Transporte en Brasil ¿Cómo conviene viajar?

El transporte en Brasil es uno de los mejores de Sudamérica: colectivos grandes, sistemas integrados con subterráneos y trenes, carriles exclusivos, buses de larga distancia puntuales y con todas las comodidades, barcos en la región de la Amazonía. La contra de todo esto: es caro.

En esta nota, recopilamos información sobre todo lo relacionado al transporte en Brasil para que puedas organizar tu viaje. Tené en cuenta que todo lo que contamos es a partir de nuestra experiencia.

En las ciudades, los colectivos (o que se llame en cada país el ómnibus de corta distancia) tienen molinetes. No hay nada más incómodo para dos mochileros que este sistema. Apenas pasan las señoras con cartera, obvio que nosotros no pasamos. Hay que subir las mochilas por atrás y correr a la puerta de adelante -y confiar que en esos segundos nadie te las robe-.

Colectivos para viajar por Brasil
Imaginen pasar con las mochilas por esa puerta y molinete.

Hay otros colectivos que a los molinetes los tienen al fondo, y por lo tanto la puerta de entrada es atrás. Muchísimas veces nos quedamos mirando al chofer preguntándole con señas por qué no nos abría la puerta hasta que entendíamos que teníamos que ir a la puerta trasera. Y ahí corríamos para que no se vaya.

El punto a favor es que no hace falta ninguna tarjeta especial; con monedas o efectivo se puede pagar tranquilamente porque siempre hay un cobrador, justamente en el molinete.

El boleto mínimo del colectivo es de R$ 3,8; en la mayoría de los casos. El metro sale R$ 4 aunque sólo hay en Río de Janeiro, San Pablo y Brasilia. Brasil es el país de Sudamérica con más líneas de subterráneos. (Estos datos son de 2016).

En las grandes ciudades funciona el sistema de bicicletas públicas -podríamos llamarlo así.- Nosotros lo usamos en Brasilia. Es necesario instalarse una aplicación en el celular -en cada ciudad es distinta- y la cuenta hay que hacérsela con datos de brasileros; por eso nosotros usamos los de nuestros amigos. Siempre hay alguien dispuesto a ayudar.

El transporte de larga distancia en ómnibus es muy caro. En general casi siempre de buena calidad y con diferentes opciones y sólo en muy pocas ocasiones (trayectos entre pueblos en medio de la nada) nos subimos a buses destartalados. Según nuestra investigación -muy poco exhaustiva- el costo promedio en bus es de R$ 10 por cada 100 km.

Transporte de larga distancia para viajar a Brasil
Pasamos muchas horas arriba de los buses (hasta 30 hs). A veces tuvimos que trabajar a bordo.

En internet es muy fácil encontrar todas las compañías y horarios para no tener que ir hasta la Rodoviaria a averiguar. En general no se puede comprar online porque todos estos sitios piden datos de brasileros -no dan la opción de pasaporte- o por las tarjetas de crédito -sólo aceptan tarjetas emitidas en Brasil-. Pero una vez encontramos el pasaje que necesitábamos en una plataforma que acepta  PayPal así que usamos nuestra cuenta sin problemas.

Algunas de esos sitios son: Guiché VirtualRodoviaria On Line y Click Bus.

En relación a la infraestructura, Brasil está muy adelantado. En todos los lugares, encontramos buenas Rodoviarias (terminales de buses) aptas para pasar varias horas -incluso la noche- pero los baños se pagan aparte. Las rutas en general están bien, salvo excepciones como de Macapá a Oiapoque, que es casi intransitable con auto.

Antes de viajar a Brasil tenés que saber que las distancia son enormes. La sensación es que es inabarcable y que nunca vas a salir del país. Por eso, los brasileños con los que nos quedábamos nos solían recomendar viajar en avión dentro de Brasil. Lamentablemente, las famosas promociones de Gol -en las que podés comprar pasajes más baratos que en bus- nunca las encontramos. ¡Suerte! La otra aerolínea es Azul Linhas Aéreas.

¿Tren? Bastante poco. De Porto Alegre a la Serra Gaúcha (lo experimentamos y recomendamos) y de Belo Horizonte a Espíritu Santo. También hay uno urbano en Salvador de Bahía y otro en Fortaleza.

