De Argentina a Alaska en Estanciera. Entrevista a los chicos de Viajar Vale la Pena.

Fue en Bolivia, en el Carnaval de Oruro 2016. Íbamos por una calle cuando la vimos rodeada de gente. Apenas la vimos supimos que era de Argentina. Tenía un cartelito pegado hecho a mano. Aunque no recordamos exactamente la frase, el mensaje que transmitía era: “El sueño es recorrer el continente y llegar a Alaska. Para eso es necesario tener gasolina”. Entre toda la gente vimos a quienes supusimos eran sus dueños.

Así conocimos a Cyntia y Andrés; y a Stancy, la Estanciera (típica camioneta argentina) con la que están recorriendo América de Argentina a Alaska.

De Argentina a Alaska en Estanciera, de paso por Oruro.
Imposible no llamar la atención…

La Estanciera tiene más de 60 años, la encontraron en Entre Ríos, se enamoraron a primera vista, la compraron y emprendieron regreso a Buenos Aires. Nosotros, en su lugar, no nos hubiésemos animados ni a dar una vuelta a la manzana. Ellos sí, y en los 300 kilómetros que hicieron se paró tres veces. La última fue en el medio de una ruta de acceso a la ciudad llena de camiones. Ellos no sabían qué hacer pero un señor que se estacionó para ver qué pasaba empezó a sacar mangueras y otras cosas típicas de auto (que nosotros no sabemos qué son). Chupó nafta, sopló un filtro y arrancó (¿?). Después de llamarlos “locos” se despidió contento por haberlos ayudado.

Lo siguiente fue sacarle las butacas y hacerles algunos arreglos, solos los necesarios para aprobar la Verificación Técnica Vehicular que exigen en la provincia de Bs.As. (Si vivían en otra provincia, seguro no se la hacían).

Y así salieron y ya recorrieron miles de kilómetros por Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia. (Claramente están locos).

De Argentina a Alaska en Estanciera, camioneta típica argentina.
Ahora (febrero 2017) andan en Colombia.

Al igual que nosotros planean llegar de Argentina a Alaska. Pero hacerlo en camioneta es muy diferente a hacerlo con mochilas a cuestas. Por eso hablamos con ellos para que nos digan cómo es su vida itinerante arriba de una Estanciera. Esto nos compartieron.

¿Cómo surgió la idea de viajar por América?

Andy: Nos conocimos un año antes de salir de viaje. Cada uno tenía muchísimas ganas de viajar. Cyntia quería llegar hasta México y yo tenía ganas de recorrer Argentina. Y salimos de viaje y dijimos: “Vamos hasta Alaska”.

Cyn: Íbamos a dar la vuelta por la Argentina, pero en el norte dijimos “sigamos hasta a Alaska, recorramos todo el continente”

¿Por qué eligieron la Estanciera?

(Mucha sinceridad en esta pareja, ¡los bancamos!)

Íbamos a salir de mochileros y un mes antes del viaje a mí me agarró la desesperación. Dije: “No lo voy a soportar como mochilera, dormir en carpa, cargar semejante bolso.” Y entonces tuve una crisis y empezamos a buscar auto. Mi papá nos sugirió una estanciera, nos dijo “acá cerca venden una”. No sabíamos ni lo que era pero fuimos a verla y nos encantó. Y así surgió la estanciera.

Y porque tiene espacio para poner las cosas atrás para poner la cama y para hacer todos los mueblecitos que le hicimos. Y también porque sabíamos que la plata no nos iba a alcanzar e íbamos a tener que vender algo y que la estanciera era muuuy llamativa y que iba a gustar. Y además porque es fácil la reparación. No tiene sensores, no tiene nada. Con una pinza y unos alambres la arreglás siempre.

Ah… tenían algo de conocimiento en mecánica…

No. Absolutamente no. Pero en el viaje aprendimos mucho. Tuvimos que limpiar un montón de veces el carburador y lo filmamos una vez a un señor y ahora ya aprendí.

(Termina de confesar) Pero la verdad es que de mecánica no sabemos nada. Cada vez que vamos a un mecánico nos quedamos paraditos ahí al lado para aprender porque nos damos cuenta que nos hace falta.

Entonces… ¿Qué planificaron antes de salir?

Mucho no planificamos antes de salir. Sabíamos que se nos iban a acabar la mayor parte de los ahorros después de comprar la camioneta. Sabíamos que en el viaje podíamos saber otras cosas pero no sabíamos qué. Fue más lanzarse confiando que en el camino íbamos a encontrar las herramientas porque la verdad que en ese momento no se nos ocurría cómo mantenernos.

