran esa selección, pero así y todo son extremadamente lindos. En cualquier caso, nos cansamos de caminar por sus callecitas, sus plazas, conversar con su gente y sacar fotos en cada puerta o ventana. Seguí leyendo y conocé los pueblos más bonitos de Colombia.

¿Ya sacaste tu vuelo a Colombia? Entrá a Omio y compará distintas opciones para conseguir los mejores vuelos.

Vamos a conocer los 10 pueblos más bonitos de Colombia

1. Barichara, Santander

Barichara, el pueblo más bonito de Colombia ¿o no?

Si nos preguntaran cuál es el lugar que más nos gustó de Colombia, contestaríamos “depende” y también “muchos”. Pero si la pregunta fuese cuál es el pueblo más bonito de Colombia, definitivamente la respuesta sería “Barichara”. Antes de ir, ya sabíamos de su denominación como “el pueblo más bonito de Colombia”. Pero al llegar comprendimos que no es solo la fama sino que objetivamente es el más bello. 

Nos gustan los pueblos de arquitectura colonial, con techos de tejas, paredes de adobe, calles empedradas, flores que cuelgan de las fachadas, con ventanas y puertas de madera. Barichara tiene eso, como varios otros pueblos de Colombia, pero además tiene una armonía visual que lo hace único. No encontramos un metro cuadrado que no esté estéticamente en equilibrio con lo que lo rodea.

Íbamos a ir durante el día. Pero una amiga nos recomendó quedarnos a dormir aunque sea una noche para disfrutar del atardecer en alguno de los miradores y contemplar el pueblo encendido y en paz, después de que se van la mayoría de los turistas. Le hicimos caso y nos quedamos tres noches.

Pudimos recorrer cada uno de los rincones del pueblo y descubrir caminos escondidos entre el bosque y las calles sin salida. También hicimos el Camino Real a Guane por donde transitó Bolívar y anteriormente los indígenas de la región.

Barichara no es un pueblo únicamente para sacarse fotos y publicarlas en Instagram. Hay museos arqueológicos e históricos, artesanos que trabajan el tejido en fique y personas sumamente amables.

Barichara es atractivo por sus calles empedradas, por sus casas perfectamente coloniales, por sus subidas y bajadas, por su historia y por su cultura. Pero no es lo único. Barichara está en medio de la Cordillera de los Andes, de la parte oriental colombiana. Todo el límite occidental de Barichara da a un cañón que separa al pueblo de unas montañas enormes. Cuando el sol se esconde atrás de esas montañas, sucede la magia. Imaginen pasear todo el día por las callecitas de Barichara y cuando empieza a bajar el sol, sentarse en un precipicio a ver un atardecer sobre la cordillera. Eso es lo que nosotros llamamos un buen complemento entre atractivos y por eso tambien Barichara es uno de los pueblos más bonitos de Colombia

¿Dónde dormir en Barichara? Pasamos 3 noches en Hotel La Loma y lo recomendamos por su vista y entorno, sus habitaciones de primera categoría, por su piscina, su desayuno y una excelente atención. 

¿Cómo llegar a Barichara? La ciudad grande más cercana es Bucaramanga a 120 km, es la capital de Santander. Desde allí hay que tomar un bus hasta San Gil, que es una pequeña ciudad a 22 km de Barichara. Desde San Gil hay buses regulares a Barichara.

2. Jardín, Antioquia

Jardín - Pueblo cercano a Medellín
Jardín: cultura paisa y naturaleza

Jardín no es solo atractivo por su vegetación, si bien hace perfecto honor a su nombre.  A unas 3 horas de Medellín, Jardín es la mezcla perfecta entre la cultura paisa en un entorno natural y un clima social acogedor. 

El pueblo tiene una vida amable y pausada. La gran plaza central, el Parque El Libertador, está rodeada de cafecitos para tomarse un tinto mirando a la cordillera y bajo la custodia de la imponente Basílica de la Inmaculada Concepción. La gente sonríe y saluda, por momentos nos mira, por momentos nos perdemos en la cotidianeidad. Pudimos deambular por sus calles empedradas con construcciones coloridas sin prisa. 

