Chapada Diamantina para todos los gustos

Desde que entramos a Brasil, la gente con la que nos cruzábamos nos preguntaba si íbamos a ir a la Chapada Diamantina. Nosotros no teníamos ni idea de qué nos hablaban así que poníamos cara de “no sabemos, puede ser, ya veremos”. Acto seguido nos decían: “¡Tienen que ir!”

Y como solemos dejarnos influenciar por la insistencia de los demás, cada vez que mirábamos el mapa buscábamos “la Chapada” para intentar meterla en el itinerario por Brasil.

mapa-chapada-diamantina
Foto: La sacamos de https://eetaporanga.wordpress.com/

Obviamente averiguamos bastantes cosas antes de ir como por ejemplo qué es la Chapada Diamantina. Técnicamente es un Parque Nacional pero más allá de los límites del área protegida es una región serrana del estado de Bahía.

Lo de “chapada” hace referencia a la cuestión geográfica: valles y sierras a las que le faltan las cimas a causa de la erosión del viento y la lluvia. Bosques, ríos, cascadas, cavernas, lagos. Dicen que es casi como un oasis en el medio del desierto. Lo de “Diamantina” viene de los diamantes que se encontraban en los ríos de la región. Esa conjunción de historia y naturaleza nos llamó la atención.

chapada diamantina
Vale do Capão. Uno de los paisajes imponentes de la Chapada Diamantina.

Un día nos dimos cuenta que si íbamos a Brasilia y después a Salvador, la Chapada Diamantina quedaba de paso. Así que después de dos meses en Brasil cada vez que alguien nos preguntaba sobre la Chapada Diamantina, le respondíamos que sí.

¿Qué hacer en la Chapada Diamantina?

Esa es la pregunta que nos hacíamos nosotros. Íbamos a ir pero no sabíamos bien a qué. Averiguamos un poco por internet, seguimos conversando con la gente que nos recibía en su casa y llegamos a la conclusión de hacer base en Lençóis, uno de los pueblos de la Chapada y de ahí intentar recorrer el Parque Nacional.

Lo que más nos gustó de la Chapada Diamantina fue su diversidad: algo así como el perfecto equilibrio entre vida en la naturaleza y pueblitos históricos, calor extremo de día y el fresco por la noche, opciones de resistencia física extrema y otras para solo pasear entre los senderos o relajarte en los ríos, posibilidad de quedarte en lugares con todos los servicios o hacer camping una semana entre la mata atlántica.

chapada-diamantina-34
La belleza de los morros planos iluminados por el sol.

Lo que hay que tener en cuenta antes de decidirse a ir es que la Chapada es enorme y tiene muchos -muchísimos- rincones para conocer. Creemos que habría que instalarse más de un mes en la región para recorrer los distintos atractivos naturales y comunidades de la Chapada. Pero con una semana (un día más, un día menos) alcanza para hacer un recorrido variado y vivir un Brasil distinto al de la playa de aguas cálidas y transparentes.

Nosotros estuvimos una semana que nos sirvió para recorrer, descansar y trabajar –actividad impostergable para los nómadas digitales-. Cuatro días de tour con la Agencia de Turismo CIRTUR, uno para recorrer el pueblo y otro para trabajar tiempo completo –porque nuestra vida no es solo joda-.

Caminatas y senderos

Uno de motivos que nos terminó de convencer para recorrer el Parque Nacional Chapada Diamantina y los alrededores fue la variedad de “actividades en la naturaleza de exigencia media”. Propuesta ideal para dos treintañeros con problemas de sobrepeso y poco amor a lo extremo.

Cachoeira da Fumaça por el Vale de Capão

Es la caminata la más dura que hicimos. No es sumamente larga –entre 5 y 6 horas en total- ni extrema –dificultad media- pero hacerla casi toda bajo el sol, todo subida a la ida y todo bajada a la vuelta, cansa. Igualmente, la satisfacción de recorrer el sendero y la adrenalina de colgarse del precipicio es superior a cualquier cansancio.

chapada-diamantina-15
Al comenzar la caminata estábamos entusiasmados.

La entrada es gratuita y solo te piden registrarte con tus datos personales, hora de entrada y el recorrido que vas a hacer. Desde allí se puede hacer un sendero que va por arriba, el que hicimos nosotros, para ir y volver en el día y también otro de tres a cinco días que vas por abajo, pegado al río.