Imaginate que íbamos a salir a recorrer Argentina y terminamos saliendo a recorrer hasta Alaska, así que no había tanta planificación.

Andrés dice de Cyntia: “Es obsesiva del control y la limpieza. Gracias a eso la camioneta siempre está tan linda.”

Y en todo esto de la no planificación ¿Con qué situaciones se enfrentaron que no se las esperaban?

El 90% de las situaciones no las esperábamos. (En ese momento se ríen un poco y por el otro ponen de voz de “muchas veces nos queremos matar”)

Una muy fuerte fue la rotura del motor; fue algo que nos sorprendió muchísimo. Lo peor que nos podía pasar saliendo en auto es que se nos rompiera el motor. Y se solucionó de una manera tan increíble que al final terminó siendo algo muy bueno porque nos ayudó a confiar más en la gente, más en nosotros, en las decisiones, en la capacidad para resolver las cosas. Se nos rompió el motor en Cochabamba y salimos con el motor arreglado, la caja de cambios, la dirección y el embrague y absolutamente renovados nosotros.

Eso también fue inesperado.


Esta es la primera parte de la epopeya que significó la rotura y arreglo del motor.

¿Qué es lo que más les gusta de esta forma de vida?

Definitivamente la libertad que se siente. Hace un año y ocho meses que no pagamos ninguna cuenta de alquiler, ni de luz, ni de gas, ni internet. Yo me siento muy libre. Viajando, definiendo lo que quiero hacer en todo momento. Hoy quiero leer, hoy vamos a trabajar. Me encanta.

En mi caso, yo iba a trabajar a una oficina. Dos horas para ir, dos horas para volver. A veces muy cansada, tener que estar cumpliendo un horario. Poder ahora descansar, y no tener que viajar toda apretada en un tren. Eso me encanta.

Tener esa posibilidad de dormir al aire libre, al lado de un río, en la naturaleza… hasta al mediodía… (jajajaja).

viajar de Argentina a Alaska en Estanciera
Atardecer en el Desierto de Huancachina: uno de los momentos preferidos. (FOTO: de ellos)

¿Hay algo que no les gusta tanto? ¿Qué es?

(Andy contesta con voz de dormido porque se acaba de levantar de una siesta que durmió en la Estanciera)

Del viaje no hay nada que no nos guste. El hecho de que nos den un tiempo determinado en cada país y tengamos que quedarnos tres o seis meses y no poder estirarlo. Eso me molesta: tener que estar corriendo con eso. Me encantaría que no existan eso plazos. Pero del viaje en sí nada.

A él no le molesta nada. Yo no se de dónde salió, de otro planeta. Le gusta vender, le gusta estar con la gente. A mí lo que más me molesta es cuando no me puedo bañar tan seguido. Porque en Bolivia iba a los mercados, en Perú también era bastante fácil, pero en otros lugares no y esa parte sí que me molesta… (y se nota en la voz que le molesta).

La pregunta que se hacen todos es: ¿Cómo se financian?

(Mientras respondían esta pregunta estaban estacionados en un pueblito colombiano del Eje Cafetero buscando financiamiento ¡Miren la foto que nos mandaron para contestarnos!)

Cómo financiar un viaje de Argentina a Alaska
Foto enviada por Cyntia en directo por WhastApp desde Pereira, Colombia.

Los cuadritos son totalmente hechos por nosotros. El marco… bueno las frases las calcamos pero atrás le ponemos el papelito de color, el ganchito, todo. Y pulseras cada vez estamos haciendo menos nosotros porque en los mercados se pueden conseguir muy económicas y llevan mucho tiempo.

Nuestro fuerte son los cuadros. Acá en Colombia nuestro fuerte en realidad es el cartel que pusimos atrás que dice: “¿Nos ayudás con un galón de gasolina?”. La gente colabora tanto que hay días en los que sacamos más de donaciones de lo que vendemos.

Los chicos se abrieron en canal en Youtube para compartir su día a día. Hacen unos videos con mucha producción y dedicación. A nosotros nos encanta mirarlos porque, además de que son muy entretenidos, nos hace imaginar en cómo será el día que viajemos en auto.

¿Cómo es el detrás de escena de los videos que publican en el canal de Youtube?

