Por los hielos de El Calafate

El color verde-azul-turquesa del Lago Argentino nos dejó con la boca abierta cuando lo vimos desde el avión. Al salir del aeropuerto tuvimos que cerrar la boca para no enfermarnos con el viento patagónico. Un viento frío que nos dio la bienvenida y nos hizo respirar rápidamente un aire especial, un aire distinto al que solemos respirar, un aire que venía del hielo. Estábamos contentos, habíamos llegado a El Calafate, uno de los destinos más famosos y visitados de la Argentina y de Sudamérica. Solo restaba averiguar por qué es un destino tan deseado. Seguí leyendo y te vas a enterar la respuesta, o dicho de otra forma, vas a saber qué hacer en El Calafate

que-hacer-en-el-calafate-1
Llegando a El Calafate

¿Qué es lo que hace que El Calafate sea un lugar especial y distinto? Básicamente el hielo. Si, desde el pueblo de El Calafate se puede tener una relación muy cercana e intensa con el hielo. En realidad, cuando decimos hielo nos estamos refiriendo a glaciares, enormes masas de hielo formadas a partir de la acumulación de nieve que se va comprimiendo hasta quedar en estado sólido.

Normalmente en los paisajes fríos de montaña (Pucón, Bariloche, Mendoza, por dar algunos ejemplos) se pueden ver y encontrar grandes cantidades de nieve en invierno. Durante el verano, el sol y el calor derriten esa nieve y al invierno siguiente, cuando comienza a nevar nuevamente, ya no queda rastros de la nieve del año anterior. O, mejor dicho, solo quedan rastros en las alturas que suelen ser de nulo o difícil acceso para el común de los mortales.

Lo que pasa en varios puntos cercanos a El Calafate es que la nieve no se llega a derretir en su totalidad y así se va solidificando año tras año, capa sobre capa. Este fenómeno que normalmente se da en los valles que se forman entre las montañas de la Cordillera de los Andes, en El Calafate ocurre además en lugares accesibles para los viajeros y turistas. Eso es lo que lo hace especial. Todos los glaciares que llegan a sectores de fácil acceso, vienen “bajando” de los Campos de Hielo Patagónicos Sur, la tercera masa de hielo continental más grande del planeta, después de la Antártida y Groenlandia.

Nosotros, si bien siempre vivimos en la llanura del Río de La Plata, tuvimos cierto contacto con la nieve y por eso es que podemos afirmar que el hielo es otra cosa, el hielo tiene un atractivo diferente. Quizás sean su dureza y solidez. Quizás sea su inmensidad producto de acumulaciones históricas. Quizás sea su capacidad de refractar e iluminar. Quizás sea que no podés parar de mirarlo.

Además del lugar, para nosotros también era un momento especial: después de casi tres años de haber cambiado de estilo de vida, por primera vez estábamos de vacaciones. Si, porque si bien vivimos viajando, hasta ese momento nunca nos habíamos tomado vacaciones. Así que llegamos a El Calafate sin computadoras y sin preocupaciones, solo con la intención de descansar, disfrutar de la naturaleza y recargar energías.

¿Qué hacer en El Calafate?

A esta altura, no les debería quedar dudas de que lo más impresionante de El Calafate son sus glaciares, por eso la mayoría de lo que hicimos y recomendamos tiene que ver con vivir los glaciares de diferentes formas.

Contemplar el hielo

Si tenés pocos días para visitar El Calafate lo que no podés dejar de hacer es ir al Glaciar Perito Moreno (obvio, ¿no?). Como mínimo tenés que dedicar un par de horas a contemplar esa masa de hielo inmensa e imponente.

que-hacer-en-el-calafate-glaciar
¡Hola hielo!

Una opción es ir con las compañías de transporte (Caltur y Taqsa) que hacen viajes regulares hasta el Parque Nacional los Glaciares, a 80 km de El Calafate. Normalmente van y vuelven una vez a la mañana y otra vez a la tarde. Una vez en el Parque, hay que pagar la entrada.

