La no lista de lugares recomendados para viajar

Cuando nos preguntan sobre lugares recomendados para viajar en… (completar con nombre de país, continente del mundo, época del año, estado civil, etapa de la vida, etc.), en general nos quedamos varios segundos callados hasta que contestamos “¡todos o cualquiera!”. También nos cuesta contestar cuál de todos los lugares a los que viajamos nos gustó más porque sentimos que seríamos muy injustos con los que no nombramos. Todos -absolutamente todos los países, ciudades, pueblos, parajes- los territorios porque los que viajamos los recomendamos para conocer por alguna razón.

A conocer el mundo
¿A dónde vamos? A conocer el mundo

Después de haber recorrido casi todos los países de América del Sur -nos falta Venezuela-, podemos afirmar que cada país tiene tanto para ofrecer que es imposible no decir que hay que conocer cada rincón del mundo. Cada lugar al que llegamos, nos da ganas de conocer otro porque nos entusiasma pensar en todo aquello que aún nos queda por descubrir. (¿A vos también te pasa?)

Así como nos fascinó conocer la vida a más de 4000 msnm en el altiplano boliviano donde una lluvia se convierte en nieve en cuestión de minutos, nos imaginamos cómo es la vida en Islandia donde se produce el fenómeno del Sol de Medianoche y poder experimentar las auroras boreales y estamos seguros que también vamos a quedar fascinados.

Pero no nos referimos exclusivamente a esos lugares espectaculares. En este punto Paraguay es el mejor ejemplo, porque podés encontrar saltos de agua bellísimos pero ninguno es como los cientos que conforman las Cataratas del Iguazú, porque hay zonas de dunas enormes pero no son desiertos inconmensurables como los de San Pedro de Atacama, porque hay diversidad de fauna silvestre pero no como en la región amazónica.

Antes de ir, muchos nos preguntaban a qué íbamos a Paraguay. Simplemente queremos poner un pie en cada país del continente americano, conocer lo que nos une más allá de las fronteras y aquellos que nos hace diferentes –pero que no debería separarnos.-

La experiencia en Paraguay fue maravillosa por tantas cosas diferentes que vivimos: el español mezclado con el guaraní, una capital que parece un pueblo –recordemos que tomamos con referencia a nuestro país- y colonias menonitas que hablan alemán en el medio del Chaco Paraguayo.

Nos pasó también cuando viajamos por las Guyanas. Teníamos unas intensas ganas de conocer qué había detrás de esos nombres: Guayana Francesa, Suriname y Guyana. Sabíamos de algunos viajeros argentinos que habían estado por la región y todo lo que contaban nos llamaba la atención. Pero nada es comparable con lo que vivimos.

En Guayana, territorio colonial francés, convivimos con los franceses que se “escapan de la metrópoli para vivir más tranquilos y rodeados de naturaleza”. Mucha selva, hipermercados con productos que vienen de Europa, la base espacial de la Comunidad Europea en América, el Euro como moneda oficial, población afrodescendiente, de Asia oriental y, últimamente, de Haití (excolonia francesa en el Caribe). Metropolitanos que viven cómodamente en casonas y tienen trabajos estables en áreas de gobierno o empresas y el resto de la población que se las arregla. Multiculturalidad en todo su esplendor y con todas sus contradicciones.

Todo eso en un territorio donde la selva predomina, muy poco poblado y con lugares a los que casi nadie llega. Osos perezosos en los árboles, tortugas marinas que desovan en las playas, manglares con cangrejos, anacondas en los ríos. Y miles de mosquitos.

Para quien tiene solo 15 días de vacaciones al año, no es un lugar que le recomendamos porque va a tardar más de dos días en llegar -salvo que viaje desde Francia que tiene vuelos directos- pero es un lugar muy interesante que amamos conocer y del que no nos cansamos de contar cómo es.