La entrada también es libre, es decir, que uno puede ir sin agencia ni guía, aunque no lo recomiendan porque hay lugares en los que uno puede equivocarse el camino aunque si el sendero está lleno de gente es cuestión de ir siguiendo el paso. Otra opción, es contratar a uno de los guías del Parque que están ahí en la entrada ofreciendo su servicio.

La caminata empieza tranquila y al toque se complica un poco con la subida por una hora y media. El último tramo es sobre el llano y con más árboles así que mucho más ameno. El final del recorrido es cuando se llega al cañón.

chapada-diamantina-68
Después nos preguntamos para qué estábamos ahí. 😉

Para acercarte y ver la Cachoeira da Fumaça te obligan a acostarte e ir gateando hasta el borde hasta donde te animes. La cachoeira se ve únicamente si te acercás mucho –muchísimo- y si te asomás hacia el costado. Así que hay que ir concientizado.

Morro Pai Inácio

La foto de los morros planos es la más famosa de la Chapada Diamantina. La entrada está a 22 km de Lençóis así que una de las mejores opciones para los que no van con auto o no lo alquilan es incluirlo dentro de los recorridos que incluyen las agencias. Así lo hicimos nosotros.

Es una subida corta, de dificultad baja solo que al final hay que trepar un poco por las piedras para llegar a la cima.  Nada que no se pueda hacer con una mano amiga.

chapada-diamantina-6
Desde el Morro Pai Inácio.

El atardecer ahí arriba a mediados de octubre fue a las 16.47 h, algo difícil de entender para nosotros. Así que la principal recomendación que damos es chequear el momento exacto de la puesta del sol. El que va con agencia eso lo tiene resuelto.

La otra recomendación es ir al lugar correcto. Es decir con la mirada bien al occidente porque el morro es circular y la mejor vista de la serranía no es donde se ve el atardecer. Minutos después del ocaso hay que apurarse a bajar porque oscurece muy rápido.

Parque Municipal de Serrano

Esta es una caminata que se puede hacer totalmente gratis y sin guía. Aunque probablemente uno no se entere de la historia de esos caminos ni llegue a todos los rincones porque no hay indicaciones de ningún tipo.

Para llegar hay que ir a la parte alta de Lençóis, pasar el edificio de la Prefectura Municipal y seguir camino al río. Una vez en “la playita” desviarse por el sendero que está a la izquierda.

La caminata como mínimo dura tres horas, obviamente si uno va solo lo puede hacer en el tiempo que desee parando lo que quiera en cada lugar. Uno de los puntos es el Mirador de Lençóis desde donde, obviamente, se ve el pueblo y además parte del Parque Nacional Chapada Diamantina.

chapada-diamantina-3
Desde el Mirador. A lo lejos Lençóis.

Los senderos que recorrimos fueron hechos por los garimpeiros que buscaban allí los diamantes. Por momentos vimos desvíos del cauce del río que hicieron para que una vez seco pudieran encontrar más piedras preciosas.

Lo de “Parque Municipal” es un chiste. Lamentablemente no hay ni indicaciones de los senderos ni información acerca de los distintos atractivos. La prefectura no se encarga de nada. De hecho, el guía con el que fuimos nos dijo que son las mismas agencias las encargadas de hacer un mínimo mantenimiento de los senderos juntando la basura o acomodando ramas o piedras para que la gente  pueda transitar.

Vale do Pati

Este es el que no hicimos así que no podemos hablar de nuestra experiencia. Una de las razones fue que es una caminata de mínimo cinco días.

Los interesados pueden encontrar información en la Guía de la Chapada.

Grutas y cavernas: tesoros escondidos

Estos recorridos son los más novedosos o diferentes o como quieran llamarlo. Por esas cosas de la geología, al momento de la formación de la Chapada –no sabemos cuántos miles de años atrás- quedaron muchas cuevas y grutas entre las sierras. Los mineros y exploradores de la región las fueron encontrando de casualidad cuando iban buscando oro y diamante y terminaron encontrando otro tipo de tesoro: el natural, ahora explotado de manera turística.

Gruta da Lapa Doce

Nos encantó. Es la cueva más grande en la que estuvimos alguna vez. La descubrieron recién en 1986 así que todavía está en pleno proceso de investigación por eso de los 12,5 km de extensión en total sólo está permitido recorrer un sector de 850 metros.

