Dando vueltas por Rodeo

FECHA DE VIAJE: OTOÑO E INVIERNO DE 2019

Desde la ciudad de San Juan hay que recorrer 200 km para llegar a Rodeo, un pueblo de la región cordillerana al noroeste de la provincia. En Google Maps aparecen dos opciones de ruta; ambas de tres horas y media de duración aproximadamente. Ante la duda, aprovechamos el llamado que hicimos para reservar el hospedaje y le consultamos a la recepcionista sobre cómo  llegar. 

La conversación con la chica fue algo así:

Camu – ¿Por cuál de los dos caminos es mejor?

Recepcionista – Es más o menos lo mismo.

Y los caminos ¿están bien los dos?

Sí, todo es asfalto, lindos paisajes.

¿Y cuál es la diferencia?

Viniendo por la 40 es casi todo derecho y después, desde Jáchal por la 150, es todo por camino de cornisa. Por la otra ruta, la 149, hay más curvas.

Y la parte del camino de cornisa… es peligrosa?

No, si vas despacio.

¿Y vas pegado a la montaña o del lado del precipicio?

Desde San Juan para acá, o sea viniendo, el auto va en la mano del lado del precipicio. Eso como media hora. 

(Silencio) Y ¿por la 149 hay precipicio???

No no, ese es tranquilo. 

Ah, bueno. Muchas gracias. Nos vemos mañana. 

Rodeo: un pueblo a lo largo

Tres semáforos, un hospital, dos plazas, cinco restaurantes, ocho ferreterías, un banco, dos camping, más de una decena de hospedajes, un quiosco, dos almacenes. Eso es todo lo que recordamos haber visto a lo largo de los seis kilómetros de la Avenida Santo Domingo, la calle principal de Rodeo -y la única calle horizontal al mirar el mapa.- Empieza en la Ruta 150 y termina, también, en la 150. Siete kilómetros separan esos puntos si se recorren por la ruta, esa que costea el Dique Cuesta del Viento

Para un lado o para el otro, con la vista en la Cordillera de los Andes o en el Dique Cuesta del Viento. Para cualquier lado que uno agarre para dar la vuelta al pueblo, el paisaje es perfecto

Por la calle principal el paisaje es distinto. Es cálido por los bosquecitos de álamos y es desolador por la cantidad de construcciones abandonadas. Como una estación de servicio que alguna vez funcionó y una casa que alguna vez estuvo habitada. 

Deshabitado parecía el pueblo entero durante el fin de semana de otoño que decidimos ir. Parece que no estábamos en temporada.

Rodeo es cabecera del departamento de Iglesia, por eso sobre la Av. Santo Domingo está también la sede de la municipalidad y, ahí mismo, la Oficina de Turismo que estaba abierta el domingo que paramos a preguntar a dónde podíamos almorzar. Nos nos sirvió mucho. Estaba casi todo cerrado. Había un restaurante atendido por su dueño que no nos quiso recibir porque ya no daba abasto con tres mesas ocupadas. Encontramos abierta una despensa en la que compramos fiambre y pan para hacer un picnic a orillas del lago del Dique Cuesta del Viento. 

Dique Cuesta del Viento: artificial y natural

Windsurfistas a la derecha y kitesurfistas a la izquierda. Nosotros que no somos surfistas de nada conocimos los dos lados de la zona de playa del Dique Cuesta del Viento, buscando siempre un lugar para comer y disfrutar de estar cerca del agua.

Todo para nosotros porque estábamos en otoño, fuera de temporada. Ningún amante del deporte extremo interrumpía el paisaje del lago y la Cordillera de los Andes, del lago y el sol, del lago y de las montañas de la precordillera, del lago y el silencio de cuando no sopla el viento, del lago y las ráfagas de más de 60km/h después de las 5 de la tarde.