En Chile nos maravillamos tanto que nos quedamos siete meses. Por un lado porque nos sentimos muy cómodos: tuvimos muchas oportunidades laborales y las personas que conocimos se convirtieron en amigos. Por el otro, tal belleza natural en cada extremo del país prolongaron la estadía. Fuimos a destinos de fama mundial como Isla de Pascua o San Pedro de Atacama y a lugares sin prensa como Melipeuco y Puerto Guadal, donde estuvimos porque alguien de Couchsurfing nos recibía y para nosotros era suficiente razón para movilizarnos hasta ahí.

Reconocemos que buscamos también estar en lugares espectaculares con playas paradisíacas como Porto de Galinhas en Brasil o con lagos de esos que aparecen en cuentos de hadas como Pucón en Chile. ¿Por qué vamos a evitar conocerlos y maravillarnos?

En Bolivia, fuimos a grandes lugares turísticos como el Salar de Uyuni, la ciudad colonial de Potosí o La Paz, pero también fuimos a lugares sobre los que nunca habíamos escuchado como Tupiza, porque nos quedaba de paso o Tarija, porque Hernán, de Couchsurfing, se ofreció a compartir su vida cotidiana con nosotros.

Conocer el mundo
¡Vamos para allá! ¡Vamos a cualquier lado!

Cada lugar es único, por sus paisajes y atractivos culturales, por su gente y por sus costumbres, por su historia y por su actualidad. No nos importa si un lugar es espectacular o no; nosotros queremos ir igual porque en todos los lugares tenemos cosas para aprender y para experimentar. Para nosotros es la posibilidad de seguir conociendo distintas formas de vivir. Claro que hay lugares que visitamos que no nos gustaron e, incluso, a los que no volveríamos pero ¿cómo hubiésemos sabido eso sin ir? No hay nada peor que el prejuicio sobre un lugar. Así, que aunque suene utópico (o justamente por eso) estamos convencidos que hay que viajar por cada rincón del mundo.

Una posible lista de lugares recomendados para viajar en América del Sur

Si tuviésemos que hacer una lista de lugares recomendados para viajar en Sudamérica, tendría más de 160 renglones porque incluye a cada uno de los lugares en los que estuvimos.

Claro que tenemos algunas listas pero son más bien imaginarias o fantasías. En algún lado -un mail en borrador o una hoja de cuaderno en desuso- habremos hechos las siguientes listas: lugares para vivir, lugares para ir de vacaciones, lugares para pasar un invierno, lugares para escribir un libro de viajes. Pero nunca, ni siquiera en voz alta, hicimos una lista de lugares recomendados para viajar.

Viajar permanentemente, siguiendo un recorrido principalmente por tierra con un itinerario planteado pero siempre abiertos a desviarnos, nos da esa posibilidad; por eso elegimos hacerlo de esa manera.

El mundo es muy bello para verlo sólo desde la pantalla de una computadora.

El mundo es muy grande para quedarse toda la vida en un mismo lugar.

El mundo es muy diverso para conocer solo una forma de vivir en él.

¿Y a vos te quedan dudas de por qué no tenemos una lista de lugares recomendados para viajar? ¿Tenés alguna? Compartila en los comentarios.

 

 Esta publicación tiene un enlace patrocinado. Después de escribir la nota, una agencia nos ofreció darnos una remuneración a cambio de incluir un link. Nosotros aceptamos porque consideramos que no afecta el sentido del artículo y nos ayuda a seguir con nuestro proyecto.

Notas Relacionadas

¿Un comentario, una sugerencia, una reflexión? ¡Conversemos!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡ESTAMOS TRABAJANDO EN UN NUEVO SITIO!

Estamos cambiando nuestro hogar digital y por eso puede ser que haya algunas secciones que no se ven tan bien como quisiéramos. Pronto terminaremos de ponerlo a punto y tendremos un nuevo sitio más atractivo y con más información. Suscribite así te enterás cuando esté terminado y todas las novedades de nuestra vida itinerante.