Alausí. Descubriendo un rincón en la sierra de Ecuador

Fecha de viaje: Abril 2018

Alausí tiene un boulevard que es su calle principal, en el nivel medio del pueblo. El boulevard tiene unas cinco cuadras de largo, donde encuentran los principales comercios y hoteles. También las paradas de taxi, en donde se estacionan autos y camionetas 4×4 para recorrer los alrededores del pueblo. Como todo pueblo cuenta con un mercado típico, en donde los habitantes de los alrededores se acercan el fin de semana a comprar y vender aquello que producen, sean alimentos, frutas, verduras y artesanías -y productos industrializados de toda índole-. A pocas cuadras del boulevard hay un mirador al que se llega por unas escalinatas, que es fácil de identificar porque tiene una gran estatua -desproporcionadamente grande- del patrono del pueblo, San Pedro.

Alausí
Del plano al alto.

En la dirección opuesta al mirador, desde el boulevard, se encuentra la plaza del pueblo. La plaza de Alausí está alta. En realidad Alausí está alto sobre el nivel del mar y también tiene varios niveles porque está emplazado entre las sierras. Pero lo que queremos decir es que la plaza está en la parte media-alta de Alausí. De la calle/boulevard principal hay que caminar en subida unas cuadras. Tan solo cuatro cuadras que parecen más. Nos faltaba un poco el aire y se nos ocurrió ponernos a filmar para hacer la “historia” y publicarla en nuestro Instagram. Cuando nos escuchamos la voz, estallamos en carcajadas: ¡Que mal estado físico que tenemos! (aunque tenemos la excusa del embarazo). Al final, el esfuerzo (¿?) fue recompensado.

Fachadas prolijas en excelente estado y de las que se caen a pedazos, balcones simples pero atractivos, calles empedradas y por supuesto la iglesia. De fondo la abundante vegetación de la sierra. Respiramos profundamente el aire: no sólo el de la sierra, sino ese aire de satisfacción por estar en el lugar que queríamos: en un pueblo de montaña, sin apuro y disfrutando de la experiencia única de viajar embarazados.

¿Por qué visitar Alausí?

Es cierto que lo más interesante de Alausí es el paseo turístico en tren a la Nariz del Diablo, pero también el pueblo tiene encanto propio. Muchas personas con las que compartimos el recorrido llegaban en tours provenientes de ciudades cercanas como Cuenca o Riobamba. También de otras más lejanas como Quito o Guayaquil, aunque para esto habrán madrugado mucho.

Nosotros recomendamos dormir en Alausí, la noche anterior y la posterior al recorrido en tren, así además de hacer el recorrido de la Nariz del Diablo, aprovechan a recorrer un pueblo de montaña muy atractivo.

Alausí

Otra opción para conocer la Nariz del Diablo es hacerlo caminando o en caballo, una actividad organizada por la comunidad autóctona Nizag. Para bolsillos más gasoleros y espíritus aventureros está la opción -según nos contaron otros viajeros- de llegar caminando siguiendo las vías del tren. No tenemos información al respecto pero lo que podemos aportar es que los días lunes el tren turístico no funciona…

Además de todo lo relacionado a la Nariz del Diablo, la comunidad Nizag organiza actividades de tipo turismo comunitario en su territorio, a un poco más de 15 km del centro del pueblo. A nosotros nos contaron que se hacen comidas típicas y se comparten en el comedor de la comunidad, se hacen presentaciones de danzas tradicionales y participación en trabajo comunitario. Como está un poco alejado del pueblo, lo ideal es contar con vehículo propio, pero también se puede arreglar con los taxi-camionetas.

Aunque el pueblo es chico, se tarda bastante en recorrerlo todo porque está emplazada en diferentes niveles. En la parte baja está la estación del tren y el mercado callejero, que funciona los domingos. También están la mayoría de los lugares para comer, que hay de todo tipo: los que tienen el menú de 3 USD y los que lo tienen a 7 USD, además de puestos callejeros o carritos con comida al paso. Lo bueno es que hay para elegir.

Una actividad interesante para hacer en la zona llana es caminar siguiendo las vías del tren, ya que atraviesan literalmente el pueblo, llegando al extremo donde empieza a meterse en las sierras como hasta el Puente Negro a pocos metros de la plaza principal.

Alausí

En la parte media-alta, todos los alrededores de la plaza y la plaza misma se merecen una caminata especial; no solo porque se necesita dedicar toda la capacidad pulmonar a esa tarea sino porque cada detalle es relevante. La arquitectura con los balcones como protagonistas, los colores pasteles de las fachadas, las personas que caminan y las que descansan, las calles empedradas, las casas restauradas y las abandonadas, el paisaje de sierras de fondo -si las nubes no bajaron en ese momento- y la estatua de San Pedro que arruina la vista.