(Contesta Andrés, responsable de la dirección, guión y producción audiovisual)

Al principio mostrábamos lo que hacíamos y poníamos imágenes. Después empezamos a hablar atrás de los videos porque pensábamos que gustaba, y después empezamos a escuchar más a la gente lo que decía y lo que quiere es información: cómo prepararse para el viaje, lo peor y lo mejor que nos pasó. Entonces empezamos a hacer los videos hablándole a la cámara. Es pensar qué le puede llegar a interesar a la gente y tratar de explicarlo, contarlo con los videos. Aunque en realidad es un hobby. Me di cuenta en el viaje que me encanta hacer videos y compartir nuestra experiencia; por eso lo empezamos a hacer. Y mostrar un poco el día a día.

(Lo que Andy no dice: él la tiene que convencer durante tres o cuatro días a Cyntia para que hable a cámara hasta que al final accede).

Viaje de Argentina a Alaska
Cyntia dice de Andrés: “Es súper divertido, siempre anda de buen humor y por eso tenemos el canal de Youtube.”

¿Cuáles son las ventajas de viajar en auto?

Para mi como ventaja es el hecho de que uno no tiene que viajar con el peso, puedo llevar más cosas. Por eso yo accedí a salir con el auto y no como mochilera. En nuestro caso podemos hacer este tipo de artesanías; uno se puede explayar más. Como mochilero tenés que llevar cosas más pequeñas. También, uno puede dormir en el vehículo. Cuando tenemos ganas frente a lindo paisaje de quedarnos, nos quedamos y punto. Tenemos todo lo que necesitamos. Y a la hora de vender, como es un auto particular, nos ayuda muchísimo.

¡Y podemos levantar a muchos mochileros en la ruta!  (¡Los queremos chicos!)

¿Y las desventajas?

Como desventaja los temas de mantenimiento, que se rompa algo grande y tengas que desembolsar mucho dinero (como nos pasó en Cochabamba con el motor o en Perú con la caja de cambios).

Y también que es mucho más importante respetar los plazos en los países con un vehículo que una persona sola. Si te pasás, en Perú el vehículo te lo quitan, en Ecuador son 400 dólares diarios. Y eso es una limitación porque tenés que correr sí o sí.

¿Cuál fue el mayor desafío que tuvieron que superar?

El mayor desafío fue cuando, a no muchos kilómetros de donde arreglamos el motor, se nos rompe la caja de cambios en Arequipa, que también la habíamos arreglado. Entonces, después de seis meses de estar haciéndole arreglos a la camioneta constantemente, nos sentíamos desanimados.

Ese fue el mayor desafío: volver a tener ánimo para seguir, sabiendo que podían llegar aparecer nuevas roturas porque no le habíamos hecho los arreglos necesarios antes de salir. Seguir teniendo ganas de viajar con las dificultades que aparecieran.

De Argentina a Alaska en auto
“Ese fue un poema que nos leyó un señor que hospedó en Perú. Nos sentíamos tan mal que no sabíamos si abandonar el viaje. Me llegó muchísimo por todas las palabras que acompañaron a ese poema”. Cyntia.

Hasta el momento ¿Cuál es el mayor aprendizaje que tuvieron?

 Aprendizaje son varios. Pero el más grande es que lo que te propongas lo podés lograr. Sea lo que sea. Hace dos años me parecía impensado una vida en la que no tenga deudas y en la que pueda vivir tan relajado, manejando los horarios, disfrutando, eligiendo a cada minuto qué es lo que vamos a hacer. Me parecía solo un deseo, una utopía. Y fue tan simple que incluso me sorprende. Es un miércoles o un viernes y estamos disfrutando de un río o una montaña o de estar con la gente. Hace dos años era totalmente una locura.

Uno tiene que enfocarse en lo que quiere y en la medida que uno se lo propone como un objetivo inamovible uno se va acercando a eso que quiere y aparecen las oportunidades. Uno primero tiene que proponerse lo que quiere y dar los primeros pasos hacia el vacío, entonces las cosas llegan. Ese es el mayor aprendizaje.

(Te recomendamos leer “Aprendizajes de vivir viajando” que escribimos cuando cumplimos un año de viaje)

Una vez, cuando tuvieron algunos (bastantes) problemas con el auto dijeron “nuestra meta no es Alaska”…  ¿Qué significa para ustedes este viaje?

Este viaje es llegar a una mejor versión de nosotros mismos. Elegimos Alaska porque salimos desde el extremo sur, vamos hacia el extremo norte. Por nosotros conoceríamos el mundo completo. Pero lo que veíamos de otros viajeros era que se conocían a sí mismos, que se enfrentaban a desafíos y los superaban, que aprendían más sobre sí mismos. Ese es nuestro objetivo.

