Cómo conducir con nieve o hielo. Consejos para inexpertos y principiantes

De pronto, el frío invernal se adelantó y nos encontró en la patagonia. En pleno otoño nos pusimos a investigar cómo conducir con nieve o hielo, a evaluar si comprar cadenas, a aprender qué necesitamos antes de salir a un camino nevado,o por dónde se podía ir y por donde no, o cuándo es mejor agarrar un camino con hielo. La naturaleza y la realidad nos empujaron a hacer una capacitación intensiva de manejo en este tipo de rutas.

Ver la nieve caer por la ventana nos trajo sensaciones muy particulares. La nieve tiene ese “no se qué” que te hace sentir que estás viviendo un momento especial. Como si el mundo se frenara para que caiga la nieve. Los ruidos disminuyeron y una inmensa sensación de paz y sorpresa nos invadió. Dejamos todo lo que estábamos haciendo y abrimos la puerta para vivir ese espectáculo que la naturaleza nos ofrecía.

Ahora bien, todo muy lindo, pero luego de horas y horas de nieve cayendo sin parar, cuando bajó la emoción, nos dimos cuenta que iba a ser muy complejo poder movernos.

Así quedó inaugurada una época de nevadas “adelantadas” que nos obligó, en contra de nuestro plan, a aprender a manejar (nos) en caminos y rutas nevadas y con hielo -y por lo tanto peligrosas-, sobre todo si no tenés información ni experiencia.

Cómo conducir con nieve o hielo
Los caminos internos los atravesamos a muy baja velocidad y con mucha precausión.

Andar en auto por caminos nevados es muy lindo e inolvidable, así lo vivimos. Destinos como Ushuahia, El Calafate, El Chalten en Argentina o la Carretera Austral, en Chile, son algunos de los lugares más impactantes del Sudamérica y muchos meses al año están totalmente nevados.

Viajar en rutas nevadas, también puede ser muy peligroso y traicionero, así lo sentimos. Por eso nos preparamos. En realidad, cuando un camino está muy nevado, la cosa es más simple. La nieve sobre la ruta es muy evidente, si es un camino muy interno podés ir tanteando cómo responde el auto y si es una ruta, si o si necesitás cadenas y en ningún caso, nadie en su sano juicio iría a más de 20 km/h. Pero lo más peligroso es cuando el asfalto no está nevado y lo que tiene es escarcha o hielo. 

Siendo totales inexpertos en el tema, para poder manejarnos en la Patagonia, entre Río Negro y Neuquén, y principalmente antes de salir a la Ruta 40 para dejar Bariloche, consultamos a vialidad provincial y a muchas otras personas en foros, grupos y a conocidos, para estar preparados para enfrentar estas situaciones que nunca habíamos pasado.

A continuación un resumen con nuestros consejos para conducir con nieve o hielo basados en todo lo que tuvimos en cuenta antes de salir a la ruta.

Conocer con anticipación el estado del camino

Es clave entender en dónde nos vamos a meter. Llamar a Vialidad Provincial es la primera opción. Suelen tener diversas formas de contacto: web con el estado de los caminos, redes sociales, teléfono, etc. Nuestra experiencia fue muy buena, pacientemente nos atendieron y explicaron todo en varias oportunidades. Aclaramos que sea provincial porque son los que conocen mejor los caminos. Esta es la web de Vialidad de Neuquen.

También acudimos a grupos de Facebook formados por personas habituadas a recorrer caminos, incluso por gente de la zona o que frecuenta las rutas por las que íbamos a pasar.

Cómo conducir con nieve o hielo
La ruta helada es un riesgo para el que hay que estar preparado

¿Es siempre necesario el uso de cadenas para manejar con nieve o hielo?

Lo primero que hay que saber en este punto es que las cadenas son la mejor -y única podríamos decir- forma de traccionar bien en caminos con hielo y nieve. No hay una opción más segura y confiable.

Algo básico pero que nosotros no teníamos claro por inexpertos es que las cadenas solo se colocan cuando hay hielo o nieve en el camino. Es decir que si sabés que el camino está nevado, pero en donde estás vos no hay hielo ni nieve, tenés que salir normalmente y  las tenés que poner en el punto exacto inmediato a la zona con nieve. De lo contrario vas a romper las cadenas y hacer mal a las cubiertas del auto.

Entonces, si hay probabilidad de helada, las tenés que llevar a mano por las dudas y bajarte a colocar en la zona escarchada. 

Frente a la habitual pregunta de “me conviene llevar cadenas”, en época de nevadas, suelen ser de portación obligatoria cuando hay pronóstico de nieve o heladas. Si te paran y no las tenés quizás no puedas seguir, así que por una cuestión “legal” te conviene tenerlas.

Como dato extra, tené en cuenta llevar guantes por si las tenés que poner. Seguramente el clima sea muy hostil. Además del kit habitual de seguridad: chaleco, balizas, etc. También nos han recomendado llevar una pala por si hay que mover nieve.

Si no sos de una zona de nieve y no tenés experiencia, seguramente te estés haciendo la pregunta que muchas veces nos hicimos nosotros. ¿Vale la pena que me compre cadenas?. Nosotros nos enfrentamos a caminos nevados o con escarcha, incluso en viajes anteriores, varias veces. Nuestra opinión, es que siempre es mejor tenerlas a no tenerlas. No significa que cada vez que nieva uno tenga que ponerse cadenas, pero es una tranquilidad saber que si sentís el auto muy liviano y resbaladizo podés acudir a cierta contención. Puede ser que nunca las uses, pero si una sola vez pensas que las necesitás, es mejor que las tengas.

NO VIAJES SIN UNA ASISTENCIA AL VIAJERO. Compará las distintas opciones en Aseguratuviaje.com y contratalo en línea con descuentos de hasta 60%.