Todo ese sector también está en desnivel. Por lo que si estás cansado y querés pasar unos minutos en el banco de la plaza vas a tener que bajar unas escaleras de desde la calle contigua. Y después subirlas cuando quieras retomar la caminata. Todo esto lo hicimos embarazados de cinco meses. En un momento me empecé a sentir mal y dejé un pequeño recuerdo de fluidos estomacales junto a un poste de luz de la plaza principal 😯 .

Desde allí de puede seguir la caminata hacia arriba por calles de trazado irregular, dar vueltas, perderse y volver a bajar hacia la calle donde pasan los vehículos y también el tren. Por todo esto que describimos -seguramente injustamente- Alausí es Patrimonio Cultural de Ecuador y, según la UNESCO, uno de los centros coloniales más relevantes del país.

¿Dónde hospedarse en Alausí?

En realidad encontramos mucho más que un lugar para dormir en Alausí. ¡Encontramos nuestro rincón en Ecuador! Es la hostería Rincón de Isabel. Las habitaciones son sumamente acogedoras, con estilo de cabaña y vistas a la ladera de la montaña.

Alausí hospedaje

Un lugar de una paz absoluta, en la ladera de las montañas y colgando sobre un acantilado que termina en el río. Construido y atendido por Ángela y Víctor, de ambientes acogedores y rodeado de una huerta en donde crecen las frutas que se sirven en el desayuno y las verduras con las que preparan comidas típicas. No pudimos encontrar mejor lugar para reponer energías antes y después del paseo en tren -y después de caminar por los desniveles del pueblo-. Además pudimos trabajar con una buena conexión a internet y un entorno natural soñado por cualquier nómada digital.

Queda en las afueras del pueblo, a un kilómetro y medio. Lo más cómodo es ir y venir en taxi (1,5 u$s). También se puede ir caminando, pero esto queda reservado solo para ir sin equipaje y para aquellos con muchas ganas de hacer ejercicio.  

Para contactarse con el Rincón de Isabel pueden hacerlo en

Hospedaje en Alausí

Lamentablemente, el tren a la Nariz del Diablo hizo que en Alausí se desarrollen emprendimientos hoteleros sofisticados que no tiene nada que ver con el ambiente del pueblo. Hay varios tipos de hospedajes en el centro sobre el boulevard que desentonan arquitectónicamente con Alausí. ¡No nos gustaron nada!

¿Cómo llegar a Alausí?

El pueblo se encuentra en una ubicación privilegiada en Ecuador: sobre la ruta Panamericana que atraviesa Ecuador, a mitad de camino entre ciudades importantes como Ríobamba -a 90 km- y Cuenca -a 170 km-; por lo que queda de paso en cualquier recorrido por la sierra ecuatoriana.

 

Alausí

Nosotros tomamos un bus desde Cuenca que paró en todos los pueblos por los que pasó y también en medio de la ruta para recoger a todas las personas que lo pararon, en un recorrido en el que superamos los 3000 de altitud en algunos tramos, que subió y bajó por rutas de bordean en zigzag las sierras y montañas, por caminos que no tienen banquinas porque solo hay precipicio y que atraviesa zonas donde las nubes hacen imposible que el chófer pueda ver más allá de los tres metros de distancia hacia adelante. Las tres horas que pronostica el Google Maps, se hacen más de cuatro.

Además, Alausí tiene acceso directo a Guayaquil, es decir a la zona de la costa de Ecuador, trayecto que anteriormente solo se hacía en tren y se tardaba muchas horas. Nosotros tomamos un bus que en cinco horas nos llevó de los 2500 msnm a la misma altura del nivel del mar por 4 USD.

Si querés saber más sobre el paseo en tren, te recomendamos leer “En tren a la Nariz del Diablo”.

 

 Esta publicación está patrocinada. Es una de las formas que usamos para viajar: mencionar una marca, empresa u organismo a cambio de un producto/servicio/remuneración. Todo lo que escribimos es subjetivo, está basado en nuestra experiencia y redactado con mucho ♥.

Notas Relacionadas

Queremos leerte. Dejanos un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡ESTAMOS TRABAJANDO EN UN NUEVO SITIO!

Estamos cambiando nuestro hogar digital y por eso puede ser que haya algunas secciones que no se ven tan bien como quisiéramos. Pronto terminaremos de ponerlo a punto y tendremos un nuevo sitio más atractivo y con más información. Suscribite así te enterás cuando esté terminado y todas las novedades de nuestra vida itinerante.