Muchas estalactitas y muchas estalagmitas. Pero lo mejor es ver el proceso de formación: cómo las filtraciones de agua entre la roca, gota a gota, van acumulando los minerales hasta formas esas cosas puntiagudas desde el suelo o que caen del techo.

chapada-diamantina-58
¡Muy genial! Nunca sabemos cuáles son las estalactitas y cuáles las estalagmitas.

La caminata dura algo más de una hora y como está entre la mata en un valle para entrar hay que bajar unos cuantos escalones y a la salida volver a la superficie. Ah, y es apta para claustrofóbicos porque es enorme.

Poço Encantado

El dueño del terreno donde está la gruta, un día la encontró de casualidad. Se encontró con un pozo de agua dentro de una cueva. El azul del agua es tan intenso que incluso contrasta con la oscuridad. Durante varios años estaba habilitado meterse pero la gente ensuciaba mucho así que decidieron prohibirlo.

La bajada es sencilla aunque por momentos hay que agacharse bastante y siempre con linterna en la cabeza. Aunque vayan sin guía, en el lugar hay que bajar si o si con los guías del lugar.

chapada-diamantina-62
Y dicen que no es la mejor época del año para verlo iluminado.

La coloración azul de ese pozo y de los otros de la región se debe principalmente a la piedra calcárea, aunque no entendimos lo suficiente la explicación química. .

Poço Azul

¡Espectacular! Otro pozo con agua transparente pero que se ve azul y en este se puede meter. Lamentablemente el tiempo que te dan es de 30 minutos, porque hay mucha gente y lo organizan por grupo.

Antes de meterte te hacen bañar para sacar todo resto de protector solar, champú, crema, desodorante y transpiración. Te dan un chaleco salvavidas, antiparras y respirador. Todo está incluido con el pago de la entrada, que hay que pagar vayas con agencia (ya incluida) o por tu parte.

chapada-diamantina-7
¡Espectacular!

La recomendación es solo flotar y desplazarse suavemente porque los movimientos bruscos hacen que la arena calcárea se desprenda de las paredes y el agua se vuelva turbia. Así que hay que contener la emoción un poco cuando te sumergís y ves el mundo submarino en esa pozo.

Gruta Azul

Medio fiasco. Es una gruta más pero como está cerca de Pratinha los guías nos llevaron. Al bajar se ve toda el agua azul pero no es tan impactante como Poço Encantado, aunque puede tener que ver con la época del año y la posición del sol. Está prohibido bañarse. Igual es solo bajar una escalera así que si están ahí, ¡bajen!

Gruta da Pratinha

Ni la vimos. Es especial para hacer buceo. Las fotos son espectaculares pero no tenemos presupuesto ni sabemos bucear. Así que fue fácil decir que no. Muchos de nuestros compañeros de grupo lo hicieron y nos dijeron que fue espectacular. Nosotros confiamos en ellos.

Salón de Arenas de Colores

Técnicamente no llega a ser una cueva pero la sensación es casi la misma. Es otro de lugares para ver en la caminata por el Parque Municipal de Lençóis. En general se llega con guía. Es complicada la entrada y la salida. Es un área de piedras enormes que se van deshaciendo por la erosión y las paredes tienen distintas tonalidades pasteles que los artesanos utilizan para hacer los típicos frasquitos con dibujos de arenas.

chapada-diamantina-44
Todo se erosiona muy rápido. Tanto que tenía miedo que una piedra cayera en mi cabeza.

¿Te gusta la Guía de la Chapada Diamantina? Te agradeceríamos que nos ayudes con un Me Gusta en la Fanpage. Así nos ayudás a seguir viajando y a seguir ayudando a otros viajeros con la información que compartimos. 🙂


Al agua pato

Definitivamente todas las opciones para disfrutar del agua en sus distintas versiones, son las que hacen de Chapada Diamantina un destino tan concurrido en pleno estado de Bahía. No hay agua salada, pero hay agua transparente –con tonos turquesa, azul y rojo-, agua fresca, agua clara, agua tranquila y torrentosa; agua escondida y a plena luz del día.

Riacinho

Nos gustó todo de este lugar. La gente lugareña que va a descansar con su familia, el agua súper fresca, limpia, con olor a piedra. Hay un gran pozón con distintas profundidades, una cascada, una playita de piedra.

Nosotros llegamos ahí con la agencia de turismo después de haber hecho la caminata a Cachoeira da Fumaça. Así que fue lo mejor que nos pudo pasar para descansar y recuperar energías.

chapada-diamantina-11
Una de las mejores playas. ¡Muy privada!