Ese domingo de otoño que compramos fiambre y pan para hacer un picnic, tomamos el camino de la izquierda. Google Maps decía que había un parador abierto y daba un número de teléfono. La voz que nos atendió del otro lado estaba en San Juan Capital pero nos dijo que seguramente María y José estaban ahí atendiendo. Nos metimos entre los cañadones y para mi estábamos en un escenario natural digno de ser locación de una película de Star Wars. Después de varios caminos que se bifurcaban, llegamos al parador Fincas del Lago, donde estaba María (o Vanesa o Carla o Tamara) atendiendo a una pareja que no sabemos cómo también había caído ahí. No nos importó abandonar la idea del picnic. Una mesita bajo la sombra de unos troncos y todo recubierto de pasto (sintético) nos pareció mejor plan. José (o Carlos o Mauricio o Cristian) apareció desde el agua media hora después. 

Comida casera, rica y barata. Música y buena onda. Y la mejor torta Havannet -o Cabsha para los sanjuaninos- que probamos en la provincia. 

¿Qué hacer en Dique Cuesta del Viento si no practicás kite o windsurf? Contemplar el entorno y recibir la energía del sol. Lo podés hacer en la zona de las playas, a la que se accede por un camino que está frente a la calle Santa Lucía, una de las pocas que sale desde Rodeo hacia la Ruta 150 a la altura del dique. 

También se puede ir por la Ruta 150 camino a Jáchal hacia la zona de las Islas Griegas, un conjunto de islotes que parece que son similares a unas en Grecia. Ahí hay un mirador al que se accede a pie y en auto. Además hay bajadas desde la ruta en distintos puntos, solo hay que elegir un camino y animarse a bajar hasta casi la orilla del lago. Y, por último, se puede ir a la parte del embalse donde hay unos miradores y se puede obtener una postal del lago con la Cordillera de los Andes detrás. 

Igualmente, no importa mucho desde dónde se mire, porque desde todos los puntos y perspectivas el paisaje es perfecto. Quizá es un poco más, cuando el sol le da de forma oblicua el color del agua se ve de un turquesa tan intenso que parece retocado con filtro de aplicación de redes sociales. 

Es un paisaje que nos atrapó y nos encantó, más allá de lo artificial del lago. Es como admitir que la mano del hombre pudo embellecer la naturaleza. 

Tudcum: detenido en el tiempo

Sobre la calle principal de Rodeo cerca a la intersección con la Ruta 150 hay un cartel de madera que dice TUDCUM DULCES ARTESANALES. Al leerlo recordamos que era el nombre del pueblo que nos habían recomendado visitar. Así que teníamos dos motivos para poner a Lola en su sillita por unos 30 km: seguir la recomendación de una amiga y comprar dulces caseros. 

Fuimos un domingo al mediodía. No había rastro de vida hasta que llegamos a la placita y vimos enfrente una despensa abierta. La típica de pueblo, en una esquina. Adentro estaba todo bastante oscuro y las pocas personas que estaban nos miraron raro. Con bastante simpatía tratamos de preguntarles a dónde podíamos comprar productos regionales. Les advertimos que preguntábamos porque la oficina de Turismo estaba cerrada y no sabíamos a quién recurrir. Se miraron unos segundos y nos respondieron. “Hacia la salida, antes de agarrar la ruta, doblan a la derecha. A unos metros van a ver un cartel.” 

Nos sentimos poco bienvenidos. ¿Habrá sido la cámara de fotos en la mano? Es que nos encanta sacar fotos de puertas y ventanas en los pueblos antiguos. ¿Será que somos entrometidos? Puede ser. Nos gusta retratar a las personas conversando o sentada en la vereda o caminando por la calle o comprando en la despensa. ¿Qué nos llama la atención? La vida diferente a la nuestra aunque para esas personas sea lo más normal del mundo. 

