Más de 7000 kilómetros de playas de Brasil

Google dice que mensualmente 100.000 personas buscan la frase “playas de Brasil” en Internet (en español). Si vas a viajar a Brasil en busca de playa, tenés que saber que hay más de siete mil kilómetros de costa; así que te recomendamos elegir bien a dónde ir.

Durante nuestro viaje de seis meses por el gigante sudamericano, decidimos pasar por varios de los destinos de playas para vivir en persona qué es eso que tienen las playas de Brasil.

Como nos fue imposible conocer todo el litoral brasileño, no tenemos información de primera mano de todas las playas. Pero lo que hicimos para armar una guía lo más completa posible fue juntar las experiencias de distintos viajeros que durante el último año también se dedicaron a recorrer las playas de Brasil.

Mucha de la información es subjetiva, porque depende del momento del año en que fue cada uno, de la expectativa que tenía y de lo que encontró. Pero igualmente, hay información de cada una de las playas para todos los que están pensando en pasar las vacaciones o los que están armando un itinerario un poco más largo.

Después de terminar de leer toda la info sobre las playas de Brasil, te recomendamos leer la “Guía para viajar por Brasil“.

La intención es dar un panorama general y el que esté interesado en algún lugar particular o recorrido, se contacte con quien estuvo en cada playa y le pida más detalle. Como siempre, la idea de quienes escribimos y tenemos blogs de viajes es compartir nuestra experiencia con futuros viajeros y así motivarlos y ayudarlos a concretar sus viajes.

Playas de Brasil: más 7000 kilómetros de arena y mar

Como hay decenas de playas en toda la costa de Brasil, decidimos agruparlas por regiones o zonas. Esta categorización es totalmente arbitraria y están ordenadas de sur a norte.

Índice

RECUERDEN: NO ESTÁN TODAS LAS PLAYAS DE BRASIL, PERO SÍ HAY MUCHAS.

Playas del sur de Brasil

Aunque las playas de Brasil técnicamente comienzan en el estado de Río Grande do Sul, en esta guía empezamos por las del estado de Santa Catarina, porque son muy pocas las playas del estado más austral de Brasil y no tienen un diferencial en particular.

Hay que tener en cuenta que las primeras playas de Santa Catarina no son las típicas playas brasileñas de arena blanca y agua transparente y cálida tipo caribe; para llegar a esas hay que recorrer miles de kilómetros al norte. Igualmente, están buenísimas. 

JAGUARUNA: de la paz al surf

Al sur del estado catarinense, Jaguaruna, se funde entre sus costumbres y las del estado vecino de Río Grande do Sul; por lo que las costumbres gaúchas (leer gaúshas) se pueden ver en las playas, como por ejemplo personas acompañadas de chimarrão (la versión brasilera del mate). Pero es aún más interesante ver cómo esto se mixtura en verano con el idioma guaraní ya que son cada vez más las familias paraguayas que eligen las playas de Jaguaruna para sus vacaciones en Brasil. Y no es para menos, Jaguaruna cuenta con tres balnearios principales: Arroio Corrente, Barra do Camacho y el Farol de Santa Marta.

Podés encontrar más información sobre este destino en el sitio web oficial del estado de Santa Catarina. Hace click.
Arroio Corrente y Barra do Camacho son principalmente barrios de pescadores, que tienen grandes condominios y casas de personas que vienen principalmente en verano y las de la vecina ciudad de Tubarão que suelen pasar los fines de semana en la playa, por ende, no encontramos una gran explotación turística. Esto las lleva a ser ideales para las personas que disfrutan del mar y lo prefieren menos abarrotado y sin el estruendoso sonido de los vendedores ambulantes además de la posibilidad de conseguir fácilmente un restaurante para comer sin mucha espera.

Por su parte El Farol de Santa Marta, si bien es mucho más pequeño, cuenta con una explotación mayor del turismo, aun siendo un Área de Protección Ambiental Militar. Es un destino visitado por muchos surfistas, que gracias a los escollos que protegen el farol, generan ideales olas para disfrutar.

playas de brasil

LAGUNA: espectáculo natural

Laguna es una ciudad con vista al mar que puede ser pasada por alto. Sin embargo si se toma el debido tiempo para observar se podrán asombrar de todo lo que ofrece, una de las principales visitas a Laguna se debe a los bañistas que aprovechan sus extensas playas. Laguna es una ciudad con dos centros, cuenta con el casco histórico y la arquitectura más antigua de la ciudad, que ofrece más de un espacio destinado al arte y algunos museos.

El centro comercial cuenta con una variada propuesta hotelera y de restaurantes, bares y algunos espacios bailables y la hermosa costanera, que algunas noches de verano se convierte en pista de baile. Pero hay algo que convierte en exclusivo este destino: la asociación entre delfines y pescadores para la pesca diaria. Es un evento maravilloso que ocurre donde pescadores son ayudados por delfines salvajes a pescar, y estos son gratificados con una parte de la pesca. Esto ocurre en pocas partes del mundo y aquí lo pueden presenciar.

Playas de Brasil: Laguna
Alana disfrutando de las playas de Brasil al sur.

PRAIA DO ROSA: la pequeña surfista

Praia do Rosa es una excelente combinación entre naturaleza, playas y surf. La extensa vegetación de los morros que terminan en pequeñas playas al mar, transportan la imaginación a paisajes soñados de islas paradisíacas. Un pequeño pueblo creado entre surfistas, personas adineradas y algunos hippies, muestra una cosa común entre estas tres partes: el cuidado de la flora nativa, que prolija desborda de las propiedades y las partes no habitadas.

Hay una gran variedad de posadas. Las tiendas y los bares dejan muy en claro un buen gusto, y un alto precio también. Sin embargo, se puede disfrutar de Praia do Rosa, ateniéndose a cualquier presupuesto.

Pero no todo es surf, existen varios senderos para hacer trekking; se puede hacer kayak en la Lagoa do Meio o en la gran Lagoa Ibiraquera. Las lagoas también ofrecen una gran variedad de aves para reconocer.