Es un lugar que está entre Palmeiras y Capão por lo que es una gran opción para los que se hospedan de ese lado de la Chapada. Pagás la entrada y bajás por unas escaleras hasta el río. La única contra es que por ser un lugar privado tiene un costo.

Pratinha

Es una playa caribeña en el medio de la Chapada. Agua transparente y turquesa con pececitos. Le falta la arena fina y unos grados más a la temperatura del agua. Igualmente con el calor que hace se agradece que el agua esté así de fresca.

Es un predio que tiene un barcito, sillas y mesas para usar por el solo hecho de haber pagado la entrada a la hacienda y suficientes árboles para descansar bajo la sombra. Pero no nos gustó que es todo de tierra y bastante duro como para tirarse a descansar un buen rato.

chapada-diamantina-8
No pensábamos encontrar algo así en la Chapada Diamantina.

El lugar es casi perfecto pero es un poço alejado de otros atractivos naturales y es un lugar al que va la gente que quiere hacer buceo, tirolesa y otras actividades para los de presupuesto holgado.

Río Mucugezinho y Poço do Diabo

Fue el que menos nos gustó pero no por eso no merece mencionarlo. Hicimos una caminata de media hora por el margen del río para descender a un pozo que se forma después de una pendiente que hace que se forme una pequeña catarata. El día estaba muy gris y antes de meternos nos advirtieron tanto de los peligros que no lo disfrutamos tanto.

Resulta que el agua tiene muchos minerales que la hacen muy pesada y si uno nada por el medio del pozo se puede cansar rápidamente… y bueno… así murió alguno.

chapada-diamantina-36
Tenebroso.

Nos metimos con cuidado siempre nadando por el borde para estar cerca de las piedras y cuando llegamos cerca del salto de agua nos encontramos con una soga. La pusieron estratégicamente para que uno pueda nadar hasta debajo de la catarata y no morir en el intento.

Yo fui. Mariano se quedó en la soga. La sensación del agua golpeando en la cara y en la espalda es espectacular pero cansadora. Cansa tanta agua encima. Lo juro.

Serrano de Lençóis

Así le llaman a las piscinas que se forman en el Río Lençóis que se parecen a jacuzzis naturales. Nos gustó porque podés pasar un largo rato metido con el agua hasta la cintura en un pozo privado tomando una cerveza. En realidad, eso es lo que hacen los brasileros. Es la playa donde van a pasar el fin de semana los locales porque básicamente está a las afueras del pueblo, accesible a pie.

chapada-diamantina-47
Mucha onda la playita local.

Hay vendedores ambulantes, familias, parejas, perros, hippies. Todo. Además tiene una muy buena vista del pueblo al atardecer.

Cachoeirinha y Cachoeira da Primavera

Están de paso cuando se hace el sendero del Parque Municipal Serrano. Son muy chiquitas y les da mucha sombra así que no nos tentaron para meternos. En general va poca gente, así que es una buena opción para el que quiere tranquilidad.

chapada-48
Para un breve baño está bien.

¿Cómo llegar a la Chapada Diamantina?

La mayoría de las personas llega a la Chapada en ómnibus desde Salvador de Bahía, capital del estado a 400 km; tanto los que vienen bajando del Nordeste como los que vienen subiendo desde Río de Janeiro. Pero nosotros no.

Veníamos de Brasilia, bien en el centro del país, así que teníamos que recorrer 1.000 km. Hicimos una tramo en bus y paramos unos días en Barreiras con la idea de seguir a dedo y abaratar costos.  El dedo nos salió mal así que terminamos haciendo todo en ómnibus hasta Lençóis. (Esa aventura la contamos en Cuando hacer dedo no funciona)

chapada-diamantina-76
Es imposible dejar de contemplar los paisajes.

Tanto desde Salvador como del centro del estado de Bahía llega una sola empresa de transporte (Rápido Federal) a la región; el otro pueblo al que también llega transporte público es Palmeiras. Salen todos los días en dos horarios.

Hay quienes llegan en avión al pequeño aeropuerto que está en Lençóis, aunque desde la crisis económica que sufrió Brasil hace unos años la compañía aérea (Azul) que hacía vuelos todos los días, los disminuyó a dos o tres por semana.

¿Cómo moverse y en dónde dormir?

Una vez allá se complica. En general, Chapada Diamantina es un destino típico de vacaciones o escapada de fin de semana largo por eso hay mucho turismo interno (brasileños que llegan desde distintos estados del país).