También pudimos hacer algunas caminatas -de dificultad moderada- para asomarnos a las montañas que rodean el pueblo y ver desde sus miradores. Recomendamos hacer la caminata del Cristo Rey para tener una vista privilegiada de Jardín y e ir al Mirador Filo de Oro al que se puede llegar mediante un teleférico. Nosotros fuimos caminando y volvimos en La Garrucha -como también llaman al teleférico-.

Si bien no forma parte del Eje Cafetero, está relativamente cerca a la región. En Jardín hay varias fincas cafeteras y tiene muchas cosas en común con los pueblos del eje, sin perder su cultura antioqueña.

¿Cómo llegar a Jardín? Desde Medellín hay buses de forma regular que salen desde la terminal Sur de la ciudad y el viaje es de un poco más de 3 horas.

3. Villa de Leyva, Boyacá 

Sin dudas Villa de Leyva es de los pueblos más bonitos de Colombia. Cada rincón del pueblo es una postal. Nos llamó la atención que no se enmarca dentro de los pueblos típicos colombianos. No tiene fachadas tan coloridas. Es más bien un típico pueblo colonial como los que hemos encontrado en otros países. Paredes blancas, techos de teja rojos y calles empedradas.

Villa de Leyva tiene una de las plazas más grandes -y más despobladas- de América del Sur y eso lo hace único. Su plaza, además de enorme, no tiene parque, ni árboles, ni plantas y cuenta con una iglesia sencilla -la más austera de las que vimos- y las montañas de fondo. Es ideal ir a la plaza a ver el atardecer con los últimos rayos del sol que iluminan las fachadas blancas, los techos rojos, la ladera ocre.

Villa de Leyva es para caminarla cuadra por cuadra, apreciar su arquitectura, sacar fotos en cada esquina, sentarse a tomar un café o un chocolate. Si van con tiempo, pueden hacer una pequeña escapada a Ráquira, a media hora, para conocer sus artesanías.

¿Dónde dormir en Villa de Leyva? Pasamos varias noches en Casa Hotel Villa Cristina, una casona colonial muy acogedora a unas cuadras del centro. Es una buena opción para hospedarse en un entorno tranquilo cerca a la ladera de la montaña.

¿Cómo llegar a Villa de Leyva? La ciudad más importante cercana a Villa de Leyva es Tunja, a 40km. Desde allí salen buses regularmente.

4. Mompox, Bolívar

Mompox o Mompós es un pueblo demasiado especial. No está dentro de los más famosos ni más conocidos de Colombia -mucho menos dentro de los más lindos- . Tampoco es de fácil acceso ya que no queda cerca de ninguno de los circuitos tradicionales, ni siquiera cerca de una gran ciudad. Su característica principal es la de una arquitectura colonial imponente frente al mítico Río Magdalena.

“Mompox no existe, a veces soñamos con ella, pero no existe”, dijo Bolívar la última vez que llegó a la villa. Eso es lo que nos contó el guía local cuando caminábamos por las calles de Santa Cruz de Mompox en uno de los mediodías más calurosos que hemos sentido en Colombia.

Investigando sobre estos dichos, descubrimos que en realidad esas palabras son las que Gabriel García Márquez le hace decir al Libertador en su novela El General en su laberinto. Así que no sabemos qué parte corresponde a la historia y cuál a la ficción. 

Lo que sabemos es que Mompox nos pareció el pueblo con más mística de Colombia. ¿Qué lo hace místico? Las historias del Marqués y la Marquesa por tener la fachada más imponente de la villa, que hay siete iglesias distribuidas en un territorio de cuatro calles por seis y que una está inspirada en una leyenda musulmana, la arquitectura colonial sencilla, rústica y a la vez “como de maqueta”, por el protagonismo que tuvo en la historia de Colombia, por lo importante que fue para El Libertador, porque a la costanera se la llama albarrada, porque a la calle que le sigue se llama la del medio y la otra que es “la calle de atrás”. Por el calor y la humedad aplastante desde las 9 de la mañana, por el tamaño de los mosquitos, por la paz que provoca navegar el Río Magdalena, por lo espectacular de los atardeceres y de la luna llena. Para nosotros es un pueblo con un magnetismo particular por toda esa conjunción. Por algo la llaman “Mompox, tierra de Dios”. 

Lo imperdible de Mompox es recorrer toda su costanera y sus calles transversales y hacer un paseo en lancha por el Río Magadalena. Algo que hicimos nosotros y también recomendamos es contratar un guía para el recorrido por la ciudad. La historia del lugar es muy rica y saberla le da un sentido distinto al atractivo arquitectónico.

¿Cómo llegar a Mompox? De las grandes ciudades colombianas, las más cercanas son Cartagena de Indias a 6 horas y Bucaramanga a 7 horas. En ambas ciudades hay buses diarios que las conectan con Mompox.

5. Salento, Quindío

Salento uno de los pueblos más bonitos de Colombia
La Calle Real de Salento

Salento, en Quindío, es el pueblo más famoso del Eje Cafetero. Quizás uno de los que dispute el top3 de los pueblos más bonitos de Colombia. Sus fincas cafeteras, sus fachadas de colores, su plaza principal y su exuberante paisaje natural son una combinación irresistible para todo aquel que quiera vivir la cultura cafetera en un marco de hospitalidad y amabilidad característico del Eje Cafetero y de Colombia en general.

La Calle Real es el punto más atractivo de Salento. Son unas 5 cuadras de fachadas coloridas, con sus puertas y ventanas enmarcadas en madera y sus frentes trabajados artesanalmente. Es una peatonal repleta de locales comerciales: restaurantes, cafés, galerías, tiendas de ropa, de artesanías, de souvenirs. 

Al final de la Calle Real hay una escalera de 238 escalones que te lleva al Mirador de Salento. Desde ahí podrás confirmar que Salento es un pueblito chico, tendrá unas 20 cuadras de ancho por otras 20 cuadras de largo. Desde el mismo mirador, pero hacia el otro lado hay una vista de lo que es el ingreso al Valle de Cocora y al Cerro Morrogacho. 

El Valle de Cocora es un imperdible si vas a Salento. Es un paseo de medio o un día completo, dependiendo de las ganas de caminar. Hay diversos senderos para recorrer rodeados de la Palma de Cera, árbol nacional colombiano. Los circuitos son para todos los gustos: a caballo, autoguiados, con guías, senderos cortos y senderos larguísimos. Algunos son pagos y otros gratuitos. 

No deberías irte del Eje Cafetero sin visitar una finca y en Salento es en dónde hay más opciones preparadas para el turista. Es decir, con buen acceso, transporte y visitas guiadas para aprender todo el proceso del café, desde el grano hasta la taza.

¿Cómo llegar a Salento? Pereira y Armenia son las dos ciudades importantes cercanas. Desde cualquiera de las dos salen buses cada hora hacia Salento.

Para conocer bien en detalle las actividades de Salento te recomendamos leer nuestra guía sobre Qué hacer en Salento

6. Ciénaga, Magdalena

Ciénaga es un pueblo caribeño, conocido como la capital del “Realismo Mágico” porque inspiró a Gabriel Garcia Marquez para escribir Cien años de Soledad.

Llegamos a Ciénaga y cuando bajamos del bus, en medio de la calle, los miembros de un ejército de bicicarros se acercaron para subir los bolsos antes de preguntarnos si queríamos contratar su servicio. El monumento al Caimán, la Casa del Diablo, la música “atodoloqueda” sobre la costanera, un ring para pelea de gallos y gallos en jaulas esperando a pelear, árboles de navidad en las veredas, la dueña del hotel en el que nos hospedamos dando la bendición a los huéspedes, un atardecer en el que el sol parecía estar más cerca de la tierra y un calor tan sofocante que casi nos hacía alucinar. Y caminando bajo el sol de media mañana divisar, a lo lejos -un poco más allá del espejismo-, el Palacio Azul; la casa a la que se mudaron los Buendía quién sabe cuándo. Si eso no es realismo mágico ¿qué es?

No diríamos que Ciénaga es un pueblo particularmente bonito por su arquitectura o por su colorido o por sus callecitas. Comparado con los pueblos del Eje Cafetero o Barichara o Villa de Leyva, por dar algunos ejemplos, claramente es un pueblo más normal. Pero lo incluimos en esta lista porque lo sentimos muy auténtico y nada turístico, lo que creemos, lo hace especial y por eso lo recomendamos.

¿Cómo llegar a Ciénaga? Ciénaga está entre Santa Marta y Barranquilla. Nosotros lo incluimos en el itinerario cuando fuimos de una ciudad a otra. El Bus de la empresa Brasilia nos dejó en la ruta. Esa conexión, en un sentido como en el otro,  la hacen los buses diariamente de manera regular.

7. Pijao, Quindío

Pijao, uno de los 10 pueblos más bonitos de Colombia
Por las calles de Pijao

Pijao es un pequeño pueblo del Eje Cafetero colombiano. Conocido como el primer pueblo sin prisa de Latinoamérica. Forma parte de Cittaslow, una red internacional que otorga ese título a los pueblos en los que “se vive bien” y todo va a un ritmo tranquilo.

Fuimos a pasar el día desde Armenia, capital de Quindío, y lo caminamos de punta a punta con pausas y nos sobró tiempo.

Desde la plaza principal se puede caminar por sus diferentes calles y sacar fotos hasta cansarse. En todas las calles encontramos fachadas típicas del eje cafetero. Muy coloridas, con trabajos en madera pintada. Algunas están restauradas y otras no, lo que le da un toque de autenticidad y permite viajar en el tiempo e imaginar cómo era este pueblo antes de su despertar turístico.

A dos cuadras de la plaza se termina el pueblo y se abren unos caminos que rodean al Río Lejos que atraviesa el pueblo. Ideales para caminar después del almuerzo, protegido por los árboles y con el sonido relajante del agua pasar. Otro atractivo interesante es La casa de los recuerdos, una iniciativa privada que busca mostrar cómo era una casa típica con sus ambientes y mobiliario.

¿Cómo llegar a Pijao? Salen buses desde la terminal de Armenia regularmente.

8. Guatapé, Antioquia

Guatapé y La Piedra del Peñol

Guatapé tiene un atractivo diferencial: el famoso peñón, que queda a pocos kilómetros del pueblo, y es el imán que atrae a nacionales y extranjeros. La vista desde la cima -después de subir 700 escalones- es imponente definitivamente. Sin embargo, la piedra del peñol -como también se lo llama- no es lo único: el pueblo de Guatapé es uno de los más lindos que visitamos en Colombia. 

Está lleno de color, de alegría y de un poco de nostalgia. Con una historia peculiar tanto por los zócalos que adornan las fachadas como por tener la mitad del pueblo bajo agua después de la inundación para la creación del embalse que hoy lo rodea. Nuestra recomendación es dormir allí al menos una noche para disfrutar de sus atardeceres y de sus callecitas iluminadas, además de alguna navegación por el embalse. Pero si no contás con mucho tiempo, se puede hacer una excursión a Guatapé en el día desde Medellín y conocer la piedra del peñol y también caminar un poco el pueblo. 

¿Cómo llegar a Guatapé? Desde la terminal norte de Medellín salen buses cada 45 minutos. Si querés saber con detalle podés consultar nuestra nota sobre Cómo llegar a Guatapé desde Medellín.

Si te interesa saber más de Guatapé leé Qué hacer en Guatapé y la Piedra del Peñol

9. Santa Fé de Antioquia, Antioquia

Santa Fé de Antioquia  es una ciudad colonial que está en un muy buen estado de conservación porque fue la capital del departamento de Antioquia entre 1584 y 1826. Tiene calles empedradas y veredas angostas, casas pegadas con fachadas blancas y balcones típicos de la cultura paisa que te hacen pensar que viajas al pasado. 

Recomendamos caminar por las callecitas y visitar los parques para contemplar a los locales en su vida cotidiana.