La información sobre Jaguaruna, Laguna y Praia do Rosa la escribieron los chicos de Viajando por la Tierra

Playas de Brasil

 

FLORIANÓPOLIS: pura naturaleza

Florianópolis (o también conocida como Floripa) es la capital Estado de Santa Catarina y está ubicada en una isla conectada al continente por tierra. Como es un Estado del sur de Brasil, no es un destino de playas de todo el año sino entre primavera y otoño. Sobre este destino, escribieron los chicos de El Gran Viaje.

“Si hay algo que no le falta a la ciudad es naturaleza: mar, playas y morros, con mucha vegetación son los que nos impactaron cuando estábamos allá, además de sus amaneceres.

Si querés saber más sobre Florianópolis, te recomendamos leer la nota completa que compartió Mariano Cadeneau en su blog El Gran Viaje: “25 cosas para hacer en Florianópolis”. 

Si lo que querés es que haya movimiento, fiesta, mucha gente, calorcito y mucha vida en las playas y el clima ideal para disfrutarlas, tu época es el verano. Si tu idea es disfrutar de la naturaleza, los senderos, la tranquilidad, etc., mejor ir en temporada baja. Nosotros fuimos en invierno y la encontramos muy tranquila, si bien por momentos sentimos un poco de frío. Gran parte de los negocios (o lojas) que están en zonas aledañas a las playas, por razones obvias (falta de clientes, básicamente) estaban cerrados.

En la isla hay muchas trilhas (o senderos) y son una mejor que la otra: mezclan mar con “montaña”, tienen abundante verde, aves diversas como jotes, gaviotas.”

Algunos de los lugares recomendados de Florianópolis son:

Praia JoaquinaPraia do ArmaçãoPraia do CampecheExcursión en Barco PirataLagoa da Conceição
surfer friendly, aparentemente sede de distintas competencias de la materia. Nos gustaron mucho los acantilados y miradores que había muy cerquita de la playa misma.
Acá nos conquistaron sus barcos pesqueros de todos los colores bien cerquita de la costa.
El barrio de Campeche tiene un cierto relax, una energía muy agradable, tranquilidad, onda surfer, onda reggae, no sé, una mezcla ideal que nos encantó. Esa onda se traslada a la playa también. Obviamente, en verano no debe ser tan tranquilo, me imagino.
Durante el tour se visitan varias playas del norte de la isla y se visita la Fortaleza de Santa Cruz de Anhatomirim, a la cual sólo se puede llegar en barco, ya que queda en una isla.
Si te gusta ir a un barcito elegante cerquita de una laguna, con onda, cierto estilo, tranquilo y con buen ambiente, esta laguna es tu lugar para ir a la noche a comer algo y a quedarte a tomar algún trago.

CAMBORIÚ: La ciudad balneario

Es una de las ciudades con más turismo del Estado de Santa Catarina y, tal vez, la más preparada. Balneario Camboriú cuenta con una organización y disposición de las calles ideal para entrar y salir de la ciudad, todas entran o salen de la playa hasta la arteria principal que los conecta con la ruta.

Es la ciudad de lujo con vista al mar, el gran paredón de edificios tapa el sol en el atardecer. Por su tamaño, hay un centenar de propuestas de hoteles, bares, salidas nocturnas, restaurantes, clubes de yate, y no se realmente cuántas cosas más. Aparte de las playas que son realmente conocidas, está el teleférico para mirar desde lo alto la combinación playa-ciudad-mata atlántica.

Se puede hacer el recorrido del Barco Pirata, consiste en un recorrido por mar en escuna (barco de madera), que realiza paradas en Laranjeiras y en la isla del tesoro, que está frente a la playa central de Balneario Camboriú. La perfecta combinación entre playa y ciudad permitió que Balneario Camboriú se convierta, en el sur, en una de las mejores playas de Brasil.

INTERPRAIAS: La verdadera Joya de Camboriú

Interpraias es un recorrido de playas que se encuentran al sur de Balneario Camboriú. Son las playas en las que vamos a poder encontrar al menos tres tipos de ecosistemas ligados a las arenas del mar, desde la mata atlántica hasta los juncos de las dunas.

No vamos a encontrar una amplia variedad en restaurantes y hoteles, pero sí vamos a encontrar la tranquilidad que solo la naturaleza nos puede ofrecer, por supuesto que los bañistas serán parte del paisaje, siendo más concurrida la  Praia de Laranjeiras , punto desde donde podemos tomar el teleférico para observar desde Interpraias hasta el Balneario Camboriú. Interpraias es ideal para los que buscan alternativas, ya que se pueden encontrar con la playa nudista “Praia do Pinho”, que está detrás del morro frente al mar, impidiendo así a los “mirones” hacer su trabajo.

Interpraias es una “joyita” que se disfruta hasta solo recorriendo la Av. Interpraias que recorre entre subidas y bajadas todas las playas desde Praia do Porto, Praia do Estaleirinho, Praia do Estaleiro, Praia do Pinho, Praia de Taquaras, Praia de Taquarinhas y terminando en Praia de Laranjeiras.

La zona de Camboriú la recorrieron Lucas, Ayelen y Alana de Viajando por la Tierra.

SAO VICENTE Y SANTOS: para escaparse de San Pablo

Llegamos ahí por casualidad, queríamos ir sí o sí a una playa brasilera, y viendo el mapa vimos que Sao Vicente quedaba cerca de San Pablo, donde estábamos… Así que sin dudarlo marchamos para allí.”

Esto lo dicen Carol y Juan de  Viajando por un Sueño  y esto es lo que encontraron:

“La ciudad no es muy grande, es tranquila y bastante comercial. No hay mucho turismo, pero mientras que vas paseando no te das cuenta y sin querer llegás a Santos. Santos tiene otro aspecto, más limpio y cuidado; diferencia de alcaldes nos dicen en Sao Vicente…

La playa de Sao Vicente es una playa simple, con aguas frías, pero donde siempre encontrarás a alguien practicando vóley, fútbol o haciendo ejercicio… Es lo que tienen las playas de Brasil, pero esa constante la iríamos descubriendo a medida que fuéramos recorriendo la costa. Santos tiene centros comerciales más completos y modernos (caímos en uno por casualidad gracias a nuestra anfitriona), y la playa también está más limpia. El malecón está más cuidado y aparenta ser más moderno.

