Un leoncito en el Barreal de San Juan

FECHA DE VIAJE: JUNIO DE 2019

En el sudoeste de San Juan está Barreal, un pueblo que lleva ese nombre por un sitio cercano a lo que alguna vez fue un barrizal y ahora es un desierto. No muy lejos de ahí alguien alguna vez divisó un puma y lo llamó leoncito; primero le dio nombre a una estancia y después al parque natural. En esa misma zona, San Martín inició el cruce de los Andes dando inicio a la campaña libertadora. Y como dato color, esa región tiene, según los expertos, uno de los cielos más diáfanos del mundo. Barreal no es el destino más famoso de San Juan, pero es el que más nos gustó a nosotros.

Precordillera desde Barreal
Hola luna

Viajar a Barreal en San Juan

Barreal está en medio del Valle de Calingasta, de un lado lo bordea la precordillera y del otro la Cordillera de los Andes. Los picos de la cordillera son de esos imponentes, que llaman la atención, que se ven desde cualquier lado. El Cerro Mercedario es el pico que se destaca, pero también acompaña la Cordillera de Ansilta, con siete picos; y a lo lejos, bastante a lo lejos, se puede ver el pico del Aconcagua, el techo de América. 

El mejor punto para ver esta postal de picos nevados en fila es el Mirador del Cóndor Andino, al costado del Río de los Patos. Este río, que cuando fuimos nosotros tenía bajo el caudal porque era pleno invierno, corre paralelo a la cordillera y su orilla, probablemente, es el mejor lugar para ver el atardecer. Por eso imaginamos que las autoridades municipales pusieron unos bancos ahí como si fueran butacas de cine y el estacionamiento en esa dirección para que los autos también queden en posición perfecta para disfrutar del ocaso. 

Cordillera de los Andes desde Barreal
Hola Cordillera de los Andes

Barreal, además, tiene alamedas, calles largas y una distribución urbana poco frecuente entre los pueblos de Argentina, e incluso de América del Sur, pero sí común en la provincia de San Juan. Es más bien alargado. Desde la entrada al final hay más de 7 km, y de ancho en un solo lugar, desde la orilla del río hasta el comienzo de la precordillera, llega a 3 km. No hay ningún tipo de trazado cuadricular en todo el pueblo. La plaza principal no tiene protagonismo; de hecho frente a ella no está ni el edificio de la municipalidad ni la iglesia. Por eso es difícil identificar el centro del pueblo, pero digamos que es más o menos por ahí.

Sí encontramos algunas construcciones de principios de Siglo XIX que en su momento fueron pulperías y casonas que devinieron en hotel. El mejor dato histórico de Barreal es que desde esta zona, San Martín emprendió el cruce de los Andes hacia Chile. Pensar que uno se puede estar tomando un chocolate caliente, en el mismo lugar en que Don José planificó la liberación de media América del Sur es, al menos, fascinante.

Otro punto pintoresco del pueblo es el Camino de los Enamorados. Desde la plaza hacia la precordillera hay una calle paralela que está bordeada de filas de álamos. Para caminarla hasta el final son 3,5 km, pero también se puede hacer la mitad.

El Leoncito: La Pampa y el Parque Nacional 

A 35 kilómetros al sur de Barreal se encuentra su principal atractivo turístico. En realidad son dos, pero ambos están en los que eran los terrenos de la antigua Estancia El Leoncito.

Para el lado de la Cordillera de los Andes está la Pampa del Leoncito, también conocido como Barreal Blanco. Este barreal -que da nombre al pueblo- es una planicie que alguna vez fue una laguna y luego se secó tanto que no quedó ni registro del barro. La tierra agrietada en pedazos más grandes de la palma de la mano de Mariano da la sensación de que en cualquier momento se puede abrir, pero eso no pasa. La inmensidad del barreal termina con la cordillera.

Es una propiedad privada pero no tiene ningún tipo de entrada. Solo hay unos carteles informativos y amenazantes para que no se te ocurra entrar al barreal con el auto. Recomendamos no incumplir con esta regla porque te están filmando. 

