Paisajes de la Reserva Eduardo Avaroa

Todos oímos hablar alguna vez del Salar de Uyuni, incluso aquellos que nunca fueron y los que nunca irán. Lo que en general se desconoce es que, muy cercano al salar, se encuentra un escenario igual de espectacular: la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa. 

La Reserva Eduardo Avaroa queda en el departamento de Potosí, en el extremo sudoeste de Bolivia, justo en el límite con Chile y Argentina. Tiene una variedad de paisajes tan particulares como atractivos que van desde volcanes de casi seis mil metros de altura y lagunas altiplánicas hasta geisers y aguas termales. Todo es escenario de una variada fauna que se adaptó a las condiciones hostiles de la región. Los ñandúes, flamencos, cóndores, vicuñas, pumas y zorros pueden aparecer en cualquier momento de la visita, lo que hace aún más excitante el recorrido por la reserva.

Si estás organizando tu visita al Salar de Uyuni te recomendamos fuertemente que te hagas un día más para recorrer esta reserva.

Índice:

¿Cómo recorrer la Reserva Eduardo Avaroa? 

Lo más usual es recorrer la reserva dentro de alguno de los tours que tienen como protagonista al Salar de Uyuni. Normalmente aquellos tours que son de más de un día dedican uno de los días a visitar la reserva, y lo bien que hacen. El tour más típico es el de 3 días y 2 noches, en el que se suele dejar el tercer día para la reserva. También se puede recorrer si se toma el tour que sale desde San Pedro de Atacama en Chile; en ese caso es lo primero que se recorre.

La entrada al parque tiene un costo de 150 Bs que ningún tour lo incluye, por lo que tené en cuenta contar con ese dinero en el bolsillo al momento del inicio del tour. A nuestro entender es un costo un poco exagerado porque la reserva no brinda ningún tipo de servicio, ni informativos ni de instalaciones propias. Incluso hay muy pocos baños y en donde están hay que pagarlos.

Lo que hace que valga pagar cada uno de los 150 Bs es todo lo que se encuentra dentro de los límites de la reserva. La belleza natural que se resguarda en esas más de 700.000 hectáreas no tiene precio. Los bolivianos pagan el precio, un poco más accesible, de 30 Bs.

Seguí leyendo para conocer en detalle todos los atractivos de la Reserva Nacional de Fauna Andina Eduardo Avaroa. Están ordenados en la forma en que los visitamos nosotros en el tercer día de una excursión de tres días que salió desde Uyuni.

LAGUNA COLORADA

La Laguna Colorada es impactante por su tamaño y también por la cantidad de flamencos andinos que van ese punto a tener a sus crías. Como muchos atractivos turísticos que tienen nombres de colores o formas, la denominación de esta laguna tiene un asterisco. No vamos a decir que no es colorada, pero sí es cierto que cuando está nublado lo rojizo pierde fuerza. Ahora, si te toca un día soleado probablemente la veas en todo su esplendor. Ya se imaginarán que nosotros la vimos principalmente con un tono rojo pastel (¿?).

El color de las lagunas de la zona se lo dan los diferentes minerales del suelo más microorganismos y también el reflejo del sol sumado al viento que mueve al agua. En este caso son algas y sedimentos rojizos los encargados de la coloración.

Reserva Eduardo Avaroa

La Laguna Colorada se puede apreciar en su inmensidad desde una zona elevada, en la que generalmente se estacionan los vehículos. Desde ahí se puede bajar caminando hasta la orilla, en donde la inmensidad se vuelve tangible y los flamencos dejan de ser puntos sobre el agua para ser grandes animales que te rodean.

No hay mucho más que hacer: sentirse pequeño en la inmensidad y preguntarse por qué justo ahí a los flamencos se les ocurre desovar. 

GEISERS SOL DE MAÑANA

El complejo Geisers Sol de Mañana está en un pequeño valle con forma de olla donde hay varios hoyos con fumarolas saliendo hacia lo alto y expandiéndose por todos lados. Las columnas de vapor durante la mañana alcanzan entre diez y cincuenta metros. EL DATO: realmente hay que levantarse temprano para ver a los géiseres es su esplendor. 

El paisaje es muy particular. Hay que andar con cuidado para no caerse en cráteres o no quemarse con el vapor o la lava que sale de abajo de la tierra.

Reserva Eduardo Avaroa

Nosotros conocimos los Geisers de Tatio en San Pedro de Atacama, Chile, y tiene algunas diferencias respecto a los bolivianos. Mientras que los del Tatio son muchos y más potentes, los Geisers Sol de Mañana no son tantos pero tienen unas aberturas más grandes. Además es interesante ver en los alrededor de los geisers algunas salidas de lava gris burbujeante. Sin dudas es uno de los atractivos de la Reserva Avaroa que te hacen sentir que estás en otro planeta o darte cuenta que la Tierra es un planeta más del universo y tan espectacular como lo que vemos en las películas de otros planetas en los que nadie estuvo.

Hacemos esta comparación porque nos han preguntado si tenía sentido hacer esta visita si ya se había recorrido los del Tatio o viceversa. La verdad es que ambos son Geisers pero la experiencia de cada uno es totalmente distinta. Además, particularmente, no dejamos de maravillarnos con las manifestaciones de la naturaleza y no solemos ver lava cotidianamente. 

AGUAS TERMALES DE POLQUES

Un baño de agua tibia, en una zona en la que el promedio es de 3°C y encima con una vista de la Cordillera no es un mal plan. Las aguas termales son emanadas del Volcán Polques y están pegadas a la Laguna Chalviri. Hay un solo piletón, es artificial y de 3×3 por lo que no es muy tentador con los cientos de turistas que pasan a lo largo del día; sin embargo si te gustan los baños termales, es una oportunidad única.

Reserva Eduardo Avaroa

Frente a las termas se encuentra un parador, el más grande de la reserva, en donde se puede comer o tomar algo y aprovechar para ir al baño. Los tours hacen una parada ahí “obligada” así que los interesados en vivir la experiencia del agua termal tienen que pagar la entrada. Nosotros no nos metimos así que no podemos afirmar que el agua es muy calentita ni que al salir se pasa mucho frío. 

DESIERTO DE DALÍ

Pasando la Laguna Chalviri se encuentra lo más característico de la reserva, el Desierto de Dalí. Paisajes áridos, por momentos demasiado homogéneos hacen que el entorno se vuelva aburrido. Al menos eso es lo que pensamos hasta que de pronto empiezan a aparecer rocas con formas variadas. Podrían parecer arbustos pero de piedra.

Reserva Eduardo Avaroa

Las montañas que enmarcan el desierto poseen unas vetas de colores pastel producto de la actividad volcánica y de los minerales de la región. El paisaje, casi surrealista, podría asemejarse a un cuadro de Dalí. De ahí el nombre que le pusieron al desierto. Como todo en la Reserva Avaroa, roza lo increíble. Un entorno desértico y monótono resulta ser un escenario que parece una obra de arte a escala gigantesca. Realmente nos sentimos insignificantes entre la majestuosidad de las montañas y lo abrumador del desierto. 

EL DATO: existe algo de confusión sobre esta sector de la reserva ya que en Internet hay imágenes de una piedra con forma de árbol asociadas al Desierto de Dalí pero el “árbol de piedra” está ubicado en el Desierto de Siloli -también surrealista, es verdad- a algunos kilómetros de ahí. 

LAGUNA VERDE

Pasando el Desierto de Dalí, rumbo al sur, en el límite con Chile se encuentra acaso el punto más espectacular de todo el recorrido por la Reserva.

Lo primero que se ve al llegar a la zona es la Laguna Blanca, muy linda, es verdad, pero no muy diferente a las otras que se ven en la misma reserva o en el resto del Tour del Salar de Uyuni. Luego de bordear esa primera laguna, aparece un verde esmeralda que sobresale.

Con un poco de sol, todo es maravilloso. 

La Laguna Verde es uno de esos lugares que uno no puede creer estar viendo. El agua verde esmeralda de esta laguna se debe a los minerales que contiene. En este caso el cobre y el arsénico son los encargados de semejante tonalidad. También son los encargados de que no haya vida dentro del agua, por eso es la única laguna donde no hay flamencos. Está claro que es solo para mirarla y sacarle fotos. No piensen poner un pie en ella.