Podríamos decir que a nuestra opinión Sao Vicente es más autóctono, menos turístico y Santos es más comercial y preparado para un turista medio. Tanto Santos como Sao Vicente tienen playas largas, pero no anchas, y si bien no son unas playas caribeñas espectaculares, siempre decimos que si se está por Sao Paulo en 30 minutos llegás a esas playas, y es una manera de conocer una playa brasilera y una variante si sólo se visita la inmensidad de la ciudad de Sao Paulo.”

ILHABELA: Archipiélago infinito

Ilhabela es una isla de exuberante vegetación situada a poco más de 200 kilómetros de su capital de estado, São Paulo. Se puede llegar a ella cogiendo el Ferry que sale desde São Sebastião. Este ferry, gratuito para los pedestres, tarda unos 15 minutos y puede cogerse cada media hora entre las 5:30 de la mañana y las 23:30 de la noche.

playas de brasil

Aunque es una isla muy conocida y de alto atractivo turístico, sigue ofreciendo playas muy poco concurridas y en estado casi salvaje. Dicha característica reside, por un lado, en que la casi totalidad de su territorio está dentro del Parque Estadual Ilhabela y, por otro lado, en el difícil acceso a algunas de estas playas.

La población se centra en la Vila, que es el municipio propiamente denominado Ilhabela: núcleo provisto de servicios (restauración, vida nocturna, tiendas). Nosotros optamos por hacer una ruta circular de 4 días a pie durante una extensión aproximada de 60 kilómetros. Los precios son más elevados que en su municipio vecino São Sebastião, lo cual puede resultar incómodo para presupuestos mochileros.

Existen 41 playas en todo el archipiélago. Como recomendación particular, la Praia do Bonete y la do Castelhanos fueron dos de nuestras preferidas.

En la Vila se pueden contratar los servicios de las tour-operadoras, aunque son caros y nosotros no los consideramos necesarios. Antes de ir de visita es altamente recomendable aprovisionarse de un buen repelente de mosquitos. La isla es famosa por la existencia de unas pequeñas moscas llamadas borrachudos, que ocasionan picaduras muy molestas y pueden hacer de tu estancia un infierno.

Puede ser un buen lugar no sólo para disfrutar del relax de sus playas, sino para visitar las diferentes cascadas o cachoeiras, y practicar deportes de aventura: rutas de senderismo, en 4×4 o en bici, windsurf, buceo, kayaking, etc.

Esta información nos la pasaron Eva y Sergio. Podés visitar su blog Viajar and Roll.

Playas de Río de Janeiro y alrededores

Río de Janeiro se merece una apartado preferencial, porque no solo tiene playas buscadas por habitantes de todo el mundo en la ciudad sino porque a pocas horas de la urbe, en el mismo estado, hay playas paradisíacas (de las mejores de Brasil).

ILHA GRANDE: Paraíso natural

Playas de BrasilComo su nombre lo indica, es una isla bien grande, con 193 km² y 130 kms. de costa. En semejante extensión sólo existe una población estable de unos 3.000 habitantes, que además colaboran mucho en la preservación del lugar, por lo que se mantiene aún hoy bastante virgen.

Las dos ciudades más cercanas a la isla son Angra dos Reis y Conceição de Jacarei y desde ambas tenés las opciones de traslados más económicas, ya que vas a encontrar viajes directos a Ilha Grande desde Parati o Río de Janeiro, pero los costos son bastante elevados.

Todo esto lo escribió Mariano de El Gran Viaje en su nota Qué hacer en Ilha Grande.
Su geografía es bien interesante, contando con más de 100 playas, pero sin dejar de ser montañosa:  tiene varios picos de alrededor de 1000 metros de alto, una vegetación bien verde y selvática, grutas, ríos, no le falta nada. ¿Lo mejor de todo? Gran parte de su territorio se encuentra protegido en dos parques.

Los lugares para visitar son:

  • Vila de Dois Rios: Como lo indica su nombre, queda entre dos ríos, por lo que, además de contar con la playa y con el agua salada del mar, también tiene agua dulce para ofrecer a los visitantes. En la vila viven unos 150 habitantes, por lo que te podés imaginar la paz que hay en el lugar. Muchas de sus casas están mimetizadas con la vegetación y es muy común ver monos tití en los árboles si prestás atención.
  • Praia Abraozinho: A esta playa llegás con una caminata de entre 45 minutos y 1 hora. Es un sendero simple y tiene la gran ventaja de que, al llegar con un pequeño esfuerzo adicional a las playas más cercanas de la vila, la vas a encontrar en general un poco más tranquila.
  • Excursión de Barco Pirata: Un imperdible de Ilha Grande es la excursión de media vuelta. Como la isla es tan grande, si quisieras conocer sus distintas regiones a pie, necesitarías mínimo un mes. Se recorre la Lagoa Azul, la Lagoa Verde, Saco do Céu y Praia da Feiticeira.
  • Sendero al Pico do Papagaio: Escalar este morro y de noche es uno de los clásicos de la isla. La trilha es bastante exigente y hacerla con linternas termina siendo un gran desafío.

PARATI

Si tu idea es estar cerca de la playa e ir y volver caminando todos los días, Paraty no es una buena opción. El pueblito es muy pintoresco por su arquitectura colonial pero las playas del centro son barrosas y en general pueden tener mal olor.

Solo lo recomendamos para los que viajan en auto y tienen la posibilidad de moverse con independencia a las playas que están a media hora o 40 minutos de ahí. La más conocida es Trindade, en una primera parte rocosa y después con bastante playa. 

RIO: Las playas de la cidade maravilhosa

Amamos Río. Así que cualquier información que podemos dar está condicionada por este estado de enamoramiento permanente.

Río es la combinación perfecta de playas, ciudad y naturaleza. La mítica playa de  Copacabana tiene como condimento lo popular; esto la convierte en la más sucia de todas pero la más movida de día, desde donde temprano la gente va a correr por la costanera, y de noche, donde funcionan varias escuelas de fútbol, fútbol tenis, voley, fútbol voley. No es una playa para descansar, por la música, por los gritos, por la cantidad de gente, por los vendedores ambulantes que se te acercan, porque siempre hay que estar pendiente de los objetos personales, por los que juega a algún deporte con pelota que te puede caer en algún momento. Pero la playa es enorme y es la mejor para nadar; hay olas pero no son fuertes, el agua es limpia y de un color turquesa. A los alrededores, los comercios son de los más económicos de Río de Janeiro.

 Ipanema  es más limpia, más prolija y menos popular. La playa es más angosta Los puestos de comidas son menos y más exclusivos. Hacia la izquierda, está la pequeña Playa de Arpoador, apta para surfistas; y hacia el extremo derecho Leblon; la más exclusiva de todas.

La playa de la zona de  Flamengo tiene la ventaja de estar rodeada de un bosque que la hace más tranquila, es más familiar , no hay tantos puestos de comida y tantos vendedores ambulantes. La contra es que el agua no muy transparente ni muy limpia porque cerca hay un desagüe de un río subterráneo; algunos dicen que directamente debería estar prohibido meterse.

En la base del Morro Pan de Azúcar hay una pequeña playa ( Praia Vermelha ) que nos encantó porque tiene arena rojiza y gruesa, la vista del morro y la mata y porque al estar entre dos morros se forma como una bahía y apenas te metés al agua parece que estás en una enorme pileta; se hace profundo a los pocos metros de estar en el agua.

A las afueras de Río de Janeiro, están las playas de  Barra da Tijuca y Recreio Dos Bandeirantes . En términos de playas no difieren mucho de la de Ipanema, pero son más rústicas: pasto, árboles, amplias, menos abarrotadas. Barra es bien top y Recreio bien popular y recomendada para surfistas.

ARRAIAL DO CABO: El caribe brasilero

En términos visuales tiene unas de las mejores playas de Brasil. Realmente es el caribe Brasilero: aguas transparente y arena blanca. En lo que no se le parece es en la temperatura del agua. De hecho Praia Grande, una de las playas a las que llegás caminado desde el centro, tiene el agua literalmente helada; solo la recomendamos para ir a mirar el atardecer.

Tampoco tienen cocoteros y arrecifes, pero sí encontrarán pececitos de colores. Y lo otro en lo que no se parecen es en el estado “virgen”: las playas de Arraial do Cabo tienen tanta basura como cualquier ciudad capital latinoamerica.

Pero si podés abstraerte y concentrarte en la playa, en el agua y en la arena. Te sentís en el paraíso; principalmente en  As Prainas . Lamentablemente solo accedes después de ir en alguna movilidad hasta un morro a a 20 minutos del centro y después de bajar decenas de escalones. No apta para adultos mayores y no recomendada para familias con pequeños que requieran cochecito.

Otra de las playas con acceso complejo es  Praia do Forno , a la cual accedes después de subir un morro y bajarlo del otro lado. Es genial para ir a pasar todo el día y recomendada para hacer snorkel.

playas de brasil

Un imperdible de Arrail do Cabo es el paseo en barco pirata o escuna que te hace un recorrido por las diferentes playas y te lleva a Praia do Farol, la mejor de la zona y una de las mejores de Brasil. Técnicamente es una isla, y esa playa está del lado contrario a mar abierto, por lo que se forma una piscina natural. Nadar con antiparras te hace sentir en el cielo. El paseo en barco incluye la salida a mar abierto para que puedas ver tortugas marinas. Es muy lindo verlas flotar entre las olas enormes.

Arrail do Cabo pueblo tiene el encanto de ser tranquilo y con movida local. Los fines de semana, cualquier época del año, se llena porque está a solo tres horas de Río de Janeiro y hay más de un bus por día a la zona. También se puede ir (y volver) fácilmente desde Búzios.

Si tenés alguna consulta sobre Arraial Do Cabo, contactanos

BÚZIOS: colonia argentina en Brasil

Te venden yerba en las despensas, los brasileros te ven llegar a la playa y te ofrecen alquilar “sombrilla”, dicen “pollo” en vez de la palabra portuguesa “frango”. Búzios está colonizada de argentinos; así que no es tu lugar si querés tomarte vacaciones (si sos argentino) o si no te caen bien nuestros compatriotas (si sos de otro país).

playas de BrasilNo creo que las playas sean espectaculares pero tiene muy buenas playas y muy variadas y eso le suma puntos. Tiene playas surfistas, de las que son como piscina, las que tienen corales, las que tienen muchos puestitos de comida y bebida, las alejadas a las que accedes por senderos y escalinatas, playas para ver el atardecer y para ver el amanecer, playas para familias o exclusivas para jóvenes, playas con mucha arena a lo largo y a la ancho, y playas que cuando sube la marea se quedan sin playa propiamente dicha. En casi todas las playas de Búzios te encontrás pecitos, todas tienen aguas claras que van del verde al verdeaguaturquesa y en general son de temperatura agradable (aunque no son cálidas).

Y como todo está combinado con un centro comercial simpático de varias cuadras peatonales con locales con lucecitas de colores, música, opciones para comer rico, lugares para tomar algo y para bailar, una linda costanera con barquitos y restaurantes exclusivos, y muchos más y…

La verdad que después de ir terminamos entendiendo por qué Búzios tiene tanta fama. Y si sos nómada digital te va a encantar porque tiene lindos lugares para ir a trabajar mirando el mar sin que te llenes de arena la computadora.

Para nosotros las imperdibles son:

  •  Ferradura : bien amplia y hay que caminar unas cuadras si no estás con auto, es ideal para nadar por la mañana.
  •  Geribá : es de fácil acceso con transporte público y con todos los servicios, por eso es muy concurrida pero al ser una de las más grandes no hay problemas de espacio.
  •  Tartaruga : medianamente concurrida porque hay que caminar bastante para llegar desde la principal; hacia el lado izquierdo suele estar más tranquilo. Tiene una zona con rocas que está bueno para hacer snorkel y ver muchos peces. Ideal para ver el atardecer.
  •  Joao Fernandes : de muy fácil acceso y por eso desborda, recomendable para ir muy temprano porque después ir imposible encontrar un espacio libre. Si vas en hora pico,. es conveniente alquilar una reposera a cambio de unas bebidas. Es ideal para nadar y nadar.
  •  Azeda : es muy tranquila porque para llegar hay que bajar por una escalera de madera, eso es un punto a favor. Pero es tan chiquita que al subir la marea te quedás sin lugar para estar.

Si tenés alguna consulta sobre Arraial Do Cabo, contactanos

Playas del Centro de Brasil

En realidad es un poco extraño decir que son “playas del centro”, porque para nosotros está muy al norte, pero teniendo en cuenta la dimensión de Brasil, son las playas del medio del país. Esta zona la recorrieron Mariel y Mariano de El Gran Viaje, si tenés alguna consulta podés contactarte con ellos.

CARAÍVA, escondida y diferente

Este es un pueblo pintoresco que está bien conservado gracias a medidas del gobierno y a su difícil acceso. Se llega primero con un bus (puede ser desde Trancoso) por un camino bastante destrozado y luego se debe tomar un barco que te cruza de un lado a otro del río.

playas de brasil

Nos pareció que está bastante de moda, especialmente para el turismo local y por eso lo notamos bastante caro. Los precios son un 25% superiores en promedio a los de otras playas de la región de Bahía en lo que se refiere a alojamiento y comida.

El lugar parece ideal para hacer retiros, relacionados con meditación, yoga y otras disciplinas que tienen que ver con la espiritualidad, para relajarse y conectarse con uno mismo. Estate atento a las noches de luna llena porque el lugar se ilumina de manera natural y soñada y a veces realizan rituales o ceremonias relacionados con la energía que la luna llena brinda. Nosotros pudimos estar ahí en luna llena y nos pareció un poco surreal.

Si podés quedarte más de dos noches, te recomiendo analizar la posibilidad de visitar algunas comunidades indígenas que viven en las cercanías.

TRANCOSO, muy del jet set

Tanto el pueblo como sus playas no nos parecieron sobresalientes si se las compara con otras playas de Brasil.

Los turistas parecen elegirlo por un cierto glamour, ya que muchos famosos tienen casas allí. Sin embargo, no se dejan ver, así que no te ilusiones mucho con esta idea.

A Trancoso se puede ir un fin de semana, caminando desde Arraial d’Ajuda y el camino es uno de los recorridos de playa que más nos han gustado de Brasil, ya que el clásico paisaje playero se combina con algunos pequeños morros rocosos de diversos colores y alturas, aves de rapiña enormes y personas haciendo parapente, entre otras notas de color. Eso sí, para esta caminata tenés que estar atento a los ciclos de la marea, porque algunas partes del camino pueden transformarse de sendero en laguna y dejarte sin acceso, teniendo que desviarte muchos kilómetros para seguir adelante.

playas de brasilEn temporada baja y buscando bastante encontramos por R 60 una cabaña apta para cuatro personas toda para nosotros dos gracias a regatearla un poco. Más allá de ese hallazgo, vimos precios varios, desde hostels y campings, hasta posadas y hoteles de mayor categoría.

En cuanto a la comida y bebida, se encuentran muchas opciones, algunas muy caras y otras con “para el pueblo”.

ARRAIAL D´AJUDA

Para llegar a este lugar, se puede acceder en bus desde Eunápolis o bien en ferry desde Porto Seguro. Arraial d’Ajuda fue surgiendo como alternativa a Porto Seguro y le fue ganando mucho público, debido a que se mantiene más tranquilo y a nosotros en lo personal nos pareció más bonito y más virgen, con más vegetación y mejores playas.

Esta es una ciudad que a nuestro criterio tiene dos “caras” y nosotros pudimos conocer ambas. En el centro es todo bien adornadito, colorido y vistoso para el turista, pero también hay una parte más selvática, rústica y no tan “prolija” donde vive gran parte de la población y donde pocos turistas se alojan.

playas de brasil

Cuando fuimos a la parte selvática, los mosquitos inspiraban respeto, así que si vos también vas, redoblá tus dosis habituales de repelente, especialmente después de las 5 de la tarde. Hay casos de Zika y Chikunguya en la zona, así que no te descuides y tratá de dormir con espiral, que es uno de los métodos más efectivos.

¿Te gusta la Guía de las playas de Brasil? Te agradeceríamos que nos ayudes con un Me Gusta en la Fanpage.
Así nos ayudás a seguir viajando y a seguir ayudando a otros viajeros con la información que compartimos. 🙂

 

Playas del nordeste brasilero

Definitivamente es en el nordeste donde están las playas de Brasil más famosas, por el color y calidez del agua y por las grandes extensiones de arena.

A partir de Salvador de Bahía hay playas para todos los gustos: las desiertas, las populares, las internacionales, las concurridas por locales, las que tienen piscinas naturales, delfines, tiburones, las caras, las accesibles, las que llegás fácil y las que están medio escondidas. Por esta región están todas.

BARRA GRANDE

“Descubrimos este lugar buscando una alternativa al glamoroso y famoso “Morro de São Paulo”. Nos encontramos en Barra Grande con una península con una geografía muy interesante, con un aire isleño y con mucho para recorrer. Sus atardeceres son increíbles y es un lugar ideal para recorrer en cuatriciclo (se consigue alquilar uno fácilmente en el pueblo), debido a que hay muchos lugares difíciles de alcanzar en auto y a pie se necesita mucho más tiempo.

La playa que más nos gustó de Barra Grande fue  Taipú de Fora , que es la clásica playa paradisíaca, donde además del agua cristalina, arena blanca y cocoteros, tenés en ciertos momentos del día “piscinas naturales” en donde está baja la marea, casi no hay oleaje y aparecen todo tipo de peces de colores en los corales. Ideal para hacer un poco de snorkel.

Al igual que gran parte del Nordeste de Brasil, se puede disfrutar gran parte del año, por lo que si se evita la época que va de diciembre a marzo y las vacaciones de julio, te lo vas a encontrar mayormente tranquilo, con menos turistas y mejores precios.”

Todo esto lo compartieron los chicos de El Gran Viaje.

SALVADOR DE BAHÍA, destino ideal de vacaciones

Aunque Salvador de Bahía es mundialmente famoso por el Centro Histórico El Pelourinho es la misma ciudad hay varios sectores de playas. Carol y Juan la eligieron como un destino ideal para ir de vacaciones.

Podés leer más sobre Salvador de Bahía en el blog de Viajando por el Sueño.
“ El agua aquí es templada, sin llegar a ser caliente. En la misma ciudad tenés varias playas para elegir. Las de los surfistas, Rio Vermelho, alejada del centro histórico de la ciudad, con olas fuertes y poca gente. Luego, ya en la bahía (a diferencia de la de los surfistas, que es océano abierto) las playas son sin olas, más familiares y concurridas. Y sobre el malecón encontramos otra playa, que si bien es fuera de la bahía, tiene partes con olas y partes sin ellas; para todos los gustos.

La zona turística es la denominada Barra, pero de un turismo compartido. Con eso me refiero que los locales no dejan de hacer su vida en las playas. Y eso fue muy impresionante y una experiencia genial. Encontrar un lugar en la playa de Barra para poner el pareo, mientras comes un acarajé y una cerveza al son de forró o el funky es algo que uno debe vivir al menos una vez en su vida.

La ciudad sufre de mala fama y por las noches es mejor no estar por allí, pero nunca sentimos sensación de inseguridad.”

 

MACEIÓ, una joya

Tiene las aguas color turquesa pastel, son muy cálidas, tranquilas y tienen bastantes algas. En la zona moderna de la ciudad, las playas te conquistan si vas caminando por la costanera. No podés creer que ese color exista realmente. Y en las playas hay cocoteros que te dan sombra cuando más lo necesitás. Y aunque son playas citadinas, tienen cierta rusticidad que te hace olvidar un poco de los edificios que están atrás.

Hay muchas opciones de paseos por las playas de la zona para ir y volver en el día (a Porto de Galinhas por ejemplo). No es un lugar al que iríamos exclusivamente pero sí para pasar unos días si pensás recorrer el nordeste brasileño y sos fanático de las playas de Brasil.

playas de brasil

JARAPATINGA, paraíso escondido

Recibe mayormente turismo interno, a diferencia de playas como las de Porto Galinhas, que reciben muchos más turistas internacionales.

Las aguas de Japaratinga son cristalinas y con abundancia en corales y palmeras con cocos. Si te vas a alguna de las playas más alejadas y menos concurridas, podés bajar un coco y disfrutarlo en el momento.

“La gente es muy amable y receptiva. Es una de nuestras playas preferidas de Brasil.” El Gran Viaje
La infraestructura es muy buena, al alcance de todos los bolsillos, desde los menos a los más exigentes. En las posadas sirven unos desayunos de los mejores que vas a probar en tu vida. Por otra parte, la oferta de bares, restaurantes y lanchonetes (lugares de comida rápida) es abundante y también se encuentran precios para todos los gustos.

MARAGOGÍ, como en el Caribe

Esta la pondríamos en la categoría “Caribe Brasilero”. No es que esté cerca del caribe, ni remotamente, pero aún no habiendo estado nunca allí, es como nos lo imaginamos. Aguas turquesas, arenas blancas y finas y cocoteros que te dan sombra. ¡Ah, y el agua es tibia!

Un fenómeno poco conocido es la barrera de arrecife de Brasil, que acompaña muchos kilómetros de la costa brasilera, haciedo que las olas rompan lejos de la orilla y las aguas sean muy tranquilas, tibias y de poca profundidad.

En el centro de Maragogi se pueden encontrar varios tipos de hospedaje y vida nocturna, junto a una cantidad considerable de turismo. Si quieres más tranquilidad puedes ir hacia Barra Grande, otra zona de Maragogi que es más autóctona; donde puedes estar en la playa sólo o con los niños cuando salen de la escuela… Totalmente recomendable.

Esto lo dicen Carol y Juan de  Viajando por un Sueño 

MARACAÍPE Y PORTO DE GALINHAS, y las piscinas naturales

Aunque son dos lugares distintos separados por 5 kilómetros, en términos de playa son muy parecidos y es difícil referirse a uno sin hacer mención al otro. Porto de Galinhas es casi una ciudad con edificios, apart hotel, bancos, centro con peatonal, y Maracaípe apenas es un pueblo con algunos comercios pequeños que venden lo básico. Nosotros estuvimos una semana en cada lugar y fue un buen balance.

En ambas playas, si hace calor, el agua no sirve para refrescarse por lo cálida que son; en las playas hay cocoteros, si sube la marea hay lugares a los que no podés pasar sin meterte al agua hasta la cintura, y si baja quedan al descubierto las espectacular piscinas naturales; aunque en Maracaípe son mejor y totalmente gratuitas.

Para encontrar información de estos balnearios te recomendamos entrar a http://www.portodegalinhas.org.br/

Ambos comparten la característica de ser destinos bastante caros, aunque están relativamente cerca de la capital estatal: la ciudad de Recife. 

BARRA DE CAMARATUBA, encuentro de río y mar

“La playa de Barra de Camaratuba pertenece al municipio de Mataraca y se sitúa en el estado de Paraíba, en el nordeste brasileiro. La principal característica que hace de ésta una playa peculiar, es que en la misma desemboca el Río Camaratuba. Por tanto, en un mismo espacio encontramos las aguas dulces y mansas del río, con la bravura (sobre todo llegada la tarde) del ambiente marítimo.

Las aguas azul celeste contrastan con tramos de arena fina y extensiones de tierra circundante pobladas de densa vegetación. Se trata de un lugar tranquilo, con turismo predominantemente local. Justo antes de llegar a la desembocadura puede cruzarse fácilmente el río a nado; suele haber también algún señor que a cambio de una propina poco significativa te cruza en tabla y remo.

Esta fue una de nuestras playas preferidas en Brasil. Dimos con ella casi por casualidad. Acampamos en la misma con comodidad (a excepción de por los mosquitos durante el amanecer y el atardecer). Justo enfrente, hay un chiringuito donde se sirven platos de comida y refrescos.” 

Testimonio de Viajar and Roll.

PIPA, para nadar y caminar

Pipa es el típico pueblo balneario que creció y se desarrolló por el turismo. Todo el comercio está sobre la calle principal, por momentos cerca del mar y por otros a unas cuadras; debido a la irregular geografía. De hecho eso la hace particular: acantilados, piedras, vegetación. Eso convierte a Pipa en un destino no apto para todo público. No lo recomendamos para adultos mayores porque a la mayoría de las playas hay que bajar,  por lo tanto luego subir. Tampoco para familias numerosas que necesitan llevar de todo a la playa porque se vuelve muy engorroso el trayecto.

Las playas son famosas por su aguas templadas y de color verde turquesa. Damos fe.

Pero para adolescentes, jóvenes y parejas de diferentes edades es ideal. Hay playas para nadar y nadar (como la de Golfinhos) a las que se llega después de caminar bastante, otras para tomar sol y sentarse en el agua cuando la marea baja, como las del centro.

Ese es un dato muy importante: en las playas del centro, cuando hay marea alta, casi no queda lugar y para acceder a otras playas sólo se puede hacer durante la bajamar

A Pipa se llega fácilmente desde Natal, la capital del Estado con buses regulares hasta una cercana y luego tomando un mini bus. Hay hospedajes de diferentes categorías (hostels, posadas, camping y hoteles)  aunque no hay muchos de los más lujosos. Hay muchos argentinos, sépanlo.

playas de brasil

NATAL, pequeña capital del nordeste

Es la capital de Río Grande del Norte, uno de los estado del nordeste brasilero por lo que es una buena opción para llegar en avión directamente y de allí recorrer las playas.

Esto dicen Carol y Juan en su blog  Viajando por un Sueño : “La ciudad se puede recorrer en dos días. El centro histórico, algún parque y como no, Ponta Negra y el Morro de Caneca. La lástima es que no tiene una orla (malecón o paseo marítimo). Y la marea cuando está alta te impide ir hasta el pie del Morro Caneca.”

Si bien la ciudad de Natal tiene playa, lo mejor está a sus alrededores. La playa misma de la ciudad tiene poca arena, lo que hace que el espacio sea muy reducido y la gente abunda. No apta para claustrofóbicos.

playas de brasilHacia el norte, las Dunas de Genipabu es lo más bizarro que uno se puede llegar a imaginar de una playa: Dunas, playa con aguas transparentes y calientes y dromedarios. Con ellos hacen paseos como si estuvieras en el desierto, disfrazados de árabes; eso sí con un horizonte de playa hermosa.

El Búzios de Natal: A 22 kilómetros de la ciudad, es un lugar hermoso que sólo los locales conocen donde con marea baja es un lugar genial para hacer snorkel y pasarse el día contemplando peces de todos los colores.

La ciudad, en sí, es grande, pero el atractivo turístico se concentra en su zona histórica y en las playas, como siempre recomendamos ir al mercado para comer rico y barato, pero además aquí vas a comer marisco y fruta fresca 😉

Playas de Brasil

 

FORTALEZA, la gran capital del nordeste

playas de BrasilOtra de las ciudades capitales del nordeste Brasilero hasta donde se puede llegar directamente en avión. Es ideal para hacer base y organizar recorridos organizados por diferentes playas. Los chicos de Viajando por un Sueño estuvieron unos días y cuentan lo siguiente:

“Si bien la ciudad se puede recorrer en un par de días, lo más conocido de los alrededores de Fortaleza son los pequeños pueblos cercanos. Los tours son bastante accesibles para cualquier bolsillo y nosotros recomendamos al menos hacer uno si no tienen coche para recorrer.

Uno de los paseos más regulares es a Lagoinha; pueblo de pescadores por excelencia no muy turístico. Muy muy tranquilo. Con piscinas naturales y vistas hermosas. Un lugar que poca gente conoce pero que es ideal para pasar el día en la playa sin quinientas mil personas alrededor.

Ambos tours sales temprano 7-8 am y vuelves sobre las 17 o 18hs. Si sólo puedes o quieres hacer uno, recomendamos el de 3 playas en un día.
En el paseo de 3 playas en 1 día fuimos a  Morro Branco , en donde hacés un paseo por el pueblo entre las quebradas de mil tonalidades amarillas, rojas y marrones (para los que tienen más presupuesto pueden alquilar el paseo en buggy que te llevan hasta algunas lagunas). En esta playa no te puedes bañar. En  Praia das Fontes  te llevan como a un mirador en una pequeña quebrada y por último a  Canoa Quebrada  que es de las playas más famosas del Estado de Ceará. “

CANOA QUEBRADA, para aventureros

Los chicos de Viajar and Roll se quedaron más días en Canoa Quebrada y nos dieron más información para los que planean no ir solo de paso.

“En el municipio de Aracatí, ubicado en el estado de Ceará y a 175 Km al este de Fortaleza, se encuentra Canoa Quebrada.

playas de Brasil
Lo más impactante y llamativo de este antiguo pueblo de pescadores son los acantilados rojizos que dan paso a extensas playas de arena frente al mar. Sin duda, un pequeño trozo de paraíso. La zona cuenta con una vida nocturna que se concentra en torno a su calle principal (Broadway), en la cual participan animadamente jóvenes turistas de todos los lugares del planeta. El complemento perfecto para poner fin a una jornada dedicada a los deportes acuáticos, el parapente o los paseos en buggie.

Sin embargo, para los más espirituales, lo más interesante acontece al atardecer. Se puede acudir a la famosa Duna do Pôr-do-Sol para ver este espectáculo natural que reúne, según dicen, una energía particular. La energía que se experimenta cuando se está en el sitio idóneo, en el momento oportuno.

Recomendamos dar un paseo por la playa: puede dirigirse hacia el municipio vecino de Majorlândia y recorrer los 4km de distancia a pie. Podrá refrescarse de un baño por el camino, tomar un agua de coco a su llegada, y alejarse del bullicio turístico de la zona.”

Testimonio de los chicos de Viajar and Roll.

JERICOACOARA, pura mística

Jeri es un pueblo-playa. Nos encanta que las calle sean de arena, pero arena como la de playa. En Jeri la playa no termina nunca. Por eso si sos amante de la playa, definitivamente este es uno de los mejores lugares de playas de Brasil.

Cuando es bajamar, para que el agua te llegue a la cintura tenés que caminar como 1 kilómetro mar adentro. El agua es cálida y aunque no tiene ese color impactante (tipo turquesa) es bien clara, como la de la pileta de natación. 

playas de brasilSi vas caminando por la costa hacia la Piedra Furada (una que tiene la forma de una cueva), te encontrás con piscinas naturales entre las rocas de los morros. La playa es bien básica: casi no hay complejos hoteles sobre la playa, ni reposeras, ni sombrillas.

Es complicado llegar porque tenés que subirte a un tipo de transporte tipo 4×4 después de un bus que se toma en Fortaleza, pero el lugar es soñado. Y por estar alejado de la ciudad y tener difícil acceso, los costos son más altos que en otras playas del nordeste brasileño.

Hay hoteles bien lujosos, posadas, hostel y camping. Por lo que hay opciones para todos las capacidades adquisitivas. De hecho, ese es otro encanto: te encontrás a europeos que gastan en una noche lo que otro se gasta en una semana.  

Buena energía: a la tarde se hace la procesión a Duna do Por do Sol, para deleitarse con una bola de fuego que parece que se esconde en el mar; después están los que bailan capoeira con la poca luz del día, y ya a la noche cuando todos salen a caminar y los que tienen plata a comer, hay música, risas, gente vendiendo artesanías y gente comprándolas. Definitivamente, Jeri tiene mística.

ATINS: La playa de los Lençóis Maranhenses

Atins es uno de los pueblos pegados al Parque Nacional Lençóis Maranhenses. De calles de arena, de gente amigable, de sol potente y de viento intenso. Estuvimos dos días y nos hubiésemos quedado a vivir -mentira, pero suena bien-.

playas de Brasil

Paseamos por la costa, justo por el preciso punto en donde el río se une con el mar. Apenas había gente. Algunos pescadores. Algunos europeos haciendo kyte. Todo en un entorno calmo, solo interrumpido por alguna que otra 4×4 y vacas que aparecen sin avisar.

Una de las tardes salimos a caminar y después de una hora llegamos a los mismísimos Lençóis Maranhenses, una serie interminable de dunas de arena blanca. El atardecer que vimos ahí nunca lo vamos a olvidar. Y a la luna que salió después tampoco.

Para nosotros es una de las mejores playas de Brasil. 
Atins es un lugar especial. Quizás en 10 años sea un mega destino turístico. Pero ahora no lo es. Apenas hay autos, apenas hay electricidad, apenas hay gente, apenas hay señal de teléfono, apenas nos sirvió para desconectarnos dos días y sentir esa sensación de estar más vivos que nunca.

Acá termina está guía súper completa de “Playas de Brasil”. Como te contamos, está armada con información de primera mano: nuestra y la de nuestros amigos porque durante el transcurso del último año estuvimos viajando por Brasil.

Si tenés alguna consulta sobre alguna de las playas de Brasil, la podés dejar en la parte de comentarios o directamente escribirle a quiénes hayan estado en ese lugar para que tengas toda la información precisa.

¿Querés ver las mejores playas de Brasil en video?

Los autores de la Guía de playas de Brasil

Además de nosotros, varios amigos colaboraron en esta guía. Te dejamos todos los datos para que puedas contarlos, seguirlos y acompañarlos en sus viajes.

VIAJANDO POR UN SUEÑO

A Carol y a Juan los conocimos en Maracaípe, al compartir casa por un anfitrión de couchsurfing que nos recibió a los cuatro en su jardín. Desde ese momento, coincidimos en otros puntos del camino y nos hicimos grandes amigos. Seguilos porque también están viajando con destino a Alaska.

   

EL GRAN VIAJE

Con Mariel y Mariano coincidimos en tiempo y espacio (Río de Janeiro y Salvador de Bahía). Compartimos la pasión por viajar y trabajar al mismo tiempo: los cuatro somos nómadas digitales (con Internet como estandarte) por lo que ahora tenemos, incluso, proyectos laborales en común.

   

VIAJANDO POR LA TIERRA

Con Lucas, Ayelen y Alana nos cruzamos estando en Bolivia y convivimos más de una semana. Son una familia que viaja en combi, hacen artesanías y también están innovando en el mundo del trabajo online. ¡Los admiramos mucho!

   

VIAJAR AND ROLL

Eva y Sergio son dos españoles con quienes tuvimos una linda charla en Jeri, y desde allí quedamos en contacto. Son súper positivos, enérgicos y aventureros;  y tienen muchos proyectos viajeros en puerta.

   

Y, por supuesto, nosotros ↓

Aunque en esta publicación mencionamos algunas marcas y/o empresas e incluimos diferentes links, no recibimos nada a cambio. Nos pareció importante poner toda esta información para que sea un contenido de calidad y utilidad

Lo hicimos con mucho ♥. Si te sirvió, te interesó, te gustó sería de mucha ayuda que puedas colaborar con este proyecto con un ME GUSTA en la fanpage y suscribiéndote al envío de Novedades. ¡Gracias!

Notas Relacionadas

¡ESTAMOS TRABAJANDO EN UN NUEVO SITIO!

Estamos cambiando nuestro hogar digital y por eso puede ser que haya algunas secciones que no se ven tan bien como quisiéramos. Pronto terminaremos de ponerlo a punto y tendremos un nuevo sitio más atractivo y con más información. Suscribite así te enterás cuando esté terminado y todas las novedades de nuestra vida itinerante.