En todo esto hay una cuestión vinculada a cómo uno siente el auto, si le responde, si siente que tiene poco agarre, obviamente esto hay que notarlo a muy poca velocidad y no hay margen para pruebas.

Otra variable es saber qué tipo de camino y de viaje nos espera. No es lo mismo ir por un camino interno de baja velocidad que en una ruta nacional con camiones. O en un camino de curvas con precipicio que en una recta plana. Nosotros hemos ido por caminos de tierra nevados a 20km/h muy tranquilamente sin sentir que estábamos en riesgo por no tener cadenas (esa vez no teníamos).

Cómo conducir con nieve o hielo
La escarcha apenas se ve, pero es lo más peligroso a la hora de conducir.

Acá vale mencionar algunas alternativas que hemos escuchado a las cadenas de nieve. Una es el spray en aeorosol, extrañamente llamadas “cadenas en spray”. Estas producen una película adherente. En ningún caso esta capa adherente genera la tracción que puede generar una cadena, de hecho por comentarios que nos han hecho, son tan poco útiles que no vale la pena el intento ni el riesgo.

Otra son las llamadas cadenas de telas. Son unas fundas que cubren los neumáticos. Obviamente son más prácticas de colocar, guardar y usar, pero la realidad es que son mucho menos adherentes que las cadenas. 

Estás últimas dos opciones, según nos dijeron, no son confiables. Además, por esa razón ninguna es tomada dentro de la ley como opciones válidas para transitar en rutas con hielo o nieve.

Aclaración: No contemplamos en esta nota la variante de comprar neumáticos especiales para nieve, ya que lo que estamos haciendo es compartir consejos a inexpertos que se encuentran en esta situación de tener que conducir con nieve o hielo de forma esporádica y de ninguna forma se justificaría el gasto de unos neumáticos nuevos.

Cuidado con el hielo negro

El hielo negro es acaso el principal riesgo que hay que atender cuando se maneja con nieve o escarcha. Hielo negro se llama a la capa de hielo, que en realidad es transparente, se confunde con el asfalto, y no la ves. Se suele armar en las zonas en donde nunca da el sol porque se va acumulando y se compacta mejor. Es el principal peligro porque no se ve y suele ser en zona de curvas con sombra.  Una combinación muy complicada. 

Velocidad y conducción en caminos con nieve o hielo

Conducción en caminos nevados
Tan peligroso como lindo, ¿no?

Obviamente hay que manejar con precaución y estar atentos al estado del asfalto. Mantener una velocidad moderada ayuda a poder reaccionar más rápido frente a una sorpresa. Como casi en ningún otro caso hay que ir monitoreando el suelo, el estado del piso, si acumula agua, si hay brillos o reflejos. Cuando veas sombras en el camino baja la velocidad con anticipación. La más habitual puede ser sombra por curvas, como decíamos antes, pero también puede ser debajo de puentes o al lado de árboles grandes.

Si te das cuenta que ya estás sobre escarcha o hielo negro no aprietes el freno ni asceleres ni hagas maniobras bruscas. Lo mejor es hacer la menor cantidad de cambios de marcha, es decir hacer cambios largos. Intentá deslizarte sobre el hielo hasta que recuperes la tracción. 

Algunos nos han recomendado que si vemos hielo sobre el asfalto, mantengamos una rueda sobre la banquina o directamente fuera del camino, porque la tierra suele traccionar mejor que el asfalto en estos casos. No nos parece un recurso muy confiable, pero está bueno saberlo por si en algún contexto ayuda a la tracción.

La velocidad recomendada es de no más 30 km/h. Si el camino y el tránsito lo permite, sería ideal ir a menos . La ecuación es lineal, a más velocidad cualquier resbalada es peor y el control se pierde más rápido.

¿Cuándo conviene salir a una ruta con nieve o hielo?

Esta respuesta es simple. Cuanto más tarde, mejor. A primera mañana están las heladas más fuertes, a medida que sube el sol, éste derrite y mejora la condición del camino. También con el avance de las horas, los caminos se vuelven más transitados. En resumen, salir más cerca del mediodía implica mayor derretimiento del hielo o escarcha. Obviamente en casos de viajes largos, esto puede implicar reorganizar paradas y trayectos, pero no le vemos sentido a correr riesgos saliendo a primera hora para llegar antes o hacer más kilómetros. Más vale tarde que nunca dice el refrán, ¿no?

Paciencia y provisiones

Como la velocidad es más baja y las maniobras más lentas, todo se hace más largo. También está la posibilidad de tener que frenar a poner cadenas o que el camino esté cortado o desviado. Es clave estar relajado y tener bebida y comida por si tardas más de lo planificado.

Si estás en medio de un viaje largo también es bueno tener identificadas diferentes opciones para parar a dormir en un marco flexible.

Cómo conducir con nieve o hielo
El hielo al costado del camino es peligroso y hay que ir viéndolo permanentemente

Más allá de los consejos específicos sobre cómo conducir con nieve o hielo, también recomendamos cuestiones básicas y buenas prácticas como tener el vehículo en buen estado, con gomas en buen estado, luces funcionando correctamente, anticipar maniobras debidamente, respetar las señales, mantener distancia, estar bien descansado y concentrado y no mirar el celular por mencionar las más obvias.

Y por último, si sabés que habrá nieve o hielo, la verdad es que si no es fundamental, es mejor que no salgas a la ruta y esperes a un pronóstico más amigable.

Y vos ¿manejaste en caminos con nieve o escarcha alguna vez? ¿Tenés algún tip de cómo conducir con nieve o hielo para sumar? Dudas y consultas también son bienvenidas abajo en los comentarios.


Planificá tu viaje con estos recursos y descuentos

Entradas relacionadas

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.