Marian

Mi nombre es Mariano Bourguet. Nací en Buenos Aires en enero de 1983. Soy hincha de Boca y fanático del deporte en casi cualquiera de sus expresiones (aunque reconozco que el golf me aburre). Ese fanatismo fue mutando de la práctica variada a la observación casi no participante.

Desde muy chico disfruté viajar, desde campamentos escolares  a menos de 50 km de mi casa, hasta viajes a miles de kilómetros, con mi familia, solo, con amigos y los últimos con Camu.

Mariano Bourguet, viajero y comunicador
Caminado por el mundo.

Los regresos de los viajes siempre me resultaron muy duros, casi traumáticos. Llorar, luego de volver, incluso de un fin de semana largo de la costa, es algo que me ha pasado varias veces cuando era chico. Después intenté convencerme que no tenía que ponerme mal si volvía de disfrutar un buen viaje. No lo logré del todo aunque ya de más grande no volví a llorar por eso. Creo que una buena manera de combatir ese vacío es sentirse siempre viajando, así que en eso estamos.

Me gusta ir siempre por caminos diferentes, a pie, en auto o como sea. Me aburro cuando siento que lo que me rodea ya lo conozco demasiado. Por eso siempre que puedo voy cambiando los recorridos hacia lugares que frecuento.

Desde que recuerdo, todos mis intereses, además del deporte, rondaron entre la comunicación y el diseño. Siempre me sentí cómodo en el mundo de las ciencias sociales, aunque no siempre traduje eso en acciones. Un poco vago para leer, y recién hace pocos años soltándome de a poco a escribir, creo que durante un tiempo me costó aceptar mi empatía con las ciencias blandas. Desde mi estructura (¿estructurada, estructurante?) las consideraba una dimensión de conocimiento de poca monta, al lado de ciencias duras como la economía, la matemática o la ingeniería. Un iluso.

Mientras me hacía cargo de esta situación me formé como Diseñador multimedia (sin título, por un par de materias) y Comunicador (con título, por muchas materias)

En mis comienzos laborales trabajé como diseñador y programador web. Con el tiempo me fui metiendo cada vez más en publicidad, más específicamente en publicidad digital. Mis últimos trabajos fueron en agencias en las que participé del armado de campañas publicitarias y de comunicación.

Exploré el trabajo voluntario como una manera de transformar una realidad que me resultaba injusta, aunque no precisamente para mi, que siempre estuve del lado cómodo de dicha injusticia. Me di cuenta que no es posible transformar una situación (cualquiera sea) si no se hace algo al respecto. Pero también me di cuenta que se puede transformar una situación si se actúa, sobre todo de manera colectiva.

Me considero un estructurado en permanente proceso de desestructuración. Por eso trato de mover mis límites, mis limitaciones, de poner a prueba los preceptos con los que me muevo y con los que se mueve la sociedad en la que vivimos. Como parte de ese proceso me fui dando cuenta de que en los últimos años de mi vida me encontraba muy encasillado, haciendo cosas que no disfrutaba, muy preocupado por cuestiones que realmente no me preocupaban, pero como se esperaba que me preocupen, me preocupaban.

Llegó un momento de mi vida en el que quiero salir a vivir nuevas experiencias, a conocer nuevas culturas, nuevos modos de vida, otras lógicas, otros pensamientos. Quiero nutrirme de otras personas, de otros lugares. Creo que la libertad está muy relacionada con las opciones. Quiero salir para conocer más de esas opciones para tener una vida en la que me encuentre muy a gusto. El tema es que, como dice Galeano, primero “es preciso perderse para volver a encontrarse”. Ese soy yo, Mariano Bourguet.

¿Leíste el perfil de Camu?

¿Un comentario, una sugerencia, una reflexión? ¡Conversemos!

Close