Uber se merece una mención especial porque en más de una ciudad es una opción muy conveniente para movilizarse; aceptan efectivo además del típico pago con tarjeta de crédito.

Obviamente, como en casi todos lados, existe la posibilidad de alquilar un auto. Nosotros por ejemplo, estando en Río de Janeiro, alquilamos auto para ir y volver a Buzios. Nos salió casi lo mismo que pagar un bus de ida y vuelta y los traslados dentro de Buzios. Y obviamente nos movimos con mucha más libertad. También lo hicimos en la Serra Gaúcha donde no hay muchas opciones para moverse.

Los barcos no son tan de primer nivel como los buses, sin embargo tienen una magia especial. Para recorrer la Amazonía prácticamente no hay otra manera. Si bien se pueden unir los principales puntos en avión el transporte por excelencia es el barco, o la lancha o la barcaza. Cuando las distancias superan las 24 hs el pasajero se debe llevar su hamaca. Las condiciones de higiene y comodidad no son las mejores, pero bien vale la pena navegar por el Amazonas de la forma en que sea. Nosotros lo hicimos de Belén a Macapá y de Manaos a Tabatinga.

Viajar a Brasil para conocer el Amazonas
Viajando por la Amazonía.

¿Y hacer dedo? La carona -como se dice en portugués- no nos resultó. Solo muy pocas veces tuvimos éxito y la mayoría -después de varias horas esperando- nos subimos a un bus. De hecho tuvimos dos de las peores experiencias haciendo dedo.

Una, llegando a Ouro Preto nos dejaron a las afueras de la ciudad en plena noche. El camionero nos dijo que nos dejaba en una parada de bus local para llegar al centro.  Donde nos dejó no había ninguna parada, solo una ruta con una banquina muy angosta y todo oscuro. Fueron cuatro kilómetro con las mochilas, de noche, en un lugar que no conocíamos. Sinceramente tuvimos mucho miedo, pero no pasó nada malo.

La otra experiencia negativa fue en el estado de Bahía: tardamos 24 hs horas en algo que pensábamos que íbamos a tardar 8 y terminamos gastando más plata que si nos hubiésemos tomado un bus directamente. Ahí fue cuando nos dimos cuenta en Brasil muchas veces “hacer dedo no funciona“.

Si sos argentino (como nosotros), probablemente te estés preguntando por el tema del auto. La respuesta es sí. Tanto si te vas de vacaciones como si planificás un viaje en auto por el continente.

Si vas por unas semanas, te recomendamos como mucho que vayas hasta Río de Janeiro. Ahí te recomendamos que ingreses al sitio web En Auto a Brasil. Si vas a hacer un viaje largo y pensás recorrer la mayor parte de Brasil, tené en cuenta que hacia el norte probablemente tengas que subir el auto a algún barco que atraviesa la Amozonía.

Obviamente, toda esta información te va a ser de mucha utilidad si viajás por tu cuenta. Si sos de los que tiene pocos días y querés tener todo resuelto y aprovechar cada minuto de tus vacaciones, probablemente tu convenga poner en el buscador Paquetes Brasil y seguramente encuentres muy buenas opciones: Aéreos, hospedaje y excursiones básicas incluidas.

Estas fueron los consejos del transporte en Brasil. Te invitamos a leer todas las recomendaciones para viajar por Brasil en la nota completa donde incluimos hospedaje, comida, lugares turísticos y hasta cómo hablar portuñol.

 

 Esta publicación tiene un enlace patrocinado. Después de escribir la nota, una agencia nos ofreció darnos una remuneración a cambio de incluir un link. Nosotros aceptamos porque consideramos que no afecta el sentido del artículo y nos ayuda a seguir con nuestro proyecto.
facebook-profile-picture

Acerca de Trayectorias

Somos Marian y Camu, novios, pareja, concubinos, convivientes y compañeros, entre otros rótulos que tenemos acumulados. Hace un tiempo estrenamos uno nuevo, el de viajeros. Luego de varios años juntos decidimos salir a emprender un estilo de vida en permanente movimiento.

¿Un comentario, una sugerencia, una reflexión? ¡Conversemos!

Close