Pampa del Leoncito o barreal blanco
Hola barreal blanco

Es un gran lugar para sentirse totalmente insignificante y también para hacer carrovelismo ya que en La Pampa del Leoncito alrededor de las 18 empieza a soplar el conchavado con ráfagas con llegan a los 80km/h. Además de ser una pista oficial de este deporte, se puede hacer de manera recreativa. A nosotros nos pasó eso de pensar que íbamos a llegar e iban a estar los carros a vela esperando a ser alquilado por hora. Muy lejos de la realidad. La actividad hay que coordinarla con alguna de las dos familias locales que la organizan y siempre de manera anticipada.

Pegado al Barreal Blanco está la entrada al Parque Nacional El Leoncito. Es un Parque no tan conocido a nivel turístico nacional, pero que tiene varios atractivos a nivel de flora, fauna y servicios; todo de acceso libre y gratuito.

Entrada parque El Leoncito en Barreal
Hola parque nacional

Con dirección hacia la precordillera, luego de una larga recta de 7 km atravesando la planicie, aparece una curva que más que la entrada al parque, como lo anuncia un cartel, es la entrada a otro ambiente. Uno se va metiendo como en pequeños cañadones y se siente abrazado por las diferentes formas montañosas. No es el típico paisaje de montaña imponente e inmenso, sino que todo es más cerrado y compacto.

En el camino a la Oficina de Guardaparque está el Mirador El Manzanar, desde donde se puede ver el Barreal Blanco en contraste con la Cordillera de los Andes desde lo alto. Imposible obviar esa parada en el camino. También se puede ver el casco histórico de la estancia ganadera que funcionaba allí hasta que le expropiaron los terrenos para declarar esa zona como área protegida.

Nunca nadie vio a un leoncito -obviamente-, tampoco al puma andino que podría ser la especie que motivó el nombre a esas tierras, pero por las dudas las indicaciones al entrar al parque son claras: Si ves a alguno, no corras, miralo de frente, agitá los brazos y -cuando puedas- avisá al guardaparques. “Al fin y al cabo, es un gato”, nos dijeron al ingresar.

Una vez en el centro de informes, y luego del registro y charla obligatoria con los guardaparques, hay varias actividades para hacer. Caminatas por senderos de baja y media dificultad, miradores y cascadas en un entorno de montaña que no es tan común ver en la provincia. Justamente dicen que es un oasis en medio del desierto sanjuanino porque está entre una sierra y combina ambientes típico de monte, puna y alto andes. También hay zona de camping y de quinchos, con servicios básicos.

Pero lo que lo hace diferente a este parque es que dentro se encuentran dos observatorios astronómicos, porque es una de las zonas del mundo con los cielos más diáfanos. Tanto el Félix Aguilar (anteriormente conocido como CESCO) y el CASLEO son de gran relevancia a nivel mundial. De hecho, justo un año después a nuestra visita, la NASA nominó como foto del día a una imagen tomada desde el CASLEO por el astrofotógrafo Nicolás Tabbush.

Ambos ofrecen visitas guiadas diurnas y nocturnas para, desde los telescopios científicos, poder ver más astros que los que se imaginan que existen.

Una aclaración, si bien los observatorios están dentro del Parque no dependen de la misma administración; los observatorios son gestionados por el CONICET el CASLEO y por la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de San Juan el Félix Aguilar. Esto es bueno saberlo a la hora de consultar y coordinar las visitas con anticipación, principalmente porque los horarios no siempre coinciden entre sí y los números de contacto son diferentes. De hecho, a nosotros nos costó mucho encontrar información precisa sobre las visitas y por eso nos perdimos de hacer el tour astronómico nocturno.