Para ese tipo viaje, hay dos buenas opciones: Contratar la mayoría de los tours por una agencia o alquilar un auto. La diferencia en precio no sabemos cuál es y las dos opciones tienen ventajas y desventajas.

chapada-24
Lençóis en pleno Parque Nacional Chapada Diamantina

Con la agencia tenés todo resuelto con lo que pagás: te llevan y te traen (en general desde alguno de los pueblos en los que se hace base), tenés guías que te explican sobre la historia del presente del lugar, que conocen todos los tips para recorrer los lugares, te llevan a lugares que no están en Google, se encargan de todo. Tenés todo resuelto pero vas al ritmo de un grupo de 10 personas, con todo lo que ello implica. Una forma de abaratar un poço si se contrata una agencia es arreglar que sea sin los almuerzos y uno encargarse llevando una vianda.

Nosotros lo hicimos con CIRTUR, a quienes les propusimos hacer un intercambio de servicios. Nos pareció una agencia muy profesional e interesada en saber la opinión de los clientes.

chapada-diamantina-31
Momento en que el guía de CIRTUR nos contaba cómo era el trabajo de los que buscaban diamantes. Nosotros no tuvimos suerte.

Los que alquilan auto tienen la posibilidad de hacer todo a su ritmo aunque para algunos lugares van a tener que contratar guías porque sino no te dejan pasar.

Para cualquier de estas dos opciones nuestra recomendación es hacer base en Lençóis o Palmeiras, dos de los principales pueblos de la Chapada Diamantina y con fácil acceso desde la ruta hacia Salvador y los únicos dos que tienen transporte público diario. Nosotros elegimos Lençóis porque tiene una mayor variedad de servicios para comprar, comer, más agencias, rentadoras de auto, banco y hospedaje.

Pasamos una semana en la Pousada Natureza, un hospedaje sencillo con todos los servicios, bien familiar y con un desayuno super variado y todo casero. Llegamos ahí de casualidad pero está tan cerca de la terminal de ómnibus que es muy fácil encontrarlo. Hace poquito que están con este negocio y los ayudamos un poço en cómo gestionar la comunicación.

chapada-diamantina-61
En el balcón de la Pousada Natureza organizando el itinerario.

Por último, siempre está la posibilidad de “hacer carona” porque casi no hay transporte entre los distintos puntos de la Chapada, ir con la carpa, quedarse en los poblados, hacer caminatas por donde uno quiera. Obviamente, para hacerlo así se necesita ir sin tiempo o elegir una zona determinada y enfocarse en ella.

Como sea, Chapada Diamantina es para todos los gustos.

Recomendaciones

  • Usar mucho protector solar.
  • Llevar calzado para hacer caminatas (nada Havaianas y Converse All Star).
  • Tener siempre mucha agua.
  • Informarse sobre la época para viajar. A nivel clima, son casi todas las épocas buenas, pero a veces hay festivales o shows en la región y todo se vuelve más complicado.
  • El repelente de mosquitos no es tan necesario.
  • Dejarse algún día libre para conocer los pueblos de Lençóis (acá contamos por qué) y Palmeiras.
  • Para los que quieren conocer la región sin agencias: Tener en cuenta que muchas de las zonas a visitar están en haciendas privadas por fuera del Parque Nacional Chapada Diamantina  por lo que tienen costo.

¿Te gustó la Guía de la Chapada Diamantina? Te agradeceríamos que nos ayudes con un Me Gusta en la Fanpage. Así nos ayudás a seguir viajando y a seguir ayudando a otros viajeros con la información que compartimos. 🙂


¿Te gustaría conocer la Chapada Diamantina? Te recomendamos leer otras notas que escribimos sobre la región en:

 Esta publicación está patrocinada. Es una de las formas que usamos para viajar: mencionar una marca, empresa u organismo a cambio de un producto/servicio/remuneración. Todo lo que escribimos es subjetivo, está basado en nuestra experiencia y redactado con mucho ♥.
facebook-profile-picture

Acerca de Trayectorias

Somos Marian y Camu, novios, pareja, concubinos, convivientes y compañeros, entre otros rótulos que tenemos acumulados. Hace un tiempo estrenamos uno nuevo, el de viajeros. Luego de varios años juntos decidimos salir a emprender un estilo de vida en permanente movimiento.

¿Un comentario, una sugerencia, una reflexión? ¡Conversemos!

Close