Con esa reflexión en la cabeza nos fuimos en busca del cartel y de los dulces. Interrumpimos al dulcero en su almuerzo de domingo. Parece que también sabe hacer buenos asados. Compramos dulce casero del tipo mermelada y también dulce de membrillo en pedazo; de ese que tiene color a fruta y no a colorante

¿Por qué ir a Tudcum? Para tener este tipo de encuentros. Y también para sacar muchas fotos a las fachadas de las casas y caminar por calles por las que apenas transitan autos. Y para escuchar el silencio y sentir que viajás en el tiempo. 

Bella Vista: escenario del Eclipse Solar Total 2019

Estábamos en Chile, haciendo el Tour de Estrellas en Vicuña -un pueblo del Valle de Elqui- cuando nos enteramos que en el invierno de 2019 iba a haber un eclipse total de sol y que solo iba a ser visto desde algunos puntos en América del Sur. Mientras mirábamos la luna desde un telescopio en el observatorio Mamalluca, uno de los astrónomos nos dijo: “Los invitamos a volver el 2 de julio de 2019 porque acá va a ser el mejor lugar para ver el eclipse total solar”. Aunque nos entusiasmó la idea de experimentar semejante fenómeno natural en ese lugar, se nos hacía imposible pensar dónde íbamos a estar cuatro años más tarde. 

El 2 de julio de 2019 nos encontró casi en el mismo lugar que cuatro años atrás pero del lado argentino. Nos separaban solo 270 km y la imponente Cordillera de los Andes; pero estábamos prácticamente en la misma Latitud. Estábamos en Bella Vista, donde fue el mejor lugar para ver el eclipse total de sol en Argentina.

Llegamos a San Juan a principios de febrero de 2019 sabiendo que íbamos a vivir en la provincia al menos hasta mitad de año. Faltaban varios meses para el 2 de julio pero desde ese momento acordamos irnos de la provincia después de esa fecha. Estábamos en uno de los pocos lugares en Argentina donde se iba a poder ver el eclipse de sol de manera total. Faltando pocas semanas nos decidimos ir al punto de observación público de Bella Vista, un pueblo a 250 km al noroeste de la ciudad de San Juan. 

Decidimos ir a Bella Vista porque era el mejor lugar para ver el eclipse. ¿Por qué el mejor? Porque fue, por su ubicación geográfica, el lugar donde más tiempo duró el eclipse total en territorio argentino. Las predicciones de la NASA decían que la duración de la totalidad sería de 2 minutos 30.5 segundos. Las coordenadas precisas del mejor lugar para ver el eclipse eran Latitud -30.4685 y Longitud -69.2556. Resulta que allí no hay nada; nada más que tierra y algunos arbustos sobre un llano frente a la Cordillera de los Andes.

Del pueblo no conocimos nada, solo vimos las fachadas de las casas de adobe que siempre son pintorescas y una plaza. Pero si querés saber cómo fue la experiencia te invitamos a leer lo que escribimos: Mirar y experimentar el Eclipse Total de Sol 2019. 

Las Flores: hacia Chile por el Paso Agua Negra

Lo que no tiene Rodeo, está en Las Flores. Es el pueblo menos atractivo de todo el departamento de Iglesia y el más chico. Pero es estratégico. 

Ahí está la única estación de servicio de la zona. La YPF está abierta las 24 hs, tiene una pequeña tienda con servicio de café, productos regionales y WIFI -gratis-. Los restaurantes tienen platos variados y a precios muy accesibles. Además en el pueblo hay muchas opciones de hospedaje. 

Las Flores es en punto estratégico porque es el último pueblo antes del paso fronterizo con Chile que está a 90 km, el Paso de Agua Negra. Dicen que es el límite internacional más alto del mundo: llegás a 4779 msnm para cruzar al país vecino. 

Nosotros evaluamos ir porque nos entusiasmaba la idea de ir hacia el Valle de Elqui, una región chilena que conocimos en 2015 con la que quedamos encantados. Además, los comentarios que leímos sobre lo maravilloso del paisaje nos convencían cada vez más.