Información -vigente a junio de 2020-

Parque Nacional:

  • Oficina en el pueblo: Calle Soler S/N
  • Teléfono:+54 264 8441240
  • Correo electrónico: [email protected]

CASLEO:

Félix Aguilar:

  • Teléfono Observatorio en Barreal: +54 2648-441087
  • Teléfono oficina de la ciudad de San Juan: +54 264-4231467

Paseo por Tamberías

Otra actividad para hacer, más de tipo cultural, es visitar Tamberías, un pueblo que queda a unos 20 kilómetros para el norte. El trayecto es por un camino alternativo que va hacia Calingasta y permite tener una vista de Barreal desde lo alto y ver la precordillera. Al llegar hay una glorieta que da la bienvenida a los visitantes e invita a pasar, porque pareciera que uno está por entrar a una maqueta en tamaño real.

Lo que nos contaron es el que municipio inició un proyecto para conservar y revalorizar la infraestructura original contratando personal para los trabajos de mano de obra y acordando con los propietarios para que cada uno se haga cargo de los materiales. A principios de 2019, inauguraron la restauración y ahora los frentes de las casas y los edificios públicos están unificados desde la fachada y desde los materiales: adobe, palos y paja.

Un buen plan es estacionar el auto a la entrada del pueblo y luego bajarse y caminar por la calle principal que tiene un boulevar. Allí están la iglesia, con un pequeño jardín con viñedos y las montañas de fondo, la antigua cárcel, el viejo palomar, lo que era el cine y la biblioteca y, hacia el final, la antigua escuela, fundada por Domingo Faustino Sarmiento, donde hoy funciona un museo. 

Planificar el viaje a Barreal

Nosotros viajamos a Barreal cuando vivíamos en la ciudad de San Juan, así que nos fue muy fácil llegar desde la capital provincial. Elegimos un fin de semana antes de comenzar el invierno y justo nos agarró una nevada. Nos encantó conocer Barreal con los colores ocres del otoño y pintada de blanco con la nieve recién caída. Sin embargo, nos quedamos con la ganas de conocer el pueblo a fines de primavera o en verano para poder caminar por el parque en todos los senderos o disfrutar un poco más del aire libre y no estar tanto metidos en el auto. Igualmente, esto se debe a que Lola en ese momento tenía 9 meses.

Nuestra experiencia en relación a las actividades fue muy mala. La primera noche nos perdimos el tour astronómico porque nos dijeron mal los horarios de funcionamiento. Lo mejor es viajar con una idea de las cosas que queremos hacer y contactarse con anticipación. No es un lugar turístico al que se llega y está todo a disposición. Todo lo contrario. A veces hasta tenés que pedir por favor que te atiendan un domingo o feriado, tanto los operadores privados como los de la oficina de turismo. Así que especial atención para quienes quieren viajar un fin de semana largo.

Una opción es contratar las excursiones previamente de manera online. Desde acá podés consultar y reservar.

Es muy lindo para ir en pareja, en familia con chicos hasta los 12 años, en grupo de amigos. Quizá para adultos mayores solo para aquellos con espíritu aventurero.

Río los Patos en Barreal
Hola Río los Patos

Por último, repetimos que es muy lindo, por eso recomendamos como mínimo ir dos días y dos noches -como hicimos nosotros- pero sugerimos tres noches para dedicarle un día entero a Barreal, otro a la zona del Leoncito y otro para actividades. A nosotros nos gustaría volver.

Qué se puede hacer en Barreal

Algunas de las cosas ya las describimos en detalle en base a nuestra experiencia, pero preferimos hacer un listado como ayuda para planificar el viaje a Barreal y sumar algunas otras actividades que no hicimos pero que son posibles realizar, dependiente la época del año.

  • Mirador del Cóndor Andino: En el pueblo de Barreal, para ir a ver el atardecer.
  • Camino de los Enamorados: Caminata bajo las alamedas en Barreal.
  • Parque Nacional El Leoncito: Camping, picnic, senderos, caminatas, visitas nocturnas a los observatorios y tour astronómico.
  • Pampa del Leoncito: caminata por el barreal o carrovelismo a las 18hs.
  • Tamberías: paseo histórico cultural.
  • Actividades de aventura: Cabalgatas, rafting y kayak en el Río los Patos, ciclismo, escalada, travesías 4×4, trekking, Laguna Blanca y refugio al pie del cerro Mercedario.
  • Bosque Petrificado en la Sierra del Tontal
  • Cerro Alcázar: caminata y observación de formaciones rocosas.
  • Ruinas del Hilario: punto de interés de la primera planta de explotación minera del país.
  • Visitas a bodegas.
Acá podés reservar las excursiones.

Dónde hospedarse en Barreal

Dada la distribución alargada del pueblo hay varias zonas que concentran los hospedajes. Nosotros fuimos en auto particular así que no nos importaba estar alejados del centro, de hecho fue lo mejor. Desde la habitación teníamos vista a la cordillera y del lado de la entrada de la posada había un campo despojado hacia la precordillera. Así que, más allá de la parte del pueblo en el que esté el hospedaje -por la entrada, en el centro o al final-, lo importante es la ubicación en relación a las montañas.

Aunque para los que van en transporte público, es preferible estar a pocas cuadras de la avenida principal por las opciones de restaurantes. Es cuestión de ver las opciones y servicios; en general hay posadas y cabañas.

Booking.com

Cómo llegar a Barreal desde San Juan

Si bien Barreal está a la misma altura que San Juan Capital, solo que más al oeste, la forma de llegar no es tan directa. En auto particular, hay que ir camino a Calingasta, es decir, desde San Juan, al norte por la Ruta Nacional 40, luego en Talacasto hay que tomar la 149 primero cruzando la precordillera hacia el oeste, y luego en Calingasta hacia el sur. El viaje en auto dura unas tres horas y es un espectáculo en sí mismo.

Incluso, pasando Calingasta, se puede hacer una parada recreativa en el Cerro Alcázar. Es un cerro con formaciones rocosas oblicuas y colores variados, lo que lo convirtió en Monumento Natural de la provincia de San Juan y también en sede el Concierto de las Américas, un concierto que se hace todos los años ahí por ser un anfiteatro natural. 

Si viajás a San Juan en avión, para cualquiera de los destinos que elijas visitar, lo mejor es alquilar un auto en la capital. Nosotros siempre utilizamos autos de Classic Rent a Car, una empresa familiar local. Por experiencia sabemos que dan un servicio personalizado y es conveniente en términos de kilometraje.

También está la posibilidad de hacerlo en ómnibus desde la capital de la provincia. La única empresa que realiza el viaje tiene una frecuencia de dos veces por día, tanto para ir como para volver. También hay combis que realizan el traslado puerta a puerta. Una vez en Barreal, hay colectivos que conectan con Tamberías y Calingasta o remises internos para hacer los traslados hacia el Parque Nacional o las bodegas. También es posible

Montañas de Barreal, San Juan, Argentina.
Chau Barreal

Barreal está cerca de Uspallata, en Mendoza, por lo que también es un buen plan combinarlo con un viaje por esa provincia.

 

Esta publicación está patrocinada. Es una de las formas que usamos para financiar este blog, mencionamos una marca, empresa, emprendimiento u organismo a cambio de un producto, servicio o remuneración. Esto no afecta de ninguna forma lo escrito. Todo lo que escribimos es subjetivo, está basado en nuestra experiencia y redactado con mucho ♥.

Además, en esta publicación hay enlaces a sitios webs de empresas a las que estamos afiliados. Si llegás a comprar algún producto o servicio a través de esos enlaces nosotros nos ganamos una comisión sin que a vos se te incremente el precio final. Esta es otra de las formas que encontramos para  financiar el blog y así poder dedicarle cada vez más tiempo.


Notas Relacionadas

Queremos leerte. Dejanos un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 ¿VIAJÁS CON NOSOTROS?

Queremos compartir el día a día de nuestra vida itinerante con vos: qué aprendemos, qué conocemos, qué estamos haciendo y avisarte cuando hay algo nuevo en el blog. Ese es nuestro compromiso.

¡COMPLETÁ EL FORMULARIO Y VIAJEMOS JUNTOS!