En nuestro caso, como ya habíamos contratado varias excursiones con la misma agencia, nos bonificaron un tour por el día completo. El tour consiste en el traslado y guiado desde el hospedaje hasta el Parque, ida y vuelta (la entrada sí tuvimos que pagarla). Una vez allí, tuvimos tres horas en las que elegimos pasear por los 4 kilómetros de pasarelas desde donde vimos el glaciar desde todos los ángulos y distancias posibles. Por momentos estábamos tan cerca que perdíamos dimensión de su inmensidad. El crujido de los desprendimientos, casi siempre invisibles, nos mantuvo en estado de alerta permanente, con la ilusión de ver algunos hielos caer. No vimos grandes desprendimientos, pero si algunas caídas de hielo seguidos de fuertes estruendos.

Las instalaciones del Parque son de primer nivel. Las pasarelas están impecables y existen tres circuitos distintos para hacer. Uno de los tres es totalmente accesible para personas con movilidad reducida, incluso hay un tramo que se puede hacer en ascensor. Al interior del Parque hay un transporte gratuito que une los dos puntos principales, uno en frente al Glaciar y otro sobre el Lago Argentino sobre la cara norte.

Una alternativa, cuando se va por el día completo, es navegar por el Brazo Rico del Lago Argentino para ver la cara sur del glaciar desde el agua. Nosotros no lo hicimos porque la vista es la misma que ya habíamos tenido el día que caminamos por sobre el glaciar (más abajo contamos esa experiencia). Por eso, preferimos dedicar todo el tiempo disponible a contemplar el glaciar. Tres horas pueden parecer suficiente, pero créannos si decimos que no nos podíamos despegar, que no nos queríamos ir y que nos hubiésemos quedado hasta que nos echen. Ninguna foto puede transmitir la atracción que nos generó el Glaciar Perito Moreno.

que-hacer-en-el-calafate
Pasarela principal.

Caminar sobre el hielo

Si mirar el glaciar Perito Moreno es hipnotizante, imaginen lo que es pisarlo. No solo pisarlo, sino caminarlo, perderse entre sus grietas, tocar sus durezas, espiar sus agujeros, mojarse en sus lagunas. La experiencia de caminar sobre el Perito Moreno no la vamos a olvidar nunca. Una vez que, con los grampones puestos, pudimos dominar la técnica para caminar relajadamente fue todo disfrute. La cantidad de grietas, desniveles, lomas y huecos que tiene el glaciar en su superficie son muchas más que las que uno se imagina cuando lo ve de lejos. Acercarse a la masa de hielo es una sensación muy particular, por un lado se siente frío. Por otro lado se siente que lo que parece inalcanzable, de pronto está ahí, a unos pasos de distancia. Pasos que transitamos y sin ser muy conscientes dejamos la tierra para pisar el hielo.

que_hacer_en_el_calafate_trekking

Antes de comenzar esa excursión, el tour que contratamos nos dejó 40 minutos “libres” para poder ver el Perito Moreno desde las pasarelas. Si leyeron hasta acá sabran que ese tiempo nos parece poco, pero lo decimos para que si van con pocos días, y tienen que priorizar, sepan que si hacen la caminata sobre el hielo, también van a poder ver el glaciar desde las pasarelas.

que-hacer-en-el-calafate

Además como yapa, para llegar al punto en donde comienza la caminata es necesario cruzar navegando el brazo Rico del Lago Argentino. Esa navegación de unos 20 minutos, es a menos de 100 metros de la cara sur del glaciar.

que_hacer_en_el_calafate_navegacion
Así se ve la cara sur del glaciar desde la embarcación que te lleva a hacer el minitrekking.

En resumen, si tuviesen solo un día para ir al Glaciar, esta excursión es la que más variadas vistas y experiencias les va a dar del Glaciar Perito Moreno.

El tour que hicimos nosotros es conocido como el Minnitrekking y básicamente consiste en caminar una hora y media por sobre el glaciar junto con un grupo de unas 15 personas. Es apta para casi todos: de 12 a 60 años. También hay una opción conocida como Big Ice en la que se camina alrededor de tres horas y medias sobre el hielo y que lógicamente es un poco más exigente.