  • Hice el cruce desde Argentina a Chile, en moto y en solitario… Por lejos la mejor experiencia de aventura que he tenido… Los paisajes son increíbles y el camino aun más espectacular.. Si deseas aventura, este es el lugar.
    • Un paseo inolvidable, con paisajes únicos y variados, desde montañas coloridas, espejos de agua hasta nieve! muy recomendable, para disfrutar!!
  • Es una visita imperdible, el paisaje es majestuoso. Solicitamos permiso en aduana para llegar hasta la frontera y volver. Se recomienda ir con cuidado pero para nada es peligroso como dicen en algunos comentarios.
    • Es una verdadera maravilla de la naturaleza, un recorrido para realizar con todo el tiempo del mundo para llenar ojos y alma de un paisaje increíble, todo el recorrido se realiza con la boca abierta de la admiración que causa tanta belleza.
  • Totalmente recomendable… Transitar con precaución…vistas indescriptibles… un sueño..como si estuvieses en diferentes lugares cada vez que das un giro. Maravillas de la naturaleza.

Pero cuando empezamos a averiguar el tiempo que nos llevaría hacerlo y lo de alquilar un auto con permiso de salida del país, lo desestimamos. Definitivamente nos quedamos con las ganas. 

La conclusión es que para quienes viven en las regiones cercanas al Paso de Agua Negra -de un lado o del otro de la Cordillera de los Andes- es una excelente opción para conocer qué hay en el país vecinos. Para los argentinos amantes de recorrer el país en auto, recomendamos tomarse una semana para visitar San Juan y combinarlo con el cruce a Chile para conocer la región de Coquimbo, mínimo por cinco días. 

El dato más importante es que el Paso de Agua Negra está abierto únicamente en verano. En general, permanece abierto de diciembre a abril; aunque todo depende de las condiciones climáticas del momento.

Podés consultar más información sobre el paso en los siguientes sitios:

¿Querés leer los comentarios sobre Agua Negra? Podés leer algunas experiencias acá.

Dónde dormir y dónde comer en Rodeo

Nuestra recomendación para recorrer el departamento de Iglesia es hacer base en Rodeo. Es el pueblo con mayor oferta de hospedaje (posadas, cabañas, hostel, hotel de lujo). Además tiene a pocas cuadras el acceso al Dique, el principal atractivo paisajístico y de actividades del departamento. 

Para reservar alojamiento lamentablemente no hay mucha oferta en internet. Por ejemplo en Booking, solo figuran dos establecimientos. Aunque por Airbnb, figuran más opciones.

Nuestra recomendación es consultar el listado de hospedaje del sitio de turismo de San Juan y contactarse telefónicamente o por whatsapp. Podés consultarlo acá. Hay que tener mucha paciencia. 

Cabaña en Rodeo en la que nos hospedamos para el Eclipse

Otra opción para hospedarse es en el pueblo de Las Flores, que tiene bastante oferta por estar cerca del paso internacional con Chile. No es el pueblo más pintoresco del departamento de Iglesia, pero la Cordillera de los Andes siempre está ahí al lado. 

Para comer hay algunas opciones en Rodeo pueblo, también en los paradores del Dique -aunque la mayoría abre los fines de semana en temporada de verano- y también en la zona conocida como Colola, en los caminos que conducen al Dique. Igual, nadie te asegura que esté abierto simplemente hay que aventurarse.

Cómo llegar y cómo trasladarse en Rodeo

Nosotros en ese momento vivíamos en la ciudad de San Juan así que fuimos con un auto alquilado desde la capital. Nos pusimos en contacto con Classic Rent a Car, una empresa familiar local, a quienes recomendamos por su atención personalizada y porque trabaja los domingos. Sí, el resto de las rentadoras de ciudad de San Juan, el domingo no las encontrás ni para alquilar ni para devolver sin costo. 

Datos de contacto de CLASSIC RENT A CAR
– Whatsapp: +549 261 4852381
– Sitio web: http://www.classicrentacar.com.ar/

Para ir a Rodeo en auto desde San Juan capital hay dos caminos, ambas rutas de asfalto y en buen estado general. La distancia es de 200 km en cualquiera de las dos opciones.    

CAMINO POR JÁCHAL

Ir por la Ruta 40 hacia el norte. Es casi todo recto -con bastantes badenes- hasta Jáchal. Son 160 km. Durante la ida la precordillera siempre está a la izquierda y a la derecha algunos cordones serranos. En Jáchal hay que atravesar el pueblo y tomar hacia la izquierda por la Ruta 150 y desde allí, por los últimos 40 km, son por camino de cornisa, con curvas y contracurvas. Si llegás por la tarde, el sol puede darte de frente. ¡Cuidado!

CAMINO POR IGLESIA

Ir por la Ruta 40 hacia el norte por 55 km hasta Talascato y tomar a la izquierda por la Ruta 149, cruzando el cerro El Colorado. El camino atraviesa la precordillera, hay que pasar la bifurcación hacia Calingasta, después un barreal y luego aparece la Cordillera de los Andes en frente. Hay pasar por varios pueblos: Iglesia, Las Flores, Pismanta. La primera entrada a Rodeo está a la derecha. Si se sigue por la ruta, se llega a divisar el Dique y hay otra entrada al pueblo.

Nosotros fuimos a la ida por la Ruta 149 y volvimos por la 150, así conocimos los dos caminos y evitamos la cornisa, ya que a la vuelta vas pegado a la montaña. Igual… no la pasamos muy bien, estuvimos demasiado pendientes y no disfrutamos mucho del paisaje. Ja. 

Una vez en Rodeo, con auto es fácil y rápido moverse entre los pueblos porque las distancias entre ellos son de 15 a 20 km. 

También se puede ir en ómnibus hasta Rodeo. El recorrido es por Jáchal y tarda un poco más de 3.30 hs. Desde la terminal de San Juan salen las empresas transporte Vallecito y Valle del Sol. Una vez en el pueblo conviene alojarse cerca de la avenida principal Santo Domingo. Lamentablemente entre los pueblos del Departamento no hay transporte público, por lo que para conocer algo más que rodeo habría que hacerlo en remis.

Datos útiles para visitar Rodeo

  • Hay cajero automático solo en Rodeo, en el Banco San Juan, de la Red Link. 
  • A la ida conviene cargar combustible en Jáchal o en Las Flores, de acuerdo al camino elegido.  
  • Hay oficinas de información turística en Rodeo y en Tudcum. En Pismanta hay un centro para el turista, donde además de información venden productos regionales y artesanías, hay baños y una cafetería.
  • Si te gusta la naturaleza, te recomendamos averiguar cómo visitar el Parque Nacional San Guillermo, una zona que combina la Puna con los Altos Andes. Vas a encontrar más información en el sitio web de Parque Nacionales y en el de Reserva San Guillermo
  • El Dique Cuesta del Viento es el escenario del Kitefest, el evento nacional más importante de kitesurf. Se realiza todos los años a finales del verano y, por lo que nos contaron, es una gran ocasión para conocer la zona.

 

Esta publicación está patrocinada. Es una de las formas que usamos para financiar este blog, mencionamos una marca, empresa, emprendimiento u organismo a cambio de un producto, servicio o remuneración. Esto no afecta de ninguna forma lo escrito. Todo lo que escribimos es subjetivo, está basado en nuestra experiencia y redactado con mucho ♥.

Notas Relacionadas

Queremos leerte. Dejanos un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

 ¿VIAJÁS CON NOSOTROS?

Queremos compartir el día a día de nuestra vida itinerante con vos: qué aprendemos, qué conocemos, qué estamos haciendo y avisarte cuando hay algo nuevo en el blog. Ese es nuestro compromiso.

¡COMPLETÁ EL FORMULARIO Y VIAJEMOS JUNTOS!