Hacia las orillas, el color blanco de la sal le da un marco que hace que el verde gane aún más protagonismo. Como si todo eso fuese poco, detrás de la laguna aparece imponente el Volcán Licancabur. Para nosotros un viejo y querido conocido de nuestra estadía en San Pedro de Atacama. El Licancabur es de esos volcanes que parecen dibujados con escuadra. De forma cónica perfecta y casi sin otras montañas alrededor es un gran compañero de la mejor laguna del sur de Bolivia.

DESIERTO DE SILOLI

No hay información fidedigna en boca de los guías ni circulando en Internet acerca de la pertenencia o no del Desierto de Siloli a la Reserva Eduardo Avaroa. Además, después de nuestra visita en 2016, la reserva amplió sus límites. Seguramente, en la descripción del tour lo vas a encontrar como “la puerta de entrada a la Reserva Andina Eduardo Avaroa”. Lo más icónico del Desierto de Siloli es la formación rocosa del Árbol de Piedra producto de la erosión del viento. Ahí nos sentimos un poco en una locación de Stars Wars. Es un punto obligado en el recorrido, independientemente de donde se origine el tour.   

El Árbol de piedra

¿Y la Fauna Andina de la reserva eduardo avaroa?

No sabemos si llegaste hasta acá y no te habías hecho esta pregunta. La verdad es que si lo comparamos con la fauna que encontramos en… por ejemplo, el Parque Nacional Iguazú, realmente es muy poca. Sí vimos a los miles de flamencos (los andinos, los chilensis y los james) pero después podemos contar unas vicuñas que nos encontramos casi saliendo de la reserva que estaban quietas porque había empezado a nevar y a un suri a lo lejos escondiéndose tras una piedra asustado por el ruido de la camioneta.

Pero si pensamos que estamos hablando de una región que está a alrededor de los 5000 msnm, en la que hay volcanes activos, geisers y es tan desértica como el mismísimo Sahara entendemos perfectamente que cualquier vida que exista merece ser protegida mediante las políticas de una reserva nacional. Y también nos agarramos la cabeza cuando recordamos que por esos caminos pasaron los autos del Dakar… 

En fin, lo que decimos es que lo que más vas a mirar en el recorrido por la Reserva de Fauna Andina Eduardo Avaroa son los paisajes y ojalá te cruces con algún animal más que te sorprenda al ver vida en esa región. 

Fin del recorrido por la Reserva Eduardo Avaroa

Algunos sitios que merecen ser visitados en la zona no se encuentran dentro de los límites de la Reserva Eduardo Avaroa pero como están en el medio del camino hacia el Salar de Uyuni o hacia a la vuelta a la ciudad, no tiene sentido saltearlos entonces los tours los incluyen. Entre ellos destacamos la Laguna Honda y Laguna Hedionda y el Valle de las Rocas. 

Ahora ya sabés y no tenés excusas para contratar un tour que incluya o no (lo que contamos). Si vas a visitar el Salar de Uyuni, no lo visites solo un día. Aprovechá y sumale uno o dos días al tour para conocer la espectacular Reserva Nacional de Flora  Fauna Andina Eduardo Avaroa.

Para analizar la mejor información sobre todas las opciones de Tours por el Salar de Uyuni podés leer Tours por el Salar de Uyuni: información y recomendaciones.

Este artículo no es para promover que se visite tal o cual lugar dentro de la reserva Eduardo Avaroa, ya que es prácticamente IMPOSIBLE HACERLO POR TU CUENTA. El propósito es que cuando vaya a contratar un Tour puedas tener presente cada uno de los puntos obligados que debe incluir el recorrido que te ofrezcan. Si hay otros, bienvenidos, pero ya sabés cuáles no pueden faltar.
Más información: http://sernap.gob.bo/eduardoavaroa/

Entradas relacionadas

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 ¿VIAJÁS CON NOSOTROS?

Queremos compartir el día a día de nuestra vida itinerante con vos: qué aprendemos, qué conocemos, qué estamos haciendo y avisarte cuando hay algo nuevo en el blog. Ese es nuestro compromiso.

¡COMPLETÁ EL FORMULARIO Y VIAJEMOS JUNTOS!