El paseo típico de Santa Fe de Antioquia es conocer el Puente de Occidente, uno de los puentes colgantes más largos del mundo. Te llevan en moto taxi y te esperan para devolverte al pueblo. 

¿Cómo llegar a Santa Fé de Antioquia? A este pueblo se lo puede visitar en el día desde Medellín porque está muy cerca -60 km- o también dedicar un par de noches para conocerlo con más detalle. Salen buses regularmente desde la terminal Norte. El camino es atractivo porque se pasa por varios túneles que atraviesan la montaña, además de la vista siempre verde de la región centro de Colombia.

Si vas a Medellín, estos son los pueblos cerca de Medellín que recomendamos visitar

10. Monguí, Boyacá

Cuando conocimos Monguí, ya habíamos visto más de la mitad de los pueblos patrimoniales y casi todos los que incluimos en este listado de los 10 pueblos más bonitos de Colombia, sin embargo Monguí nos sorprendió como si no hubiésemos visto ninguno antes.

Sus construcciones, de ladrillo, eran diferentes a la de todos los otros pueblos. El color blanco de todas sus fachadas, no tenía mucho que ver con lo colorido típico de los pueblos colombianos. Las puertas verdes nos remitían a un estilo inglés que hemos visto en Chile por ejemplo, pero no tanto en Colombia. Las tejas quizás eran el único elemento en común con las construcciones de otros pueblos patrimoniales como Villa de Leyva, Barichara o Mompox. Las flores abundantes y de colores intensos le daban un toque colorido. Las calles de ladrillo chico con ese dibujo en diagonal tampoco las habíamos visto en otro lado. Y así, nosotros felices frenando en todas las puertas, ventanas y bancos que podíamos, para, con fotos, detener el tiempo ahí, en ese pueblo detenido en el en otro tiempo.

Como dato curioso tiene la particularidad de ser famoso por su cuero y la elaboración de pelotas, por lo que entre las casas coloniales y pintorescas encontrarán fábricas y tiendas que ofrecen pelotas de todo tipo.

¿Cómo llegar a Monguí? Desde Tunja hay una opción para llegar directo, pero solo tiene un horario al día. La alternativa, que fue la que hicimos nosotros, es tomar un bus a Sogamoso que dura unos 45 minutos y desde ahí otro a Monguí que también dura 45 minutos.

¿Cómo llegar a Colombia y cómo recorrer estos pueblos?

Fuimos contando cómo llegar a cada uno de estos pueblos, pero si vivís fuera de Colombia, lógicamente primero tenés que resolver la llegada a Colombia. Hay 3 grandes ciudades a las que recomendamos llegar desde el extranjero. Bogotá, Cali y Medellín. Obviamente dependerá del vuelo y las conexiones que obtengas desde tu punto de salida. Y luego desde la zona que quieras recorrer.

Te recomendamos ingresar al comparador de vuelos de Omio para buscar las mejores alternativas, precios y conexiones. 

Una vez allí, Colombia, a nuestro entender, cuenta con un buen sistema de conexión. El estado de las carreteras en general es bueno y en algunas regiones, como el Eje Cafetero, por ejemplo, es muy bueno. A nivel transporte interno también tiene una buena oferta. En general todas las ciudades y pueblos están conectados por transporte público, por buses en buen estado y con buena frecuencia diaria. Esto creemos que es un gran punto a favor para conocer Colombia porque los viajeros podemos tener la tranquilidad de que siempre vamos a poder llegar a los lugares que queremos con precios accesibles y buena calidad.

Guatapé, uno de los pueblos más bonitos de Colombia

Y hasta acá llegamos con nuestra lista de los pueblos más bonitos de Colombia. Visitamos varios más que no incluímos. Es que son todos tan lindos que en algún lado hay que hacer un corte. 

¿Habías escuchado hablar de estos pueblos? ¿Te dieron ganas de visitarlos? ¿Conocés alguno que no hayamos incluído en esta lista? Dejanos tu comentario abajo que con gusto te respondemos.

Entradas relacionadas

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.