Navegar entre hielos

Cualquier navegación es una experiencia interesante. Al menos así lo sentimos nosotros. Navegamos los fiordos del Océano Pacífico camino a la Carretera Austral en Chile, atravesamos en barco la amazonía de Este a Oeste en Brasil e incluso el comienzo de nuestro estilo de vida itinerante fue navegando el Río de la Plata hacia Carmelo, Uruguay.

Así que no quisimos desaprovechar la posibilidad de navegar el Lago Argentino. Lo que hicimos fue una excursión de medio día (desde las 10 hasta las 15 hs) conocida en El Calafate como Ríos de Hielo Express. La embarcación sale de Puerto Bandera y navega por diferentes brazos del Lago Argentino para ver desde el agua primero el glaciar Upsala y después el Spegazzini.

En el camino nos cruzamos con témpanos (desprendimientos de los glaciares) de todos los tamaños. Algunos eran pequeños trozos de hielo y otros eran más grandes que el barco. Jugamos a imaginar hasta dónde podrían llegar en su navegación errante y a la deriva. Las tonalidades de azul que reflejaban los témpanos fueron infinitas, pese a que el día estaba muy nublado. No nos queremos ni imaginar cómo debe ser hacerlo a pleno sol. Ya estábamos felices de haber visto los témpanos, así que cuando empezamos a ver los glaciares entramos en un estado de hiper-emoción.

Al glaciar Upsala lo vimos desde lejos, ya que existe una limitación para acercarse debido al riesgo de desprendimiento. Digamos que nos llamó más la atención un témpano enorme que teníamos más cerca.

Después seguimos por el Brazo Spegazzini hasta llegar a menos de 50 metros del glaciar con el mismo nombre. Ahí se nos voló la cabeza. Sacando la experiencia de caminar sobre el Perito Moreno, fue lo más cerca que estuvimos de un Glaciar. Sus más de 100 metros de alto sobre el nivel del agua lo ubican como el más alto del Parque Nacional los Glaciares. Una locura.

Algo a destacar de esta excursión es que frente a cada Glaciar y frente a grandes témpanos estuvimos un buen rato, más que suficiente para que los muchos turistas (de cualquier parte del mundo) pudiéramos mirar, filmar y sacar fotos tanto como quisiéramos o tanto como aguantáramos el frío.

Empresa concesionaria: http://www.solopatagonia.com/reservas/reservar-pasaje

Otras actividades para hacer en El Calafate

Sin necesidad de alejarse tanto del pueblo ni entrar al Parque Nacional existen otras opciones para disfrutar de El Calafate.

Laguna Nimez

Que-hacer-en-el-Calafate-laguna

A la Reserva Ecológica Laguna Nimez llegamos caminando desde el centro de El Calafate. Una vez ahí, empezamos una caminata de una hora y media, bordeando la laguna, pudimos ver especies de aves autóctonas como teros, patos, flamencos y muchas más que no recordamos. Todo el tiempo podíamos ver el Lago Argentino que nos encandilaba con el color turquesa. Y también sentir el viento inagotable y hóstil.

En una parte del recorrido salimos de la reserva para ir a la orillas del Lago, en donde encontramos un reparo del viento y pudimos comer unos sándwiches que habíamos llevado. No es un paseo espectacular, pero es una buena opción para pasar un rato en un entorno natural. 

Tiene costo (nosotros fuimos un domingo y había 2×1) y la entrada te sirve por una semana.

Centro de Interpretación Histórica Calafate

Es un museo que da cuenta de la historia de la región, tanto en aspectos naturales y geológicos como históricos y culturales. Cuenta sobre cómo se formó y pobló esta parte de la Patagonia hasta tener las características actuales. También cuenta cómo fue el genocidio que sufrieron sus habitantes originarios a manos de distintas olas de invasores.

Es una visita para hacerla como mucho en un par de horas, pero hay que ir fresco mentalmente y con muchas ganas de leer y aprender. Al finalizar el recorrido, te invitan con un mate.

Glaciarium

Es un museo y centro de interpretación de glaciares dedicado a la divulgación del Hielo Patagónico. Nosotros no fuimos y solo lo vimos desde la ruta, por eso si les interesa saber más lo mejor que pueden hacer es ingresar a su sitio: http://glaciarium.com/es/

Cabalgatas

Esto tampoco lo hicimos, pero los guías que conocimos nos indicaron que una de las actividades típicas de la zona es hacer excursiones en caballos por la estepa patagónica bordeando el Lago Argentino.

Recomendaciones e información general para visitar y moverse en El Calafate

Lo primero que un futuro visitante de El Calafate tiene que saber es que es un destino caro. Nunca terminamos de saber si es por su lejanía con ciudades grandes o por su afluencia de turismo internacional, pero lo cierto es que El Calafate es caro por donde se lo mire. Obviamente, por lo dicho líneas arriba, se habrán dado cuenta de que para nosotros vale la pena la inversión.

Si bien existen compañías de transporte para ir al Parque Nacional, sus costos están lejos de los de un transporte público. En general termina siendo más conveniente contratar los traslados incluidos en los tours. Por ejemplo no le vemos mucho sentido a contratar un traslado para una vez en el glaciar contratar el Minnitrekking. El precio final va a ser igual y uno mismo tiene que cuidar la coordinación de traslado y excursión.

La situación es diferente si uno está con auto, ahí sí conviene contratar las excursiones sin traslados.

Para los que llegan en avión, para ir del aeropuerto al pueblo hay que conseguir traslado para hacer la distancia de 16 kilómetros. Se puede ir en taxi, obviamente la opción más cara, o se puede contratar un traslado de alguna agencia. Normalmente si ya se contrató algún tour con una agencia, es probable que incluyan de “cortesía” los traslados al aeropuerto. Por ese motivo es recomendable tener contratada alguna excursión antes de llegar a El Calafate, así se ahorran la ida y vuelta al aeropuerto, que por cierto no es nada barata, por lo corto del viaje.

La opción que resuelve todos los traslados obviamente es alquilar un auto. En ese caso si llegan en avión les conviene alquilarlo en el aeropuerto (Avis es una de las opciones), así no tienen que pagar ningún traslado y optimizan lo pagado en el auto. El auto también puede permitir moverse a El Chaltén con más libertad que con transporte públicos. Todo sobre este pueblo cercano a El Calafate lo pueden leer en Los senderos de El Chaltén.

Si sos fanático de la Patagonia te recomendamos leer: Por los senderos de El Chaltén y Guía para recorrer la Carretera Austral 
En El Calafate, dentro de El Parque Nacional Los Glaciares, las excursiones que hay están concesionadas, es decir que no hay forma de hacerlas por empresas fuera de la concesión. Por ejemplo la excursión de Minitrekking o Big Ice, la hace solo una empresa. Lo mismo con las navegación que hicimos nosotros. Esto hace que más allá que hay varias agencias en El Calafate, en definitiva las excursiones son las mismas. Lo que puede variar entre agencias es el tipo de vehículo y el guiado, pero no más que eso. La recomendación es que averiguen con anticipación e intenten contratar todo con la misma agencia así consiguen mejores descuentos y beneficios, ya que la experiencia de las excursiones va a ser igual.

En general las excursiones no incluyen ni comida ni la entrada al Parque Nacional Los Glaciares. La entrada al parque debe pagarse por día y no existe ningún descuento ni incentivo para aquellos que van más de un día (a diferencia de otros Parque Nacionales, como el de Iguazú por ejemplo). En relación a la comida, en el Parque hay lugares en donde poder comprar, pero es tan ridículamente caro -una estafa prácticamente- que hasta las propias agencias te recomiendan siempre llevar vianda.

Podríamos incluir en esta nota los valores de los tours, excursiones y traslados, pero como varían por temporada (alta, media y baja) y año tras año preferimos dejarles el acceso a la web de la Secretaría de Turismo del Calafate, en donde podrán encontrar toda la información actualizada: www.elcalafate.tur.ar

Si tenés alguna duda puntual, dejanos tu comentario y te respondemos.

¿Dónde dormimos en El Calafate?

Por como organizamos nuestro viaje, estuvimos en El Calafate en dos momentos, antes y después de ir a El Chaltén, así que nos hospedamos en dos lugares diferentes.

Calafate Hostel

Primero paramos en uno de los hostels más importantes y grandes del pueblo, Calafate Hostel. Dormimos en la parte de la hostería, en una amplia habitación matrimonial con baño privado y abundante desayuno incluído. Si bien, como estábamos de vacaciones preferimos una habitación privada para descansar mejor, al ser un hostel también teníamos a la mano las principales ventajas que da un hospedaje de este tipo: el uso de una cocina común y el encuentro con viajeros de todo el mundo. Todo en una construcción típica de la zona y muy bien calefaccionado. 

Más info de Calafate Hostel >

Apartamentos Lourdes

En nuestro regreso a El Calafate, optamos por un lugar en el que tuvimos total libertad, tranquilidad y privacidad. Fuimos a “Apartamentos Lourdes” un complejo recién estrenado por emprendedores locales, en el que contamos con un “duplex” completo, con cocina y comedor para nosotros solos además de una muy buena conexión a internet y TV con cable. Aprovechamos para hacer vida hogareña, dormir siestas, cocinar -y comer mucho- y recuperarnos de las caminatas de El Chaltén. Si te interes esta opción podés escribir directamente al Whatsapp: +54 9 2966 63 2036

Más info de Apartamentos Lourdes >

¿Dónde comimos en El Calafate?

En El Calafate hay todo tipo de propuestas gastronómicas, que en general se caracterizan por ser caras y (no siempre) sofisticadas. Algún cordero patagónico o carnes al disco son algunos de los platos que merecen ser probados si es que les da el presupuesto. Nosotros en general nos cocinamos, por eso elegimos hospedajes con esa posibilidad.

Una noche nos invitaron de Pluschow Resto a probar sus hamburguesas caseras. Nos encontramos con unos manjares que nos dejaron de cama. Además conocimos la historia de Gunther Pluschow un piloto, viajero y aventurero alemán que fue el primero en volar y generar imágenes aéreas de la zona. El dueño de la hamburguesería no solo dio su nombre al emprendimiento, sino que realizó una ardua búsqueda de información y documentos para compartir la historia de este alemán (Incluídas gestiones internacionales con fabricantes de aviones). Parte de ese material está exhibido en el local y son una gran inspiración. Si quieren comer bien (ricos postres incluídos), a precios accesibles y además conocer una historia de superación y desafío pasen por la hamburguesería Pluschow.

Más info de Pluschow Resto en su facebook.

Un tip para los golosos: Si van a El Calafate no pueden dejar de probar el helado sabor a la fruta calafate, aunque sea para conocer su gusto. El veredicto nuestro es: el 50% lo disfrutó y el otro 50% no.

 

¿Todavía tienen dudas de qué hacer en El Calafate? Dejen sus comentarios para que podamos ayudarlos a decidir.

 

 Esta publicación está patrocinada. Es una de las formas que usamos para viajar: mencionar una marca, empresa u organismo a cambio de un producto/servicio/remuneración. Todo lo que escribimos es subjetivo, está basado en nuestra experiencia y redactado con mucho ♥.

 

Notas Relacionadas

Comentarios (2)

¡Hermoso relato que activó mis ganas de volver!!! Y se nota que pasaron unas lindas vacaciones????

Nos encanta despertar en los otros las ganas de viajar. ¡Sí, la pasamos genial!

¿Un comentario, una sugerencia, una reflexión? ¡Conversemos!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡ESTAMOS TRABAJANDO EN UN NUEVO SITIO!

Estamos cambiando nuestro hogar digital y por eso puede ser que haya algunas secciones que no se ven tan bien como quisiéramos. Pronto terminaremos de ponerlo a punto y tendremos un nuevo sitio más atractivo y con más información. Suscribite así te enterás cuando esté terminado y todas las novedades de nuestra vida itinerante.