Yo tenía muchas estructuras y esas estructuras se fueron cayendo muchísimo. MI rigidez con el orden, con la limpieza, con los horarios, con la manera de ganar el dinero. Yo soy contadora, trabajaba en una oficina… tenía muchos prejuicios de vender artesanías y todo eso fue cambiando; me volví mucho más flexible.

Para nosotros este viaje significa “un crecimiento interior”. Conocernos y trabajar en ser mejores personas.

¿Tienen un itinerario definido?

No, itinerario definido no. Vamos hacia el norte, sin apuro pero sin pausa –con muchas pausas en realidad-. Y el itinerario lo vamos armando en el momento según lo que nos cuenta la gente y lo que nos atrae y así seguimos. Y a veces si estamos en un país en el que no se vende tan bien, lo que tenemos en cuenta es eso. Pero es lo de menos.

De Argentina a Alaska en camioneta
Ruta de las Cascadas, Ecuador. (FOTO: de ellos)

Después de un año y ocho meses de estar viajando, llegaron a Colombia. ¿Tienen pensado cuándo llegar a Alaska?

No, ni idea. Pero sabíamos que otros viajeros habían tardado tres y medio o cuatro, entonces empezamos a decir eso. Pero ahora estamos viendo que ya llevamos un año y ocho meses de viaje y calculamos que vamos a necesitar otros tres para llegar hasta a Alaska, considerando el tiempo máximo que tenemos para estar en cada país, que es lo que venimos haciendo hasta acá.

Después de llegar a Alaska… ¿Qué sigue?

Después de Alaska la idea es buscar una forma de volver y después queremos darle una vuelta a la Argentina con esta misma camioneta de unos tres o cuatro añitos recorriendo todo el país. Un poco porque como la camioneta es de allá, la gente ya la conoce y fue muy linda la experiencia recorriendo el norte del país; y otro poco porque es tan grande y hay tantas cosas para conocer que me llama mucho eso.

Comparto lo de recorrer la Argentina. Pero los papás se ponen grandes y yo los extraño así que no quiero pensar tanto qué vamos a hacer después. Me gustaría eso pero cuando lleguemos vemos…

De Argentina a Alaska en Estanciera
“Es de Albert Espinosa. Y lo hemos visto manifestarse en un montón de cosas nuestras cuando pedíamos cosas locas y aparecían y con cosas que aún están a punto de aparecer como el cruce a Panamá”. Andrés.

Hasta Alaska, no paran.

¿Les interesó la historia? ¡Los pueden acompañar en las redes sociales hasta que lleguen a Alaska!

No dejen de visitar (y suscribirse) al canal de Youtube “Viajar Vale la Pena”. Una superproducción sobre la vida arriba de una Estanciera.

Los encuentran en Facebook también. Si ponen Me Gusta a la fanpage se van a enterar por dónde andan y qué están haciendo.

Fotos buenísimas de todos los lugares que recorren, la vida cotidiana arriba de una Estanciera e historias en Instagram.

¡Les aseguramos contenido de calidad en todos sus canales!


¿Te interesa viajar en auto por América?

Si tenés ganás de hacer un viaje de Argentina a Alaska en auto podés leer la historia de Che Toba y su familia, que ya llevan recorridos miles de kilómetros por todo el continente, o visitar el blog de los chicos de Te Quiero Hasta Alaska que llegaron hasta allá en una Kangoo. Si tenés ganas de acompañar a unos viajeros que acaban de empezar con esta locura, buscá en Facebook a Un Viaje Americano; quieren unir los extremos del continente arriba de una utilitaria. Y obviamente, la referencia obligada para cualquiera que quiera viajar de Argentina a Alaska son los fantásticos Zapp.

¿Qué pensás sobre viajar de Argentina a Alaska en auto? ¿Tenés alguna experiencia para compartir? Dejanos tu mensaje en “Comentarios” así hacemos de este blog un “ida y vuelta”.

facebook-profile-picture

Acerca de Trayectorias

Somos Marian y Camu, novios, pareja, concubinos, convivientes y compañeros, entre otros rótulos que tenemos acumulados. Hace un tiempo estrenamos uno nuevo, el de viajeros. Luego de varios años juntos decidimos salir a emprender un estilo de vida en permanente movimiento.

¿Un comentario, una sugerencia, una reflexión? ¡Conversemos!

Close
A %d blogueros les gusta esto: